domingo, 2 de octubre de 2016

LA PAZ QUE SUEÑO...


La PAZ comienza por nosotros mismos:
Por respetar Opiniones... Decisiones... Credos...
Por no atacar a quien Piensa diferente...
Por aprender a Ganar y Aprender a Perder sin atacar en ninguno de los dos casos...
Por empezar a reparar las Familias... 
Por Empezar a buscar la Justicia en las cosas más pequeñas y sencillas.
Por no hacer de las redes sociales ni de los espacios un campo de batalla...
Por preocuparnos por la Educación que damos a nuestros niños y Jovenes..
Por empezar a actuar más y no a esperar a que otros actuen...
Por dejar de actuar por Miedo, Negligencia o Imposición...
Miedo a un Si por lo que pueda pasar, pues no creemos en nada, casi que ni en Dios...
Miedo al No por lo que pueda pasar, porque podemos ir de mal en peor...
A la final Miedo... Miedo al hombre, Miedo a creer, Miedo a decidir...
La Paz no se logra así, aún no sabemos que significa la Paz... Seguimos dándole responsabilidad a otros, seguimos esperando a que llegue de afuera hacia adentro, que otros la empiecen, que no nos comprometa ni nos afecte...
Yo no entiendo una Paz así... Una Paz con miedo al futuro sea cual sea el resultado de unas urnas...
Una Paz que se quiere construir o firmar, mientras nos atacamos y dividimos, como jugando a que pase el rey que quiera pasar y a la final gané el que tenga más fuerza a la hora de jalar para su lado...
No lo entiendo y no concibo una Paz así...
De Ahi que me acuerdo de una oración que aprendí de Pequeña en el colegio y que aún rezo...
Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.
Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, ser comprendido, cuanto comprender,
ser amado, cuanto amar.
Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna. AMEN
Perdón si ofendo a alguno de los dos bandos...
Yo SI quiero la PAZ y NO quiero que nos dividamos y nos ataquemos como nos estamos atacando...