viernes, 24 de febrero de 2017

HAY UNA MIRADA


Hay una mirada que es distinta a todas las demás…
Es la mirada que habla sin palabras, que esconde un mundo mágico en lo más profundo de sus ojos, que solo quien logra configurarse con ellos, puede entenderlo…
Hay una mirada que cuando la encuentro con mis ojos, me genera infinidad de sentimientos, porque me pide refugiarse en mi alma y que yo encuentre a través de esos ojos, todo lo que guarda dentro…
Hay una mirada que no todo el mundo sabe leer; pero que contiene sueños y anhelos…
Hay una mirada pura y transparente, que ilumina  mis días cuando la encuentro…
Hay una mirada que busca la mia y encuentra en ella, el amor que le tengo…
Hay una mirada que me ilumina, esa que me hace llorar cuando llora o cuando me mira y brilla…
Hay una mirada que no quiero dejar de mirar, que me ayuda a encontrarme a mí misma cuando la encuentro, y que no deseo que se pierda, que quiero que se encuentre cuando me encuentra…
Hay una mirada que no deseo que se nuble, porque muestra la pureza de su alma; una mirada por la que le pido a Dios nunca se opaque, ni se baje, y que nadie juzgue, porque en ella está el libro abierto de su alma…
Hay una mirada que me ilumina mis días aunque no siempre la vea, que la sueño radiante, como su ser lo refleja, es una mirada que ama, una mirada que sueña; pero ante todo es una mirada que se eleva al firmamento, cada vez que reza…

Hay una mirada que con mi mirada, hablan en el silencio y construyen lazos que unen las almas donde se abrazan por dentro…

jueves, 23 de febrero de 2017

SE NECESITA MAS QUE SENTIR AMOR

Se necesita más que sentir amor; es necesario usar toda su fuerza…
Y que sea la fuerza del amor la que nos mueva y nos permita llegar a donde queremos, encontrar motivos y no excusas, razones y no pretextos…
Y que sea la fuerza del amor, la que desprenda de nosotros los detalles y los gestos que le dan sentido al sentimiento; que fluyan sin que nada influya, simplemente que broten del amor que habita muy dentro…
Y que sea la fuerza del amor, la que nos levante cada vez que caemos, aunque no sintamos ganas de nada, pero el amor, nos anima y sostiene…
Y que sea la fuerza del amor, la que nos permita tomar las mejores decisiones, justo en su momento.
Y que sea la fuerza del amor, la que sostenga a quien amamos cuando lo necesite, para que no renuncie ni se rinda…
Y que sea la fuerza del amor, la que pronuncie y eleve nuestra oración, cuando es lo mejor que podemos hacer por amor…
Y que sea la fuerza del amor, la que nos lance a la batalla por luchar y no dejar perder eso que tanto amamos.
Y que sea la fuerza del amor, la que derrumbe las barreras que la rutina, el orgullo y el tiempo, ha levantado.
Y que sea la fuerza del amor, la que nos anime a pronunciar esas palabras que pueden salvar a alguien o algo, simplemente porque las sentimos, sin pensarlo tanto.
Y que sea la fuerza del amor, la que nos ayude a pedir perdón o perdonar, a quien tanto amamos.
Y que sea la fuerza del amor, la que nos haga sentir libres de todo aquello que nos mueve a hacer tan solo porque amamos…
Y que sea la fuerza del amor, la que nos impulse, nos acerque, nos abrace, nos mueva; y no sintamos nada de eso que hacemos forzado, ni impuesto, sino impulsado por la fuerza del amor que nos invade por dentro…
No basta sentir amor, sino lo dejamos actuar…
No es suficiente amar, sino sacamos la fuerza del amor y lo hacemos realidad…

miércoles, 8 de febrero de 2017

AMAR ES DEJAR

Amar es dejar en libertad y esperar que las cosas sucedan, aunque te mueras de ansiedad, aunque añores la presencia; el amor te abre las puertas para que entres o salgas cuando desees y si la persona amada aparece y si se queda, es porque encuentra motivos, razones en el sentimiento que le ofreces…
Amar es dejar ser y hacer; es permitir la autonomía, es dejar el espacio que se necesita para moverse, aunque tengas miedo de perder lo que tanto amas… si es amor verdadero, siempre vuelve y no te deja vacíos en el alma.
Amar es dejar que muchas cosas sucedan aunque no sea contigo, dejar que otros se alejen o se acerquen, es esperar a que broten los gestos y surjan los detalles, sin pedirlos, tan solo porque el amor los inspiran y hace que broten sin forzarlos..
Amar es dejar respirar, para que el amor no se ahogue; es dejar huellas, para que siempre encuentre el camino y no se pierda…
Amar es dejar las palabras, es aprender a entender el silencio, respetarlo, soltar, y simplemente confiar a quien amas en las manos de Dios, sin olvidarte de rezar a diario, porque si hay amor siempre habrá algo que le haga regresar o permanecer, y mientras tanto, con todo el amor que sientes, que en ti hay, simplemente le confías a Dios lo que amas, lo añoras, lo que sientes, porque sabes que todo lo que le confias a quien te enseñó de amor, queda en las mejores manos.