martes, 5 de junio de 2018

UN AÑO MÁS DE VIDA, UN AÑO MENOS DE UN SIGLO VIVIDO

UN AÑO MAS DE VIDA, UN AÑO MENOS DE UN SIGLO VIVIDO…
Cada año reflexiono en lo que significa Cumplir años, encender velas, pero no querer apagarlas, para que entre más sean, más me iluminen mi camino…
Contemplar en mi cuerpo el paso de los años, porque a mi edad se le tiene miedo a las 3 C, que decía un sacerdote amigo, un catarro, una caída y una ca….da, porque son delicadas y pueden llevarnos al hospital de una.
Pensar, de qué color era mi cabello, si castaño o blanco… Y saber que ahora no camino con dos piernas, sino con tres y mi tercera pierna tiene cuatro pies y se llama Pablo.
Experimentar, aunque no lo crean, las malas jugadas de mi memoria, que en personas despistadas y distraídas como yo, se hacen más notorias.
Pero con Un año menos de un siglo vivido, la ventaja de no haber crecido, es que mi niña interior no se ha ido, se alimenta y se nutre de los niños y niñas del cole, que me contagian de sus cosas… y no es que haga niñerías, es que me favorece el tamaño para hacer travesuras y no piensen que las hizo una vieja de casi medio siglo, sino que las hizo Kary y ahí si que no coordina la edad, con el peso y la estatura.
Pero lo que más he pensado en este nuevo cumpleaños, es que quiero dejar muchas letras regadas, escribir lo que más pueda, regarlas por todos lados, ojalá pueda publicarlas en un libro y verlas en librerias del mundo…
Me hace feliz cuando alguno toma una de mis charlas con mi loca y las hace suya, cuando veo mis karynadas por todos lados, cuando alguien me dice que mis palabras llegaron justo a tiempo, que pude escribir lo que pensaban y sentían, que quizás entendieron lo que tanto se cuestionaban, y que usaron mis letras para dárselas a alguien más… entonces me doy cuenta que un año menos que un siglo no ha sido en vano y que el día que tenga que irme, mis letras me habrán quizás inmortalizado…
Algo más de lo que pensé y di gracias fue por todas esas personas que han escrito su nombre en las páginas de mi vida, esas que mi memoria aunque falla, nunca los olvida, aunque no les vea hace mucho o muy poco, si las recuerdo con nombre propio, es porque son parte de mi historia y algo han escrito o me han ayudado a escribir en alguno de los 49 capítulos que he vivido…
Al Amigazo Gracias por lo que me da y me doy cuenta, por lo que me regala y quizás no percibo, por lo que me evita y quizás le reclamo por necia, por lo que me hace vivir aunque a veces no lo entienda; El es quien escribe derecho en mis renglones torcidos…
Ahora a vivir este año jubilar que me prepare para mi Medio Siglo.

No hay comentarios.: