jueves, 5 de enero de 2012

EN EL CAMINO DE LA VIDA...



En el camino de la vida me encontré con realidades que en cierto momento, quise cambiar, pero al darme cuenta que no podía hacerlo, aprendí a verlas de otra manera, las acepté con paz, crecí a mi modo, y así transformé mi realidad… Más adelante percibí que dentro de mí habían vacíos que a veces me hacían flaquear, intenté llenarlos de mil modos y fue en vano, hasta que aprendí que cuando me lleno de Dios, lo demás por añadidura se me da…

En el camino de la vida, me encontré con piedras que me hacían tropezar, caí, me lastimé, y hasta renegué de ellas, pero en cada tropiezo y caída aprendí a levantarme y ser más cuidadosa en mi andar, desde ahí las piedras son amigas que me enseñan a caminar… Y muchas veces me enfrenté con mis propios miedos, intentaron hacerme renunciar a mis metas y sueños, y llegué a sentirme débil ante ellos, pero cuando les dije que yo era más fuerte que ellos, mis miedos se hicieron pequeños y no me vencieron…

En el camino de la vida, me encontré con la enfermedad, pero no dejé que me dominara y de este modo no me impidió continuar… en el camino de la vida, me hirieron las espinas de las rosas que cultivé un día y de aquellas que alguna vez creí amigas, en el anhelo de sanarme, descubrí que el amor que uno siente, ofrece y recibe, sana todas las heridas… En el camino de la vida, me encontré la soledad, y quiso ser en algunos trechos mi compañera ideal… Estando con ella pude hablar conmigo misma, y le dije, solo cuando seas buena consejera y no me alejes de los que amo, en ciertos momentos te buscaré yo misma y estarás a mi lado…
 
En el camino de la vida, me encontré con la traición que quiso robarme la confianza en los demás, pero luego de hablar con Dios le dije a la traición, si dejo de confiar en todos, pierdo la confianza hasta en mí, ya que soy los demás de los demás… En el camino de la vida, me encontré mucha gente buena a los que llamé amigos, me dieron un pedazo de su corazón y yo les di otro pedazo del mío y a dondequiera que voy, estoy con ellos y ellos conmigo…

En el camino de la vida, me encontré con los errores y las equivocaciones, que luego de superarlos, me dieron grandes lecciones… También me encontré varias veces con los triunfos y los fracasos, que me enseñaron ante todo a ser humilde y sencilla en todos los casos… En el camino de la vida, me encontré con la ilusión que varias veces se tornó en desilusión, y me dijo busca la fe que hay en ti y vendrá la esperanza a encender de nuevo mi luz en tu corazón…


En el camino de la vida, me encontré con mi cruz, quise renegar y renunciar a ella o cambiarla por otra más pequeña, pero Jesús me dijo, no temas, nadie tiene una cruz más pesada que sus propias fuerzas, además no la vas a cargar tu sola, yo te ayudaré con ella… Desde entonces, encuentro la cruz como camino y no como imposición, y en cada paso que doy, aprendo lo que la vida a través de ella y en cada paso que doy, con fe, esperanza y paz,  me enseña…