sábado, 13 de enero de 2018

VER A DIOS

Ver a Dios en todo lo que a diario nos da; en lo que menos nos imaginamos, en donde quizás nunca lo buscamos.
Verlo en las cosas más sencillas y pequeñas, en las personas que nos rodean, allí donde no existan vanidades ni apariencias.
Ver a Dios aún en los momentos más oscuros y difíciles, cuando pensamos que nos ha abandonado, siempre se hace necesario aprender a ver a Dios allí.

Ver a Dios en los instantes, en cada expresión de vida y naturaleza, en lo valioso y bello que no se percibe con los sentidos, sino mirando y sintiendo desde el alma, porque sólo así se puede ver a Dios y sentirlo. 

No hay comentarios.: