sábado, 19 de abril de 2014

¿QUE TAN LEJOS O QUE TAN CERCA ESTAMOS?



¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que no sabemos casi nada de nosotros o tan cerca que aún a mil kilómetros de distancia yo sé todo de ti y tu de mí…
Tan lejos que ni viéndome reír o llorar sabes lo que estoy sintiendo o tan cerca que aún sin que te lo digas ya sientes lo mismo que yo y apareces en el momento justo sin que te lo pida…

¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que ya no sabemos de qué hablar porque se nos agotaron los temas y todo se nos hace rutina o tan cerca que siempre hay algo que contar o qué decir, porque nos gusta compartir la vida…

¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que ni con mil palabras expresamos lo que sentimos y cuesta demasiado demostrar gestos de afecto y cariño o tan cerca que solo basta una mirada para desnudar el alma y experimentar el amor verdadero y la plena confianza…

¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que aún sentados al lado tenemos que gritarnos y llamarnos mil veces porque no entendemos ni escuchamos, o tan cerca que con solo vernos a los ojos y sonreír, decimos mucho más de lo que queremos decir…

¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que ni viendo,  no hay confianza ni certeza de que es verdad lo que se dice; tan cerca que no hay distancias para creer plenamente en la fidelidad de un sentimiento verdadero que existe…
¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que ni viéndonos todos los días sabemos con certeza lo que el otro necesita: tan cerca que sabemos cuando decir te amo o dar un abrazo sin que alguno lo pida…

¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que ya poco a poco se están acabando las palabras y los ritos, o tan cerca que cada día inventamos cosas nuevas para fortalecer e inmortalizar el sentimiento que experimentamos…

¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos? Tan lejos que necesitamos oírnos, pedir y hasta ver para sentir que de verdad estás a mi lado, o tan cerca que no importa el tiempo o la distancia, sabemos que pase lo que pase nada podrá separarnos…


¿Qué tan lejos o qué tan cerca estamos de Dios? Tan lejos que rezamos sin Fe, sentimos miedo y angustia de lo que pueda pasarnos; o tan cerca que confiamos plenamente en su Amor y sabemos que más allá de la tormenta El nos regala la paz y viene siempre algo mejor…  

EN LA AMISTAD CADA UNO TIENE SU LUGAR



Quiénes son los amigos?... Son aquellas personas que encuentran la llave de tu corazón y van abriendo cada una de sus puertas, ocupando el lugar que van hallando en la medida que caminan más adentro, que cuidan lo que van viendo, que adornan y decoran tu vida, con lo mejor de sí mismos, que desprenden de su alma sentimientos y otros con detalles los cultivan y en el tiempo van floreciendo…

Algunos crean rituales, que llenan los espacios vacíos y le van dando sentido a cada día, no se dejan ganar de la rutina, no se alejan con el tiempo, sino que cada día van caminando más adentro, esos amigos, siguen siendo presentes y son los que conocen todo lo que estás viviendo…

Hay amigos que ganan un lugar tan grande y tan profundo, que aunque queden a veces en silencio, nadie los saca de ahí adentro, y cada vez que reaparecen, con una palabrita, un gesto o saludo, la vida se hace una fiesta y la amistad se renueva y fortalece más allá de la distancia y el tiempo, ellos saben confidencias, aparecen cuando todos se han ido, están atentos a cualquier llamados, no se van, sabes que ahí están aunque se hagan invisibles algunas veces…

Cada amigo tiene su espacio, en el que no se compara con nadie más, ahí es único y es libre de engrandecerlo y cuidarlo, con todo lo que cada día se vive,  con lo que ofrece y recibe, así va cultivando sentimientos Sus secretos son bien guardados, y lo que se le confía, sabe también que debe cuidarlo, porque todo en la amistad es sagrado…

Pero así mismo, hay amigos que se van, muchas veces sin avisar, arrancan las hojas de todo lo escrito, con abandono y olvido, dejan tirado lo que ahí había, rompen algunos sentimientos con la indiferencia y la rutina, se llevan lo mejor de los momentos compartidos, se marchan dejando solo soledad, heridas en el alma, desierto y vacío en ese lugar que algún día fue florecido…

El lugar vacío que deja algún amigo, nadie puede volverlo a ocupar, es un lugar que cierra sus puertas y pasa al olvido, cuando los demás amigos, le siguen dando fuerza y valor a la verdadera amistad…
Esa es la riqueza de la Amistad, el privilegio de tener grandes y verdaderos amigos, el saber que hay quienes ocupan en tu vida un inmenso lugar, que valoran la silla que les has concedido… El sentir que de la misma manera, buscamos las llaves que abren los corazones de nuestros amigos, ganamos espacio en ello, y así mismo debemos embellecerlo y cuidarlo, porque es un privilegio saber y sentir que habitamos en lo más profundo del alma de aquellos que llamamos y nos llaman amigo…


Para entender y vivir a plenitud todo esto, debemos darle las llaves de nuestra vida al Amigazo, JESUS, EL MODELO DE AMIGO…