martes, 8 de mayo de 2018

FELICIDAD ES LA CAPACIDAD DE DISFRUTAR

No es feliz quien de todo se queja, aquel que nada le parece, ese que ve oscuridad, cuando apaga su propia luz y la que otros le ofrecen… 
No es feliz quien siempre espera más, quien compara lo que da con lo que recibe, lo que tiene con lo que otros poseen…
No es feliz quien aleja a los que le aman, porque no sabe sentir el amor o porque piensa que amar es posesión. 
La felicidad no es una meta, es simplemente la capacidad de disfrutar y ser agradecidos… 
Agradecer la presencia de quien le dibuja una sonrisa; valorar la oportunidad de un día más de vida, sentir gratitud infinita por esas pequeñas cosas que tiene y que muchos anhelan, atesorar y alabar a Dios por tanto que le concede, en vez de ofrecer quejabanzas diarias por los sufrimientos que alimenta, cuando se fija más en aquello que no es o no pasa como quería. 
Felicidad es la capacidad de disfrutar de lo que nos gusta y aprender a amar aquello que nos tocó y no nos agrada; es también, darse permiso de romper en cualquier momento la rutina, cuando se valora a los demás con todo lo que es y no es, pero sobre todo cuando nos alegramos con sus alegrías y no pretendemos contagiarlos o culparlos de las tristezas que creamos en nuestra vida… 
La felicidad está en las cosas más sencillas y pequeñas, no hay que esperarla, solo disfrutarla en esos instantes únicos que a diario se nos dan en la vida… 
Y cuando tengamos la oportunidad de momentos extras, de sueños realizados, de experiencias únicas; pues seguimos atesorando sonrisas, momentos de alegría que definen la verdadera felicidad, esa que no es una meta, sino una manera de viajar y se renueva con la fe y la esperanza que da, el tener a Dios el Amigazo, siempre presente en nuestras vidas… 

No hay comentarios.: