viernes, 30 de septiembre de 2011

VALE LA PENA...



Vale la pena que duela el amor si así se hace más fuerte y duradero; vale la pena perder el tiempo si es por una acción realmente buena; vale la pena el cansancio, si al final se ven los frutos del esfuerzo; vale la pena humillarse un poco, si es para recuperar o reparar algo valioso; vale la pena empezar de nuevo, si eso ayuda a encontrar el camino correcto; vale la pena perderlo todo, si lo que teníamos no era verdadero; vale la pena llorar, si después lograremos sentir paz…

Vale la pena sentir miedo, si al enfrentarlo, más fuerte nos hacemos; vale la pena equivocarnos, si de ese error aprendemos y crecemos; vale la pena sentir que perdemos, si así nos damos cuenta de valorar lo que tenemos...
Vale la pena olvidarse un poco de sí mismo, si así reconoceré a la persona que camina conmigo; vale la pena soltar y dejar ir aunque quede un vacío, si nos aferramos a algo que realmente nunca ha existido; vale la pena la herida, si nos hace madurar; vale la pena la caída, si de ella aprendemos a caminar; vale la pena callar, sin con las palabras podemos herir o juzgar mal.

Vale la pena demorarnos un poco más, si tenemos que pensar las cosas muy bien, antes de actuar.
Vale la pena tropezar con la piedra, si así nos damos cuenta que otro camino debemos tomar,
Vale la pena que nos digan verdades que duelan, a que nos engañen con palabras que son falsedad…
Vale la pena hacer las cosas a tiempo, si después no tendremos otra oportunidad; Vale la pena experimentar lo oscuro, si así podemos descubrir cual es la Luz que nos puede guiar... vale la pena equivocarnos en el intento, para así darnos cuenta que es posible volverlo a intentar…
                               

Vale la pena desocupar una silla, si luego podremos ocupar un mejor lugar; vale la pena perder para sentir que supimos ganar…
Vale la pena las batallas internas que a veces tenemos, porque al vencerlas, le ganamos a nuestros dilemas internos.
Vale la pena sentir que damos todo sin esperar nada a cambio, así lo que nos ofrezcan, por muy pequeño que sea, lo sentiremos como recompensa…
Vale la pena esperar mucho tiempo, si al final llega eso que tanto esperamos, justo en su momento.

Vale la pena repetir la tarea, hasta que nos salga buena; vale la pena, invertir un poco más en aquello que sabemos es nuestra más grande riqueza; vale la pena un segundo compartido con la persona que en un instante nos regala la vida entera; vale la pena repetir lo que sentimos, aunque el otro ya lo sepa… Vale la pena no acostumbrarnos a lo que tenemos ni al lugar donde estamos, para así no acomodarnos…

Vale la pena robarle un espacio a mis pensamientos, si en ellos te puedo guardar; vale la pena demorarme un poco más mientras rezo, si de ti a Dios le puedo hablar; vale la pena, desprenderme de algo de lo que tengo y regalártelo en silencio, si tu vida puedo adornar; Vale la pena tantas cosas que a veces nos cuestan, pero que al final nos dan mucho más de lo que creemos que nos va a quitar…

Vale la pena escribir y leer esto, para entender y reconocer lo que realmente vale la pena...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen texto, que llego a mi en un buen momento =) felicidades

Anónimo dijo...

Si bale pena ser feliz esta muy bonito muchas veces en el momento no pensamos el daño que hacemos .
A nadie nos gusta vivir mal Dios sabrá ponerme las palabras exactas en el momento justo de mi parte vivir en paz y no estemos albergando un sentimiento cada dia por 3ras personas y cada vez mas y mas crece y nada es verdad solo 2 personas y hblando es la unica forma de saldar los ♡ y decirnos Adios dignamente