lunes, 26 de enero de 2015

DEJANDO NUESTRO PAIS EN ALTO...

“COLOMBIA”  MISS UNIVERSO

He sido testigo de un acontecimiento muy importante en la historia de mi País; luego de 57 años, Colombia es elegida Miss Universo.

La hermosa barranquillera Paulina Vega, le regala a nuestra Patria la alegría de un triunfo que muestra una cara linda de nuestro país en el mundo.

Es emocionante ser testigo de este acontecimiento histórico. Los imposibles no existen y noticias así nos animan a creer en lo que soñamos.

En este mundo globalizado en el que todo se sabe, todos opinan, y somos espectadores; hay quienes se aprovechan de los acontecimientos para hacer fiestas, otros opinan, otros critican, otros felicitan, otros se burlan de lo que sea, otros convierten en dioses a los protagonistas para sentirse a la vez sus jueces y estar atentos a lo que hagan para bajarlos de su pedestal si fallan por algo; pero todos de uno u otro modo, participamos y vivimos lo que sucede a nuestro modo.

Lo que más me alegra es ver cómo es posible pintar nuestra bandera en alto, no para sentirnos más que otros, porque esa vanidad y orgullo es vana y no nos da el valor que merecemos; sino para que cuando vean a un Colombiano, se hable del deporte, del arte, de la belleza, del café, de la música, de los paisajes, de la superación, de la honestidad y logremos cambiar esa imagen de droga, guerrilla, narcotráfico, delincuencia, estafa, corrupción; que muchos compatriotas se encargan de dar en todo el mundo.

Que nuestra alegría no se fundamente en la humillación y crueldad hacia otros; que celebremos sin excesos; que sepamos usar nuestras palabras, nuestra libertad, para no dañar a nadie, para no endiosar ni condenar.


Que estas buenas noticias nos animen a seguir soñando y luchando por realizar nuestros sueños; que nos devuelvan la esperanza para trabajar unidos por la Paz: que nos animemos a ser también de esos Colombianos, que podemos dejar en alto el nombre de nuestra nación, con nuestro emprendimiento, trabajo, superación, honestidad, disciplina y empuje; pero ante todo, que demos gracias a Dios, porque hoy nos permite ser testigos de estos acontecimientos, que marcan historia en nuestra querida Colombia. 

No hay comentarios.: