domingo, 31 de julio de 2011

MIENTRAS...

Mientras sueño, trato de mantener mis ojos abiertos, para saber siempre qué camino debo seguir y a donde necesito pisar para poder alcanzar lo que tanto deseo…

Mientras lloro, me permito experimentar la fragilidad de mi alma, para descubrir en mí la fortaleza que me da la calma; mientras sonrío, me lleno de la luz y la paz que brotan al sonreír, para no perder la alegría de vivir que me llena de razones y motivos que inmortalizan esa sonrisa en mí…

Mientras trabajo, contemplo lo que soy capaz de hacer con el esfuerzo de mis propias manos, me emociona sentir que puedo ser útil y dar todo de mí… Mientras camino, me gusta mirar desde abajo la grandeza del cielo y cuando observo mis pisadas, sé que voy dejando huellas y así fertilizar con mis pasos el suelo…

Mientras respiro, me hago testigo de mi humanidad, entiendo que necesito fortalecer mi espíritu para que actúe en mi la Divinidad y hacer realidad el sueño de Dios en mi… Mientras me canso y descanso, me enfermo y me cuido, me trazo metas y las realizo; siento que me muevo, no me estanco ni me acomodo, aprendo a valorar y disfrutar cada uno de mis momentos y latidos…

Mientras te pienso, te traigo a mi mente como por arte de magia, se renuevan todo lo que hemos compartido y los sentimientos que permiten que nuestros corazones estén muy unidos… Mientras te espero, pongo mi confianza en tu regreso, porque sé que cuando existe algo como lo nuestro, no hay ausencias, solo instantes en que nos permitimos tener espacio para fortalecer los lazos que nos están uniendo…


Mientras puedo compartir contigo quisiera que se detuviera el tiempo y se hiciera eterna la oportunidad de experimentar en esta tierra, el mismo cielo… Mientras contemplo el ser humano que eres, no puedo dar más que gracias a Dios, porque te soñaba así tal cual, aún antes de conocerte…

Mientras pasan los segundos, minutos y horas… suceden tantas cosas que podemos vivir y las dejamos ir… todo porque muchas veces mientras se nos da la oportunidad de superarnos, dejamos escapar y pasar el tiempo, sin vivirlo intensamente y aprovecharlo…

Mientras veo hacia atrás, me doy cuenta donde tengo puestos mis pies, mis sentidos y mis sueños; los pies en un hoy que contempla cuánto ha avanzado, y sigo pisando firme dejando huellas en este presente que tengo entre manos, esas con las que trabajo para construir el futuro que tanto he soñado, o sea que no me quedo viendo al pasado, sino proyectándome mientras tanto.

Mientras… pasan tantas cosas que ignoramos o que quizás no le hacemos caso; y son respuestas o razones, motivos o intenciones, de aquello que se está viviendo al mismo tiempo y lo que está sucediendo en cada ser humano o en cualquier lugar del universo cercano o lejano…

ME INSPIRA...


Me inspira la idea de soñar y la adrenalina que experimento cuando me propongo luchar por ese sueño; me inspira lo que a simple vista no se ve y con los ojos del alma lo contemplo; me inspiran las voces del universo que de una u otro forma interpreto; me inspira los aromas que no percibo pero que en colores imagino y así los siento… Me inspiran las palabras que me

hacen decir y escribir, cada ser humano que me encuentro…


Me inspira el alma que me desafía a conocerla y se me presenta como un largo camino lleno de puertas y ventanas que para abrirlas, debo encontrar en el momento exacto, la llave correcta. Me inspira en el parque ver la silla que a veces unos usan y otros al pasar por su lado no se dan cuenta que ahí está y siempre ha estado; me inspira el silencio de quien prudentemente observa y no dice nada para no hablar por hablar como muchos hablan; me inspira la sonrisa tímida que cuando brota llena el lugar de luz y de calma, me inspira la paz de quien lucha con todo lo que vive, expresa o calla.


Me inspira el sentimiento de amistad que se hace libre, cambia y no se estanca, se renueva en cada prueba que sin darse cuenta pasa; me inspira el amor capaz de darlo todo aunque cause dolor y aún así sigue dándose sin temor, porque hace fuerte a todo aquel que ama intensamente con el corazón. Me inspira el perdón que brota sinceramente y como por arte de

magia, todo lo repara, lo renueva y sana…


Me inspira el orar y en ese diálogo profundo con mi Creador, ser capaz de descubrir en cada corazón, la presencia del mismo Dios… Me inspira la humanidad que lucha por superarse, el corazón que aún sintiéndose roto no deja de dar y experimentar amor por aquel que lo rompió y también por el que lo descubrió y lo curó… Me inspira la herida que se sana, el vaso quebrantado que se repara, el sentimiento perdido que se rescata, la confianza que se recupera, la oportunidad que se aprovecha, la sonrisa que se regala…

Me inspira contemplar el ánimo de la naturaleza que se expresa en cada día, la veo llorar en la lluvia que derrama y luego sonreír, cuando pasa la tempestad y dibuja en el cielo un arcoíris que demuestra su calma… Me inspira la valentía de la rosa, que en su ternura y delicadeza,

conserva sus espinas para proteger tanta belleza…

Me inspira la magia de la obra, llamada universo, que así tal como fue soñada, la pintó el mismo Dios en el más valioso de los lienzos, por eso es que todas las criaturas del Señor, no tienen precio.

Me inspira lo que descubro en cada corazón que se me abre, luego que logro encontrar su llave; me inspira la valentía de quien lucha y no se rinde por muy difícil que sean las batallas de cada uno de sus días; me gusta la fortaleza de aquel que luego que los enfrenta, se da cuenta que puede vencer sus miedos; me inspira la creatividad del que puede hacer de su limitación una bendición, la convierte en escalón para alcanzar y tocar con sus manos el mismo cielo…


Me inspira tu vida, la fragilidad que percibo y veo como la conviertes en fortaleza; la nobleza de tus sentimientos, la perseverancia que mantienes para levantarte en cada tropiezo; me inspira el sentimiento que nos une, tan profundo y pleno, la transparencia de tu alma, la calma que con tu presencia me regalas, el abrazo que sostiene y cura, la bendición que protege como escudo y me hace sentir más segura… Me inspira todo aquello que me haces sentir y crecer en todo lo que compartimos…

Me inspira la vida que se me regala cada día como oportunidad para vivirla y en ella descubrir todo lo que me inspira…


viernes, 22 de julio de 2011

EL QUE BUSCA ENCUENTRA...

Yo buscaba realizar un sueño y lo viví despierta, desde entonces no dejo de soñar ni de creer
que se puede hacer realidad lo que se sueña…
Yo buscaba aprender a volar y a mis letras le salieron alas, se lanzaron hacia la cumbre más alta y a la búsqueda de la inmensidad, desde entonces cada vez que escribo emprendo el vuelo…

Yo buscaba vencer mis miedos y mientras buscaba me di cuenta que en mí habían muchos de ellos, los enfrenté y vencí, y cuando reaparecen, les vuelvo a enfrentar, no me dejo ganar…

Yo buscaba entender lo que era la verdadera felicidad, y al experimentar el amor de Dios, aprendí a sentir paz en el reír y en el llorar, en ello comprendí lo que es ser feliz de verdad… Yo buscaba una fuerza para mi corazón y encontré fortaleza en la oración, desde entonces me siento fortalecida porque no dejo de hablar en ningún instante, con el Amigazo, Dios.

Yo buscaba poder cuidar y proteger lo más valioso que tenía y decidí confiarle a Dios mis sueños, por eso puse en sus manos, mi vida y la de mis seres amados, lo hice mi dueño…

Yo buscaba un camino que me llevara a las estrellas; tanto pedí a Dios que me guiará, que encontré tus huellas, las seguí y llegue hasta ti, ahí sentí lo que es tocar con mis manos el cielo…

Yo buscaba entrar en un alma valiosa y encontré tu puerta; y ante todo lo que en ti a simple vista descubrí, decidí buscar la manera de poder entrar y encontré una llave mágica que me permitió abrir y pasar…

Yo buscaba poder algún día ocupar un lugar y me diste una silla a tu lado y de ahí no me quiero levantar, estoy donde siempre soñé estar…

Yo buscaba escuchar de cerca a Dios y me hablaron los consejos que salieron de tu corazón, en ellos, el mismo Dios me habló…

Yo buscaba una mano que me supiera guiar y cuando menos lo esperaba encontré tu mano que tomó la mía y no la volvió a soltar jamás, ya sé que no me dará miedo, caminar…

Yo buscaba una esperanza y desde entonces, cuando enfrento momentos de oscuridad, encuentro una luz que me dice, no temas, todo pasará…

Yo buscaba y sigo buscando a cada instante tantas cosas, que no dejo de sorprenderme con lo que voy encontrando en la medida que no me canso de soñar y de buscar; solo quien sabe buscar, encuentra lo que realmente necesita y descubre en su búsqueda una aventura que le da sentido a la vida, porque buscar, llena de ilusiones ante cada día en que la vida nos regala, otra oportunidad…

Yo buscaba alguien en quien poder confiar plenamente y descubrí el tesoro de tu Amistad, desde ese instante aprendí lo que es el para siempre y confío en que así por siempre será…

EN RE...

Hay días en que es necesario afinar nuestra vida RE, es el tono que hará de nuestra melodía, una canción de esperanza que llenará de paz nuestra vida…

Por eso, quiero RESCATAR las amistades, que se me quedan escondidas entre las paginas del tiempo y los renglones de la rutina, releer sus nombres y las historias que escribimos, me harán recordar que Dios en cada una de ellas me ha bendecido…

Me propongo RECUPERAR, aquello que sentía perdido, no quiero desistir de buscar, aquel sentimiento y acción que me permita volver al lugar donde quedó aquello tan valioso que ahora quizás ya no tengo conmigo… Tengo fe en que podré RETOMAR la mano que solté o el caminó que abandoné, nunca es tarde para REINTENTARLO Y RECOMENZAR de nuevo una y otra vez…

Y quiero RELEER en el tiempo, las hojas que de la mano de Dios he escrito, me ayudan a RECORDAR el Amor que de El he recibido… a veces se nos olvida las obras que realiza en cada uno de sus hijos…

Es un día para REPLANTEAR los sueños y proyectos, para analizar cuál será el procedimiento que me permita hacer REALIDAD lo que tanto anhelo y sentir que es posible si simplemente lo intento y REINTENTO una y otra vez sin desistirlo…

Hoy me dedico a REFLEXIONAR en lo vivido, en lo que contemplo a mi alrededor, en lo que tengo y en lo que he carecido… quiero llenarme de cuestionamientos que me abran los ojos y el entendimiento para comprender las respuestas que Dios me da en todo lo que vivo…

Quiero RESPIRAR otros vientos, que me REFRESQUEN los pensamientos… trabajar por REPARAR aquello que quizás se quebrantó en algún momento… RECORRER los corazones de cada una las personas que en el camino me encuentro…

Hoy REITERO Y REPITO una y otra vez mis mejores sentimientos, a las personas que están conmigo, aunque ellas ya sepan lo que siento, no me cansaré de demostrárselos y decírselos…

Siento que es hermosa la melodía que sale de mis latidos y suspiros, cuando me decido a REPATIR sonrisas con las cuales bendigo, REESCRIBIR mensajes que sean luz en el camino, REZAR al Amigazo por todas las personas que me lo han pedido…

Hoy quiero REGRESAR al principio de todas las cosas bellas que he vivido, RENOVAR mis sueños, REVISAR mis proyectos, REGALAR hermosos momentos, RECORDAR cada instante que me recuerda las cosas más valiosas y hermosas con las que el Amigazo me ha bendecido.

Qué distinto se escucha este canto que se convierte en himno de esperanza y en una alegre melodía, que quiero REPRODUCIR cada uno de mis días, para así nunca RENUNCIAR a los sueños que Dios tiene conmigo, cuando soñó en REGALARME el don de la Vida…

Así cuando sienta que algo en mí se desafina, volveré a REPAZAR cada una de estas letras, que aunque parezcan a veces estar escrita con mala pronunciación y pésima ortografía, me dejan en libertad de expresar lo REFELIZ Y REGALONA que soy y sobre todo lo REAGRADECIDA que estoy con Aquel que me creó y con cada una de las personas que REDESCUBRO y contemplo en cada uno de mis pasos cortos con pisadas firmes que doy y me permiten RECORRER cada rincón del universo…


miércoles, 20 de julio de 2011

PARA TODOS HAY...


Hacemos parte de un enorme Universo, dotado de espacio, lugares hermosos, recursos naturales, corazones y alimentos, sé que de todo eso hay para todos, pero hay quienes quieren tener más y dejan a otros sin nada o con menos. ¿Por qué nos peleamos y matamos por cosas tan pequeñas, cuando realidad es muy grande y valioso lo que poseemos?… Mientras algunos lloran por soledad, hay tantos corazones que se sienten vacíos y les sobra un lugar, por qué cerrar todas las puertas? Por qué no cuidamos el puesto que nos dan?... por qué tenemos que sentirnos solos, si hay suficientes personas que necesitan y esperan, ser amadas y amar?...

Queremos respirar aire puro y matamos la naturaleza, nos quejamos de sed y contaminamos o desperdiciamos el agua que nos queda; construimos enormes casas con habitaciones vacías, mientras hay quienes duermen en la calle porque no encuentran una cama que alguien les ofrezca… Hay espacio y lugar para todos, qué diferente sería el mundo, si cada quien disfrutara de lo que nos da la naturaleza, descubriríamos ese paraíso que tanto soñamos y buscamos bien alto, cuando lo tenemos aquí mismo en la tierra…

Hay Padres que sueñan con un hijo, y hay hijos que mueren porque sus padres no los quieren y otros que están solos porque los han abandonado. Hay un niño para cada hogar y un hogar para cada niño, hay lugar para todos, simplemente no le damos a todos su lugar…

Tantos que mueren de hambre y la Madre tierra comida a diario nos da, hay quienes dejan perder la comida o la votan, mientras muchos buscan en la basura alguna gota del alimento que existe para todos, solo que algunos se apoderan de él para ganar poder… Pero para todos hay cada día un pedazo de pan y un poco de vino…

Para todos hay Amor más sin embargo no lo cuidamos y lo dejamos que muera, sin haberlo recibido o sin tener la oportunidad de disfrutarlo; para todos hay perdón y preferimos llenarnos de odios y resentimientos y por eso nos matamos; para todos hay abrazos y nos lo reservamos porque nos da miedo que nos pisoteen nuestros sentimientos cuando los manifestamos; para todos hay tiempo pero lo ignoramos y no lo valoramos; para todos hay palabras llenas de luz, pero mejor las ocultamos, porque toman más fuerzas las palabras que discriminan, hieren y apagan la fe y la esperanza que necesitamos…

Hoy me he dado cuenta que Dios nos ha dado todo lo que soñamos y esperamos, simplemente lo escondemos por miedo, lo guardamos egoístamente para que no nos lo quiten bruscamente; lo mal administramos porque hay quienes ambicionan tener más cueste lo que cueste y pese a quien le pese… no entiendo como culpamos a Dios de lo que nos pasa y entendemos su voluntad como el sufrimiento que experimentamos ante muchas cosas que nos hacen falta, cuando realmente El todo nos lo ha dado…

NO entiendo porque hay quienes rompen e interfieren en las relaciones, se roban corazones ocupados, le quitan al otro lo que tienen o pretenden tomar más de lo que corresponde dejando sin nada a quien viene detrás o camina a su lado… no le veo sentido y es demasiado injusto, que habiendo para todos de todo un poco, queramos pasar por encima de los demás y arrebatarle lo que tiene para poder tener mucho más… No comprendo como muchos no valoran lo que tienen, mal usan lo que se les da, desperdician el amor que reciben y destruyen lo hermoso y valioso que poseen; para luego quejarse y envidiar lo de los demás, cuando existe una gran verdad y es que Dios nos ama tanto, que para todos de su amor hay…

Simplemente es que los seres humanos quieren ser Dios en un mundo donde Dios, quiso hacerse humano para enseñarnos lo que es la JUSTICIA, LA PAZ Y EL AMOR…

KARY ROJAS EN ZOE 2011 (3 PARTE)

KARY ROJAS EN ZOE 2011 (2 PARTE)

KARY ROJAS EN ZOE 2011 (1 PARTE)

COLOMBIA ES MI PASION... FELIZ DIA PATRIA

sábado, 16 de julio de 2011

EL SENTIDO DE MI VIVIR...


Siempre quise saber todo y tener todo... pero me dí cuenta que al saber todo, ya no tendría que aprender ni descubrir nada, perdería mi capacidad de asombro... y al tenerlo TODO, ya no buscaría ni necesitaría nada, me sentiría tan hastiada que mi vida estaría vacía...

Entonces, quizás, ya no disfrutaría nada, no iría a ningún lugar, perdería la espontaneidad de mis lágrimas o sonrisas, no buscaría más que querer descansar, porque estaría agotada de la vida...

Así que decidí mejor, no creer tener todas las respuestas, sino aprender a hacerme siempre muchas preguntas, y así experimentar esa necesidad de aprender, moverme, repararme, buscar... ver, oír, percibir, sentir, hacer para poder hablar y escribir, de todo lo que la vida a diaria me quiere enseñar y lo que Dios sueña realizar en mí... porque cuestionar siempre mi experiencia de Dios, me ayuda a encontrar las respuestas y el camino en su AMOR...

Ahí descubrí el sentido de mi VIVIR...

A VECES HABLA...


Aunque tenemos una sola boca por la que sale una voz, los seres humanos poseemos muchas voces, que expresan el sentir de cada pensamiento y emoción; ellas piden y se toman la palabra, venciendo aquella que tiene más fuerza y se hace oír por encima de todas, porque es la voz que expresa el sentir que nos domina en ese instante de nuestra vida.

A veces hablan nuestros miedos, cuando se hacen fuertes y gritan por dentro; sus frases expresan inseguridad y se bloquean ante la posibilidad de hacer el intento… Quiénes escuchan, se dan cuenta de lo que estamos sintiendo, pero debemos hacernos los sordos y escuchar otras voces que opaquen el ruido que producen con lo que nos están diciendo, para no temer más y no renunciar a las oportunidades que tenemos..

A veces habla por nosotros la herida, y sus palabras expresan dolor y resentimiento; suenan a la defensiva, se cierran ante cualquier posibilidad de ofrecer o pedir perdón; quienes oye su voz, pueden sentirse agredidos o pensar que nos domina el rencor; cuando el corazón se siente defraudado, pronuncia frases que pueda causar el mismo efecto de lo que experimenta en ese momento…


A veces hablan nuestros vacios, expresando aquello que ansía nuestro corazón, su tono suena a melancolía y suelen tener un grado de ansiedad en lo que con tanto esmero busca, para colmar la necesidad, expresión de humanidad… quienes perciben esta voz, se dan cuenta que hay cosas que nuestro interior anhela y necesita, porque quizás en su momento no tuvo o no lo vivió…

A veces hablan nuestros sueños y parece como si viviéramos en un mundo fantástico y nuevo, que quien nos escucha nos dice, debes ser más realista y poner los pies en el suelo, como si soñar y creer en que las cosas buenas pueden suceder, sea una fantasía y no una realidad… Me gusta escuchar la voz que me recuerda una y otra vez lo que anhelo alcanzar, porque se convierta en una fuerza que me impulsa a luchar y llegar…

A veces habla nuestra alegría con un tono de efusividad, escucharla le pone color a la vida y hasta se contagia alguna carcajada o sonrisa, por la fuerza que tiene la emoción de sentirnos felices con aquello que lo causó… A veces habla nuestra tristeza, y así como la alegría, ambas son voces del corazón; cuando algo nos pone tristes y habla nuestro dolor, su voz se escucha y resuena en nuestro interior…

A veces habla la soledad y de acuerdo como se sienta, así mismo se expresa y nos hace sentir; en ocasiones puede ser buena consejera y es sano escucharla cuando nos ofrece respuestas que nos pueden ayudar; pero hay momentos en que pretende robarse nuestras fuerzas o decirle al mundo que solo ella es nuestra compañera y no hay nadie más…

A veces hablan nuestros pensamientos o sentimientos; a veces habla la prudencia y la desconfianza y prefieren mejor no decir casi nada; a veces nuestras voces no logran ponerse de acuerdo y se contradicen, a veces pretenden hablar todas al tiempo y nos confunden porque es muy complicado decidir a quien escuchar…

A veces la gente no logra conocernos ni comprendernos porque se aferra a la voz que escucha en ese momento y no se da cuenta que en ocasiones eso no es más que una mínima parte ante lo que verdaderamente puede definirnos … Las emociones no siempre expresan lo que somos, son solo una expresión de lo que sentimos de acuerdo al instante en que estamos; pero para poder entender, hay que hacer una fusión de todo y percibir más allá de los sentidos…

SE ACOSTUMBRA O SE APRENDE...


En la vida, uno se acostumbra y no aprende, tal vez aprende pero no se acostumbra, quizás de acostumbrarse, aprende o en el aprendizaje se acostumbra…

Nos podemos acostumbrar a las personas que tenemos a nuestro lado, sabemos que ahí siempre están, pero no siempre aprendemos a valorarlas y tratarlas como se merecen, ante todo lo que nos dan.

Aprendemos a vivir, sin aquellos que se han ido, pero no podemos acostumbrarnos a su ausencia, porque dentro del alma, nos queda un enorme vacío, que se renueva cuando pensamos en lo que alguna vez tuvimos…

Tal vez de acostumbrarnos a alguien que camina a nuestro lado, llegamos a aprender a quererla, sin haberlo planeado; poco a poco, la perseverancia logra que se gane en nuestro corazón un lugar muy privilegiado…

Nos podemos acostumbrar a estar caídos y no aprendemos a levantarnos; o quizás de acostumbrarnos a caer en cada intento, aprendemos a seguir una y otra vez intentándolo..

Aprenderemos a fallar y perder de vez en cuando, sin acostumbrarnos a eso ni sentirnos derrotados…

Tal vez en el acostumbrarnos a tropezar y caer, podremos aprender a caminar con más firmeza, y elegir otros caminos más acertados…

Nos acostumbramos a todo lo que perciben nuestros sentidos, pero nos cuesta aprender a realmente contemplarlo y disfrutarlo…

Nos podemos acostumbrar a lo que sentimos, sin aprender a manejarlo… o quizás aprendemos a controlar nuestros sentimientos, sin dejar que se conviertan en costumbre y lleguemos a rutinizarlo…

Nos acostumbramos a tenerlo todo fácilmente, pero no aprendemos a valorarlo; nos acostumbramos a pronunciar palabras tan seguidamente, que nos cuesta aprender a sentirlas realmente cuando las expresamos…

Por costumbre muchas veces rezamos, porque así nos lo inculcaron, con el tiempo, eso que empezó como solo principios, llega a enseñarnos lo mucho que se hace vital y necesario… Nos acostumbramos a hacer y elegir lo mismo, porque sabemos a donde va a llevarnos, es necesario aprender a elegir otras caminos, para explorar otros horizontes y no sentir que en círculo caminamos…

Podemos acostumbrarnos a tratar de la misma forma a algunas personas y quizás por costumbre hasta muy mal les hablamos… lo triste es que creyendo que es normal hacerlo así, porque así nos acostumbraron, no aprendemos a hablarles de otra manera y ya de costumbre las maltratamos… Es mejor acostumbrarse a ser respetuosos, atentos y delicados, así aprenderemos a tratar a todos, como queremos ser tratados…

El acostumbrarse es un estado conforme y estático que muchas veces no deja que aprendamos a usar realmente nuestra creatividad y nuestros sentidos, solo cuando por diferentes circunstancias nos toque desacomodarnos, es que encontramos una lección de vida en todo lo que asumimos…

Pero muchas veces lo que alguna vez fue costumbre, puede llegar a hacerse necesario, porque se aprende a descubrir lo que ha surgido, mientras con el tiempo nos acostumbramos, es ahí donde aprendemos a percibirlo y nos damos permiso de vivirlo y así aceptarlo …

No dejemos que la vida se nos convierta en costumbre, luchemos más que acostumbrarnos a vivir, a aprender a vivirla intensamente…


CUANDO UN DIA LLEGA Y OTRO SE ACABA…

Cuando un día llega, se nos regala, un manojo de horas para ser utilizadas de la mejor manera, invirtiéndolas en las personas que amamos, los sueños que anhelamos, la misión que se nos confía, el camino que nos espera…

Son 24 horas, con sus propios minutos y segundos, que transcurren demasiado exactos, marcando su ritmo; tienen su fecha de vigencia, no son las mismas horas que ayer se nos dieron, éstas son otras que nos renuevan, la oportunidad que el Amigazo nos brinda, de poder cubrir lo que es realmente importante y valioso en nuestra vida y que se nos ha dado de manera gratuita…

Cuando un día llega, es un milagro que ocurre en cada uno de nosotros, es una expresión de amor y confianza que Dios nos brinda, es una dosis nueva de horas que van llegando, para que aprendamos a vivir en ellas, compartiéndolas con las personas que amamos, y también con aquellas que a lo largo del camino nos vamos encontrando, descubriendo o recuperando…

No sabemos si mañana tendremos, otra dosis más de este gratuito tiempo, a quién se les agotará primero, a nosotros o a quienes queremos?... eso nadie lo sabe, por eso, si en algunas de esas horas, nos encontramos con aquellos a los que les debemos algo, es mejor saldar nuestras deudas en su momento; y si tenemos la ocasión de poder compartir instantes importantes con los que amamos, no hay que pensarlo demasiado, simplemente invertirlo y así sentir que lo multiplicamos…

Cuando el día llega, experimento la vida como una hoja en blanco, en la que se me pide escribir una página más de mi historia en un tiempo determinado; qué nombres quiero en ella plasmar?, cuáles preferiría borrar o ignorar? Qué acontecimientos me han quedado escrito con letra clara y cuáles preferiría ignorar?; cómo hacer para no equivocarme en lo que escriba y no me toque tachar o arrancarle una hoja que me deje un vacío en mi vida?, lo cual sería como dejar escapar las horas que utilicé mientras las escribía…

Todo lo que sucede en este dia, hace parte de cómo invertimos y utilizamos las horas que como expresión de amor, se nos confían. De qué manera podemos sentir que se multiplican? y cómo nos daremos cuenta que las desperdiciamos? Creo que eso lo entenderemos, cuando ya se nos agote el tiempo, sintamos que se nos hizo demasiado tarde y se nos agotaron las oportunidades…

Por eso, cuando llega la noche y el día se acaba, mientras veo como se vencieron las horas de este momento, único en la historia de nuestra vida, reflexiono en el hecho que no se repetirá, pienso en cada segundo, minuto y hora que pasó por mis manos, qué hice con ellos, cómo los he utilizado?... el tiempo suele ser como el dinero, que puede invertirse y multiplicarse y así mismo puede ser perdido y malgastado…


Pienso en las personas que amo y me pregunto: cuánto de mis horas les regalé y cuánto les he negado? Será que mañana tendré otra oportunidad de brindarles un poco de eso tan valioso que Dios gratuitamente me ha dado? Será que supe disfrutar o recibir lo que quizás ellos quisieron darme en su momento justo?... Sé que las horas que no supe usar hoy, no son las mismas que las que quizás me den mañana, sé también que la misión que tenía hoy, no será igual a la que deba realizar, sé que para que mis sueños persistan y se hagan realidad, debo invertir horas en ellos, por eso, cuando mañana me despierte, diré: Gracias Amigazo por otro día que me das, enséñame a saber usar las horas que me das, para que no me falte tiempo ante todo lo que de mí quiero y necesito hacer y dar…

MIENTRAS…



Mientras compartes conmigo ese tiempo en el que te preparas para asumir tu propio destino, trato de que aprendas a no perder la fe ni la confianza, en el Maestro de Maestros, el Mejor de los Amigos, para que a la hora de que al caminar vas haciendo caminos, no experimentes soledad ni miedo, ni llegues a tener nunca frio…

Cada tiempo en la vida es distinto, el mundo y la sociedad te presentarán muchos desafíos, es por eso que mientras Dios me permita enseñarte algunas letras, yo quiero que aprendas a escribir 70 veces 7 las bendiciones y oportunidades que tienes, para que nunca olvides que eres capaz de hacer realidad todo lo que sueñas y quieres, y escribas con letra clara, los capítulos de tu libro…

Y así, mientras no entiendes porque a veces me ves más pequeña de lo que eres, yo quiero que crezcas por dentro y por fuera mientras me ves superarme y no perder nunca la fe; quiero enseñarte a valorar las diferencias de cada ser, a que no te compares con nadie, para que no te sientas menos ni más, y sobre todo que no permitas que el qué dirán derrumbe los sueños que en ti hay…

Cada cosa que intento enseñarte y ofrecerte, tiene su razón de ser, las canciones que escuchas, las oraciones y reflexiones que realizas, las palabras que escribes, los sentimientos que descubres, las cosas que haces, todo lo que oyes y ves… quiero que te lleves en tu mochila, los recuerdos de todo lo que vivimos, las risas y las lágrimas, las horas eternas y los momentos compartidos; tal vez en su momento, mientras sucedían, parecía que no significaran nada especial, pero ya cuando te toque soltar mi mano y escribir sin que te guie, verás cómo te será fácil llenar tus páginas blancas, de todo lo que sientes y vives, aprenderás a borrar si te equivocas y todas las veces que sea necesario, sabrás volver a empezar…

Mientras estás en el salón y en los espacios que compartimos, verás como utilizo una silla para subirme en ella y alcanzar lo que anhelo y persigo; ya cuando llegue la hora, podrás usar la silla que en mis clases con todo lo que aprendimos, fabricaste y te servirá para sentarte cuando quieras descansar, o para subirte a ella, cuando muy lejos y alto quieras llegar… Si funciona, lo sabes, en mí lo has podido contemplar.

Mientras caminas a mi lado, es hermoso para mi, ver cómo te mides para darte cuenta si ya creciste; ya cuando inicias el nuevo capítulo hacia la realización de tus metas, te darás cuenta que habrás crecido más de la cuenta… y yo, donde esté, me sentiré orgullosa de todo el tiempo en que me llamaste de mil formas y me dijiste “Maestra”…

Mientras estás aquí aún cerca, sabes donde me puedes encontrar y conmigo siempre cuentas, yo te presto mis oídos y palabras, mis manos, mis pasos, mis páginas, mis letras… y a la hora de partir y continuar, nada de eso va a cambiar, porque hay nombres y promesas en la vida que quedan escritas para siempre, nunca nada ni nadie las podrán borrar, así son los lazos que se forjan entre una alumna y su Maestra…

Hay muchas personas y cosas que no se ven bien mientras se está cerca, hay enseñanzas que uno no se da cuenta que las ha adquirido, ni situaciones de las que se cree que nada se ha aprendido… solo con el paso del tiempo y la distancia, es que uno siente que se ha hecho más grande, maduro y fuerte, nos vamos haciendo mejor personas, gracias a los Maestros que hemos tenido y que tenemos…

Lo más hermoso y valioso para mi de todo esto, es que mientras tu dices aprender cosas de mí, son muchas más las que yo de ti aprendo, porque nada sería de nosotros los Maestros, sin los alumnos que a lo largo de nuestra vida y vocación tenemos…