sábado, 13 de abril de 2013

HAY QUE MIRAR HACIA OTRO LADO


                          
Algo que afecta y resalta los apegos, las frustraciones y sentimientos negativos, es que siempre fijamos la mirada en lo mismo y no quitamos el dedo del renglón… 

Nos aferramos a la persona que ocupa un lugar en nuestra vida y si se va, nos torturamos mirando la silla vacía, pensamos que no hay más, no miramos más allá todos aquellos que a nuestro lado están…
Nos apegamos a las cosas, el pc, el celular, ocupamos nuestro tiempo en ello, y si nos falla, no somos capaces de mirar hacia otro lado y hacer otras cosas más productivas que nos quiten esa ansiedad…
Hay que mirar siempre hacia otro lado y no torturarnos pensando o recordando el error que tuvimos, el fracaso la desilusión y nos estancamos en lo mismo, sin mirar hacia otro lado y buscar una nueva oportunidad para dar otro paso…

Hay que mirar hacia otro lado, ante lo que nos ata y nos crea dependencia, ante lo que sentimos más grande que nuestras fuerzas, porque si seguimos pensando y fijándonos en lo mismo, nunca vamos a soltarnos o superarlo…
Hay que mirar hacia otro lado, sobre todo cuando sentimos que no encontramos lo que buscamos, ya que no somos capaces de alzar la vista y ver más allá, quizás eso está más cerca de lo que pensamos…

Nadie se muere por nadie, ni porque perdió algo que valoraba, ni porque cometió un error que lo derrumbo, mientras estemos vivos tenemos una oportunidad de ver más allá y salir del hoyo y de la oscuridad…
La vida sigue no se acaba ni se detiene por nada, nosotros elegimos si nos quedamos viendo lo que nos hace daño o lo que perdimos, o si nos damos la oportunidad de mirar hacia otro lado y descubrir la luz, las personas, las oportunidades que por no verlas nos negamos…
Cuesta hacerlo, el dolor, el vacío, la frustración nos llama la atención para que fijemos en ello la mirada; pero si queremos superarlo, tenemos que mirar hacia otro lado y encontrar lo que se nos tiene reservado…

Nos cuesta cambiar el pensamiento, porque no sabemos ver hacia otro lugar o de otro modo, aún estando ciegos no pedimos ayuda a quienes pueden guiarnos mejor… Le damos peso e importancia a aquello que siempre vemos y si lo perdemos, se nos daña y oscurece todo y no buscamos ninguna solución…
Hay que mirar siempre hacia otro lado, no fijarnos en la herida porque así nos duele más, no detenernos en el error porque lo agrandamos, no concentrarnos en el vacío porque lo profundizamos y no quedarnos en lo malo porque lo eternizamos…

Hay que mirar siempre hacia la luz, hacia donde encontramos al Amigazo, buscarlo, llenarnos de su amor, levantarnos, tomar nuestra vida y seguir andando…

No hay comentarios.: