viernes, 15 de agosto de 2014

PARA SER FELIZ, SOLO HAY QUE FINGIR DEMENCIA Y DISFRUTAR…


Hoy le pregunté a la loca de la casa: ¿cómo se puede ser feliz? Y con una sonrisa me dijo, aprende a disfrutar lo que te hace bien  y a fingir demencia de lo que te hace mal…
Y es que los que quieren ser felices, no se preocupan tanto por tener, sino por aprovechar lo que ya tienen; luchan por no dejar que  les afecte el mal que siempre en el camino se aparece…
Es feliz quien disfruta las pequeñas cosas de la vida, sabe dar sin que le pidan y recibir con humildad y alegría…
Finge demencia de los malos comentarios, de las apariencias que engañan y de las piedras que le lanzan; no le da gusto a la humanidad de verse rendir ni renunciar…
Para ser feliz hay que aceptarse como es, sin confundir eso con imponer ni llevarse a los demás por delante, solo porque es su manera de ser…
El que se acepta como es, no necesita darse alardes de grandeza, ni obligar a otros que le quieran, porque amándose y respetándose, inspira a los demás a que lo hagan…
Para ser feliz, hay que disfrutar desde una sonrisa, hasta una gota de agua, desde un día lleno de sorpresas, hasta aprender a descubrir algo bueno en las cosas malas que pasan…
Para ser feliz, hay que pensar y sentir con equilibrio, sin irse al extremo, sin engañarse a sí mismo, sino enfrentando con fe y paz lo que la vida nos depara…
Para ser feliz, hay que sentirse bendecidos, porque seguro los que más tienen son los que más se quejan y los que menos poseen son los que disfrutan más y se sienten agradecidos… 

1 comentario:

Oly dijo...

Gracias Kary ...siempre es bueno reflexionar y elegir ser feliz, un fuerte abrazo, bendiciones!