miércoles, 5 de enero de 2011

NO SE PUEDE FORZAR...

A veces en el afán de tener, alcanzar y conservar; confundimos el luchar por lo que queremos, con forzar lo que esperamos, y en ese acto de presión, podemos equivocarnos…

No se puede forzar, el tiempo que la mariposa emplea para salir de su capullo, por el afán de verla volar… si presionamos sus alas a que salgan, le evitaremos el esfuerzo que necesita para sentirse fuertes y se pueden atrofiar…
No se puede forzar a la rosa abrir sus pétalos o abandonar sus espinas, porque dejaría de ser quien es y más pronto se marchitaría…
No se puede forzar la tierra ni el mar, así se ocasiona un desastre natural…
No se pueden forzar las palabras, porque si se obligan a decirlas, no significan nada…
No se pueden forzar los abrazos a que sean dados, porque en vez de sostener o acoger, ahogan o los desperdiciamos…
No se puede forzar un sentimiento, que en el tiempo que lleva forjándose, no ha llegado hasta donde anhelamos… los sentimientos que se presionan, no son reales, se condicionan, duran poco, no llenan y solo vacío, temor o desilusión, ocasionan…

Es muy complicado entender o diferenciarlo, más cuando tememos que se nos pueda escapar o perdamos lo que más queremos y en el afán de conservar y cuidar, presionamos y forzamos… En ello cometemos el error de ahogar a la plantita por tanta agua, abrazar tan fuerte que causa dolor, alejar a quien amamos, desgastar un sentimiento, equivocarnos en la elección. Aquello que se exige con presión, no sale ni llega al corazón…

No se puede forzar el destino, ni condicionar la voluntad de Dios, aunque sentimos que hemos perdido o caminamos contracorriente, no hay que rendirnos, ni tomar la ruta más fácil, no podemos reacomodar las cosas a nuestro antojo, esa es otra manera de obligar a que los hechos sean como pretendemos, y así, al intentar mejorar algo, otras cosas empeoraremos…
Es necesario aprender a soltar, esperar y confiar… darle tiempo al tiempo… dejar en libertad… por eso, no condiciones tu destino, no mendigues ni forces las expresiones de cariño y de solidaridad, no condiciones a tus seres queridos, pero tampoco te des el lujo de ser de las personas que les gusta hacerse esperar y rogar; nada es para siempre, si quieres tomar otro camino, atrévete a expresar lo que sientes, sigue hacia adelante sin mirar atrás… no permitas que alguien se abrace a una silla que ya no quieres ocupar, deja que otra persona se siente, para que no quede en el alma, vacío, desilusión y soledad…

No se puede forzar a que las cosas sean como esperamos, porque para ser y sentirnos libres, hemos sido creados… Es válido luchar, ser constantes y perseverantes, sin llevarnos a nada ni a nadie por delante…
Si quieres que algo o alguien sea para siempre, no lo forces a nada, cuídalo sin ahogarlo, suéltalo sin abandonarlo, deja que todo surja como Dios quiere, en la más profunda y verdadera libertad…

Blowing in the wind. Katie Melua. Subtitulado español

martes, 4 de enero de 2011

SI QUIERES SABER...

Si quieres saber qué tan fuerte es el Amor, permítele sin temor, que experimente dificultades, tormentas, silencios, carencias y dolor… el amor que solo habita en la armonía, prosperidad y alegría, puede acomodarse y llegar a convertirse en costumbre y rutina…

Si quieres saber qué tan grande es tu fe, ponla a prueba… busca en tu vida a Dios, cuando crees todo perdido y nada logras ver… si aún en la tristeza, vacío y dificultad, puedes llorar y experimentar paz, es porque sabes y sientes que el Amigazo te ama más que nadie y está ahí siempre contigo, entonces puedes afirmar que tu Fe es real y no circunstancial…

Si quieres saber qué tanto sabes amar, pregúntate que tanta es tu capacidad de pedir perdón y perdonar, cuando logras acudir y regalar perdón a quién más daño ocasionaste o te ocasionó, estás dando testimonio del inmenso amor y la nobleza que hay en tu corazón…
Si quieres saber, si realmente entiendes lo que es la solidaridad, descubre en el otro su necesidad, bríndale lo mejor de ti, pero no lo hagas cuando todo el mundo lo hace o te ven los demás, no digas todo lo que das; la solidaridad se mide, en la medida que entregamos todo silenciosamente, somos capaces de ver lo que más nadie ve y de recordar al otro cuando más olvidado está…

Si quieres saber qué es lo que realmente sientes, date permiso de hablar contigo mismo y caminar en soledad; muchas veces creemos que la verdad está en lo que se supone debe ser, en lo que muchos dicen, o en lo que idealizamos vivir o tener, recuerda que en la vida existe, tu verdad, mi verdad y la Verdad…

Si quieres saber, si algo es realmente tuyo, suéltalo aunque sientas temor de perder, ten presente que soltar no es abandonar… de acuerdo al tiempo que esperes sin forzar, será el tamaño de tu fidelidad, pero no te aflijas si en el silencio y la distancia encuentras otro corazón en el cual habitar, nada es para siempre, todos tenemos derecho a otra oportunidad… Pero si en la espera regresa, abraza con fuerza el sentimiento que ya sabes que es verdadero, porque al dejarlo libre, supo libremente regresar.
Si quieres saber que tan grandes y reales son tus sueños, demuéstrate a ti mismo y al mundo, qué tanto eres capaz de luchar por ellos... los sueños por los que se trabaja, se hacen realidad; los demás, son solo fantasia se quedan en las nubes y no se pueden alcanzar...

En la calma, en la luz y en la prosperidad, todo es más fácil, siempre habrán personas ahí y es muy sencillo hablar de Dios, de amor, de alegría y de paz… Pero en la vida, para entender y aprender el verdadero sentido y significado de tan grandes sentimientos, es necesario intentar definirlos y encontrarlos en nosotros mismos, cuando algo se nos ha roto, se nos ha perdido o se nos ha oscurecido el camino…

Con todo esto, le encontraremos respuestas a todas las dudas que surgen humanamente en todos los momentos que en la vida se atraviesan…