domingo, 14 de febrero de 2016

CON EL PASO DEL TIEMPO



Desde ese día, ese fue mi primer dia del resto de mis días sin ti y con el paso del tiempo:
Sigues presente, de otro modo, pero sé que no te fuiste, te quedaste en todo lo que amaste y eso siempre lo siento…
Duele, de otro modo, pero duele, no con angustia, duele con paz, porque el tiempo te ayuda a que te duela diferente, a que te duela sin llorar…
Te extraño, aún me pregunto muchas veces, cómo sería todo ahora si nunca te hubieras ido; ha quedado tu silla vacía en muchos de nuestros acontecimientos y tu espacio en cada fotografía en la que no has salido…
Han pasado muchos años, luego de todo eso, y todo ha cambiado en nuestra familia, en nuestro mundo, unos han llegado, otros se han ido; algunas cosas ya no están, otras han tomado otro lugar, y hay muchas más que han aparecido; pero en todo eso, sigue quedando tu vacío…
Con el paso del tiempo, dejamos de nombrar, pero no de extrañar; dejamos de llorar, pero no de añorar; dejamos de esperar, pero no se pierde la esperanza que algún dia nos volveremos a encontrar…
Con el paso del tiempo, no nos acostumbramos a la ausencia, pero aprendemos a vivir sin la presencia; y cada día que pasa, si lo vivimos con Fe, nos llenamos de fortaleza y logramos nombrarte con mucha paz, con el orgullo que nos das, con el privilegio que sentimos de ser parte de ti y de mantenerte vivo…
Con el paso del tiempo, la muerte deja de ser un misterio, porque te ha tocado vivirla; puede seguir asustándonos, pero ya no nos sorprende; porque sabemos llega en cualquier momento, así que hay que aprender a disfrutar y valorar lo que tenemos…
Con el paso del tiempo, me doy cuenta que cuando amas de verdad, no nos separa la muerte, tal vez ya no estás ni estarás, pero siempre has estado en mi vida presente…

Con el paso del tiempo, siempre he sentido tu presencia, tu bendición, tu compañía… no te has ido, solo vives de otro modo y mientras tenga Fe y mantenga vivo mi amor por ti, así será toda la vida… 

No hay comentarios.: