jueves, 28 de marzo de 2013

TODOS HABLAN Y OPINAN...


                               
Hay una realidad, cuando pasa algo bueno o malo, todos hablan y opinan aunque nada de eso sepan…
Muchas veces y por lo general no hay conocimiento profundo de lo que sucede, pero la gente habla igual, por lo que se supone o lo que cree…
Ante lo que escuchan y ven, todos hablan y opinan… Como un teléfono roto que nunca se termina, así llega la información a cada persona y así mismo la distorsiona…

Todos hablan y opinan a costillas de cualquiera, sin importar de fondo cual sea la realidad, por lo general se dejan llevar de las apariencias y lo que más agrada es señalar y juzgar…
Todos hablan y opinan de cualquier tema, menos de la vida propia cuando otros la toman por su cuenta, ahí es donde se sabe lo que hablar y opinar realmente cuesta…
Todos hablan y opinan pero muy pocos actúan, es más fácil señalar, criticar que hacer las cosas mejor que aquellas que tanto se comentan…

Todos hablan y opinan más de las cosas malas que de las buenas, el ser humano tiene la capacidad de ser amarillistas de cualquier clase de temas…
Todos hablan y opinan, pero nadie hace nada para superar aquello que tanto señalan… Qué fácil le es a la lengua moverse pero no salir de donde está para superar lo que critica sin conocerlo realmente…
Todos hablan y opinan, basta que pase algo para ver comentarios de todo tipo y color por todos lados, los hay buenos y malos, los hay centrados y totalmente desenfocados…
Todos hablan y opinan de la vida y de la muerte, de los triunfos y derrotas, de las cosas que sabe y las que no entiende, y es una necesidad hablar, pero no usemos lo que decimos para dañar…

Tratemos que nuestras opiniones no se basen en nuestros sentimientos personales, ni en la frustración de querer hablar por hablar, pensemos en la trascendencia de todo y sobre todo pongámonos siempre en el lugar de los demás…
Todos hablan y opinan, sobre todo cuando se trata de juzgar, no demos papaya para que no haya tantos que también de nuestra vida quieran hablar y opinar…

Si tanto nos golpea la realidad del mundo y la que vivimos, hablemos menos y actuemos más, en nuestras manos está el transformar la realidad de los que nos rodea y nuestra propia realidad…

No hay comentarios.: