domingo, 22 de abril de 2018

MIENTRAS DURE


Todo en esta vida es pasajero, nada es para siempre ni eterno, y a veces, dejamos pasar momentos, por miedo al instante a que acabe; o desaprovechamos oportunidades, quejándonos o buscándole peros…
Pero, ¿y si disfrutamos el dia soleado, cuando el clima siempre es frio; o por el contrario, si disfrutamos de la brisa cuando hace calor?; que sensación maravillosa es ese ratito…
¿Y si aprovechamos a las personas, mientras están con nosotros, y agradecemos aquello que se nos permite vivir juntos?…
Mientras dure la salud, hacer todo lo que pueda, para cuando llegue la enfermedad, sentir que todo valió la pena…
Reir a carcajadas sin cohibirme, porque quizás más tarde me enoje o llore… Decir te amo cuando lo sienta, porque tal vez más adelante no pueda…
Y lo que se nos permitió contemplar así sea un instante, como una estrella fugaz, la risa del ser amado, el abrazo anhelado, el milagro de la vida, las maravillas de la naturaleza, momentos que parecen rutinarios, tantas cosas únicas que duran tan poco, pero que dejan un efecto mágico que nos sirven para otros momentos cuando por cosas de la vida, la fe corre el riesgo de perderse…
Por eso mientras dure ese sentimiento, hay que darse el permiso de sentirlo; así mismo la emoción que ocasiona el instante de triunfo, aún aquellas situaciones que no son las que esperamos o queremos experimentar, hay que aprender a vivirlas mientras pasan, porque son las que nos enseñaran a valorar aquellas que quisiéramos se dieran más seguidas o duraran un poco más…
Así que mientras dure, lo vivimos… No sabemos lo que pueda pasar después y es aburrido adivinarlo, es mejor dejarse sorprender y esperar con Fe, porque cada día trae su afán y con Dios el instante tiene sentido.

No hay comentarios.: