sábado, 15 de octubre de 2011

NO SE PUEDE FORZAR...



No se puede forzar que un sentimiento surja o se acabe cuando uno así lo necesita y en la medida o de la forma que se desea; en el corazón todo florece o se muere, de manera espontánea, a veces se sienten cosas que no se esperan y es muy difícil explicar mucho de todo lo que sucede o se siente…

No se puede forzar a la herida a que sane cuando uno así lo espera o desea, ni se puede arrancar de una vez el dolor que se siente; no se puede curar el odio ni el resentimiento de la noche a la mañana o en el tiempo y de la forma que se decida; todos estos son procesos que acontecen en su momento y al tratar imponerse, se resisten a que sucedan…

No se puede forzar la confianza a ser recibida, si esta debe aparecer con el tiempo,  luego de caminar juntos y enfrentar tantos momentos; no se puede forzar el perdón para sentirlo y tampoco para ofrecerlo, menos para ganarlo o merecerlo; este brota del corazón, cuando ha sanado la tristeza que estaba sintiendo…

No se pueden forzar los procesos de crecimiento interior ni superación, cada quien va caminando a su paso, usando lo que tiene de la manera que sabe y puede hacerlo… Si se le presiona a correr, es posible que caiga y experimente frustración al sentir que está fracasando o perdiendo…

No se puede forzar un sentimiento a que se estiré y agrande según las exigencias del que busca más de lo que se le está ofreciendo; en situaciones así, termina por romperse y acabarse lo que estaba surgiendo… Tampoco se puede forzar a que se contenga y se haga más pequeño, para que otros no lo descubran ni se sepa lo que se está sintiendo; cuando un sentimiento es demasiado grande y profundo, y se intenta fingirlo o distraerlo, termina brotando por los poros y haciéndose visible de cualquier forma y en cualquier momento.

No se puede forzar el tiempo a que se detenga, porque es imposible que eso suceda; si así se pretende es posible que se estanquen y acomoden los que así lo anhelan… No se puede forzar a que corra, porque lleva su paso seguro, el tiempo que hacemos que vuele, se lleva consigo las oportunidades que nos tiene…

No se puede forzar a dar aquellos pasos que aun no estamos listos de hacerlo porque caminar con empujones hacen que las personas terminen cayendo … Tampoco se puede forzar a retener esos aquellos pasos que sentimos la necesidad de dar, si se presiona a no hacerlo, puede suceder que se sienta frustración por no atreverse en el intento.

No se puede forzar el pensamiento a que nos abandone, tal vez es posible distraerlo o cambiarlo si se tiene el dominio de hacerlo… No se puede forzar a otros que nos ofrezcan lo que queremos, porque hay cosas que deben darse cuando realmente nace hacerlo…                  No se puede forzar la meta ni los sueños, hay simplemente que tener paciencia y luchar sin rendirse por ellos, aquello que se alcanza a la fuerza o fácilmente, no ofrece la sensación que se espera y así mismo se termina perdiendo…

Es muy distinto esforzarse que forzar… los esfuerzos que se hacen, permiten que se saque lo mejor que hay y se desarrollen fuerzas para no renunciar; pero forzar implica ejercer presión para que surja o aparezca lo que no existe, así se violenta y se puede perder o quebrantar lo que se tenía y a la final no queda nada de lo que había.

Si se quiere que algo surja y sea verdadero, hay que dejarlo en libertad sin forzarlo a que crezca y sea duradero…

No hay comentarios.: