lunes, 14 de mayo de 2018

HACER AMIGOS...

En el camino de la vida, he leído y aprendido, que con aquello que tropiezo, con lo que me encuentro o me cruzo, si tengo la certeza de que van a permanecer o reaparecer, sino quiero que dejen cicatrices, sino huellas, si quiero aprender de lo que me ofrecen, lo mejor es hacerlos mis amigos…
La primera que me encontré, es una condición que el mundo condiciona, que la sociedad se rie y discrimina, que muchos le temen en la vida, mientras la rechacé me dolía, no me dejaba crecer ni avanzar, me limitaba a mi misma, hasta que aprendí a conocerla y amarla, a llamarla por su nombre, a ver las personas que me regalaba y lo que en mí hacía, hoy camina de mi mano, es mi maestra y amiga…
Le tuve miedo a la muerte, la veía de lejos y le huía, le pedía mucho a Dios que nunca se me acercara, hasta que llegó, tocó y se llevó lo que más amaba, me uso como intermediaria, y para superarla, la confronté y cuando la vi con ojos de Fe, la llame hermana; ahora sé que quiso enseñarme, que hay que valorar a los que amamos y vivir intensamente, todos los días…
Así mismo he tratado de hacer con las piedras que encuentro, esas con las que tropiezo, me tumban o me meten zancadillas; cuando me revelo ante ellas, se hacen más duras y pesadas, pero cuando las conozco y las hago amigas, me modelan cuando me golpean, me hacen un sendero cuando se atraviesan y algunas hasta se unen para hacer mi monumento a la perseverancia y lucha.
Me he encontrado con tantas cosas, voces, fantasmas, situaciones, que en un momento parecen estar en contra, pero cuando en vez de revelarme lo enfrento, cuando le conozco y la llamo por su nombre, la hago mi amigo y algo me aporta para toda la vida. 

miércoles, 9 de mayo de 2018

LAS PERSONAS SOMOS DE BARRO

Las personas somos de barro y nos rompemos, he ahí la razón de nuestra humanidad, de quebrantarnos a veces ante los golpes o las caídas fuertes, porque no somos de hierro, pero hay en nosotros un toque de Divinidad, que nos permite tomar esos pedazos y reinventarnos.
Las personas somos de barro y las embarramos, por eso es que muchas veces nos equivocamos y podemos dañar algo o ensuciarlo, cuando estamos distraídos en el mundo y no tenemos cuidado de la forma como pisamos o tocamos…
Las personas somos de barro, no somos cuerpos gloriosos, ni ángeles sin pecado, pero entre más barro somos y lo reconocemos sin revelarnos, más tenemos la oportunidad y necesidad de experimentar el amor de Dios que puede transformarnos...
Las personas somos de barro y si somos dóciles podemos modelarnos; es la ventaja de nuestra naturaleza, que nos permite, transformarnos, reinventarnos, y volver a empezar cuando nos rompemos en pedazos.
Las personas somos de barro y podemos agrietarnos, pero tenemos la capacidad de usar las grietas para derramar aquello que guardamos y cultivar amigos por donde vamos…
Las personas somos de barro y no podemos juzgar el barro de otro, porque en algunos momentos de la vida, nosotros también las embarramos
Las personas somos de barro y no debemos tener miedo de embarrarnos con el barro humano de quienes caminan a nuestro lado; por que de ese barro que nos untamos es que escribimos nuestra historia y vamos dejando huellas en cada paso.
Las personas somos de barro y Dios el Alfarero que crea y recrea con nosotros en sus Manos.

martes, 8 de mayo de 2018

FELICIDAD ES LA CAPACIDAD DE DISFRUTAR

No es feliz quien de todo se queja, aquel que nada le parece, ese que ve oscuridad, cuando apaga su propia luz y la que otros le ofrecen… 
No es feliz quien siempre espera más, quien compara lo que da con lo que recibe, lo que tiene con lo que otros poseen…
No es feliz quien aleja a los que le aman, porque no sabe sentir el amor o porque piensa que amar es posesión. 
La felicidad no es una meta, es simplemente la capacidad de disfrutar y ser agradecidos… 
Agradecer la presencia de quien le dibuja una sonrisa; valorar la oportunidad de un día más de vida, sentir gratitud infinita por esas pequeñas cosas que tiene y que muchos anhelan, atesorar y alabar a Dios por tanto que le concede, en vez de ofrecer quejabanzas diarias por los sufrimientos que alimenta, cuando se fija más en aquello que no es o no pasa como quería. 
Felicidad es la capacidad de disfrutar de lo que nos gusta y aprender a amar aquello que nos tocó y no nos agrada; es también, darse permiso de romper en cualquier momento la rutina, cuando se valora a los demás con todo lo que es y no es, pero sobre todo cuando nos alegramos con sus alegrías y no pretendemos contagiarlos o culparlos de las tristezas que creamos en nuestra vida… 
La felicidad está en las cosas más sencillas y pequeñas, no hay que esperarla, solo disfrutarla en esos instantes únicos que a diario se nos dan en la vida… 
Y cuando tengamos la oportunidad de momentos extras, de sueños realizados, de experiencias únicas; pues seguimos atesorando sonrisas, momentos de alegría que definen la verdadera felicidad, esa que no es una meta, sino una manera de viajar y se renueva con la fe y la esperanza que da, el tener a Dios el Amigazo, siempre presente en nuestras vidas… 

domingo, 6 de mayo de 2018

REALIDAD VS RUTINA


Es común escuchar o decir: ¡Volveré a mi realidad!
Esto se dice más que todo cuando tenemos un espacio diferente, un descanso, un viaje, un momento de aquellos que no es común que vivamos, y cuando debemos volver al día a día consideramos es volver a la realidad, como si todo lo vivido haya sido una ilusión, un sueño o fantasía…
Pero simplemente retornamos a la rutina, a lo que hacemos todos los días, a un ritmo marcado por unas tareas y un horario, donde en su mayoría encontramos a las mismas personas, en la que nos limitamos a vivir y hacer lo mismo, a eso le llamamos realidad…
Pero cuando te das cuenta que llamas realidad a la rutina,  a ese algo que haces mecánicamente a tal punto que no te das cuenta de las cosas diferentes que pueden suceder; es ahí cuando existe la necesidad de romper ese ritmo robótico, de atreverse a hacer algo distinto, algo loco o divertido, algo fuera de lo común, algo que logre asombrarnos y hacernos sentir al final, que este día fue especial, no fue como los demás…

sábado, 5 de mayo de 2018

HACER Y DEJAR HACER...


SI EL MUNDO HICIERA Y DEJARA HACER… TODOS HARIAMOS ALGO POR EL MUNDO…   Pero… Ni hacemos, ni dejamos hacer…
Hacemos y no queremos que otros hagan, para aparecer y tener poder, o No hacemos y criticamos a quien hace…
Queremos que otros hagan lo que les decimos, para tener control de lo que hacen y decir que hicieron lo que dijimos…
Decimos que haremos, pero no hacemos; o decimos lo que hacemos, para que otros sepan y vean lo que hicimos…
Y la final el mundo, es lo que de él hemos hecho, lo que permitimos que otros hicieran o el resultado de lo que pudimos hacer y no hicimos…
Si por lo menos todo el mundo hiciera bien lo que debe hacer y deja que otro haga lo suyo, todos hiciéramos algo por el Mundo…