jueves, 5 de enero de 2012

UN MUNDO A TODA TALLA...



 En mi oración, solo le pido a Dios, que me regale un mundo a mi medida, donde no
me queden grandes los sueños ni los desafíos, ni sienta muy pequeñas e
insignificantes aquellas cosas que puedo realizar en el día a día a las que
quizás muchas veces digo que no son asunto mío…
Le pido que me dé la suficiente sencillez y madurez, para no medirme ni
compararme con nadie, y así no sentirme menos creyendo que hay personas que me
quedan grandes, ni tampoco hacer alarde que hay otros a quienes veo muy
pequeños, porque de acuerdo a lo que tengo o soy me sienta más que ellos…

Le pido al Amigazo, que me de fortaleza y sabiduría, para emprender mis
desafíos, sin sentirme muy pequeña y logre superar todas las dificultades,
levantarme de los golpes y caídas, sin rendirme en los intentos ni que sienta
jamás que los obstáculos son más grandes que mis esfuerzos…
Y confío en que el mismo Dios, me dará la oportunidad de cobijar en mi corazón
el amor, para que no me quede grande ese sentimiento… Sé que cuando uno aprende
a amar de verdad, no se siente superior a la hora de descubrirlo y
experimentarlo en los detalles más pequeños…

No quiero creerme tan grande que pedir perdón lo sienta como rebajarme, prefiero
entenderlo como un gesto de nobleza y humildad… Tampoco se trata de sentirme tan
pequeña que me tenga que humillar a suplicar lo que no me quieren dar… No
quiero sentir que me quedan grandes las metas, los sueños ni las personas, ni
mucho menos abarcar sentimientos de superioridad o de inferioridad porque
ninguno de los dos son sanos para el corazón y le roban al alma la paz…

Quiero estar siempre a la altura de las circunstancias, donde no me queden
grandes los miedos ni vea como pequeñas mis bendiciones y talentos; no quiero
creer que Dios están tan alto que no lo toco ni experimento, ni mucho menos
quiero que mi fe sea tan pequeña que se quebrante en la primera prueba que
enfrento… No quiero medirme, porque existen sentimientos y emociones a los que
no se les debe dar medida, simplemente hay que estar a la altura de las
circunstancias, para que nada parezca tan fácil que no necesite esfuerzo, ni tan
difícil que no vale la pena el intento …

Quiero estar a la altura de las circunstancias, para no dejar que se me escape
la espontaneidad y alegría de mi infancia, el espíritu aventurero de la
juventud, ni la madurez de los años que cuento en cada velita que apago cuando
celebro mi cumpleaños… No quiero que me queden pequeñas las sonrisas ni grandes
las lágrimas; no deseo sentirme tan grande que no me atreva a divertirme cuando
puedo hacerlo, ni mucho menos pensar que es más pequeño mi coraje que mi miedo…

Quiero un mundo a mi medida, donde pueda contemplar la grandeza de todo lo que
Dios ha creado y encuentre en las cosas más sencillas y pequeñas, todo el amor
que nos ha dado…
Quiero sentirme siempre a la altura de las circunstancias, saber que soy toda
talla, y así podré seguir realizando mis sueños, compartiendo con la humanidad
los dones y talentos que tengo, enfrentando con madurez todas las emociones y
sentimientos, sabiendo que soy de barro y en las Manos del Creador me modelo;
por eso todos los días le doy al Amigazo le agradezco, porque mientras hago
crecer con mi vida a otros, yo también siento que crezco; en cada paso que doy,
el ajusta las circunstancias a mi medida y a su tiempo, para que no me sienta
tan grande que no me esfuerce, ni tan pequeña que pierda la fe y no haga el
intento…


Eso es vivir con Grandeza, a la Altura de las Circunstancias…

GRACIAS POR SER PARTE DE MI VIDA EN EL 2011, 
QUE EN ESTE NUEVO AÑO 2012 NOS ENCONTREMOS DE
NUEVO EN ESE ANDAR CON PASOS CORTOS Y PISADAS FIRMES, 
EN LAS QUE DESCUBRIMOS QUE
DESDE ABAJO SE VE MAS LA GRANDEZA DEL CIELO...

FELIZ AÑO NUEVO!!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Todo lo que escribes en es blog, es fantastico casi puedes tocar y vivir cada una de las palabras...toca mi ser y vuela mi mente y mi corazon...Que Dios bendiga siempre tu camino y seas grande grande como las montañas...un abrazo. T.L.F.R.