jueves, 11 de enero de 2018

SONREIR


Sonreír es una necesidad que hace demasiado bien a quien la recibe y a quien la da.
Hay siempre que sonreír… Sonreír al saludar, sonreír al caminar, sonreír aún al caer o tropezar; porque sonreír ilumina y sana.
La sonrisa se contagia, es gratis, brota sin forzarla.
La sonrisa no debe ser fingida, siempre hay que buscar motivos para sonreír desde el alma, aunque se sientan ganas de llorar. Sonreír es testimonio de fortaleza, sobre todo cuando se sonríe en los momentos de dificultad.
Si aún no has sonreído, es hora de ejercitar todos esos músculos que se mueven y relajan cuando sonríes…

No te rías de mí, riéte conmigo. ¡Sonríe!

No hay comentarios.: