viernes, 30 de septiembre de 2011

BAJA LA MIRADA...




A veces creemos que bajar la mirada implica humillarnos; se puede ver hacia abajo sin minimizarnos… Para sentirnos grandes,  no es necesario ser capaces de vislumbrar solo lo que se encuentra ubicado en lo alto… Porque desde nuestra humanidad, significa que hemos despegado nuestros pies de la tierra, perdiendo contacto con la realidad y elevándonos con aires de superioridad que son superficiales y vanos…

Baja la mirada y descubre la grandeza que esconden las cosas más sencillas y pequeñas, la magia de una semilla, la firmeza de un grano de arena, el poder de esa gotita de agua, la valentía de la espina que cuida a su rosa, la sonrisa de un niño que se contagia, las huellas que esconden toda una historia; la lucha y fidelidad de quienes se superan, la perseverancia del que aprende a caminar, la sencillez de quien nada tiene y valora lo que eres, la hermosura del fruto que se hizo maduro y vuelva a la tierra para nutrir  a quien lo encuentre…

Baja la mirada y no te quedes solo con el vuelo de las aves, que para elevarse tuvieron que aprender a dejar su nido, sin olvidar que antes de volar, se aferraron al suelo y ahora cuando quieren descansar o alimentarse, deben bajar la mirada y regresar a colmarse de todo lo bueno que necesitan para seguir volando y tocar el cielo…  Baja la mirada y encuentra, a tantas personas valiosas que son como monedas perdidas extraviadas en el camino, con la gente pasa como con aquellas cosas que no cuidamos lo suficiente y se nos salen de las manos o de los bolsillos; siempre hay quienes  van caminando, viendo muy bien donde pisan y se encuentran con riquezas que otros han extraviado o no vieron en su tiempo,  por sentirse tan grandes que solo pueden ver hacia lo alto, o  por ir muy de prisa y distraídos.

Baja la mirada y contempla como hay muchos que valoran y admiran cómo has crecido, ellos han sabido ver hacia abajo y luego a lo alto,  y desde ahí contemplar el vuelo que has emprendido…  Mira también los pedazos de aquel corazón que amando hasta el extremo, se quebrantó o se sintió herido; siente a la madre tierra querer aferrarse a tus pisadas para que  puedas dejar huellas; observa como son realmente grandes todas esas cosas que viendo desde lo alto, sentiste que eran demasiado pequeñas… ya cuando aterrizas te das cuenta, que los árboles se pueden contemplar más desde la tierra y aún el cielo se ve más inmenso cuando descubres desde abajo toda su plenitud y grandeza.

Baja la mirada para que no olvides nunca donde caminas; recuerda que los seres humanos no tenemos alas, y solo volamos seguros cuando tenemos sueños y los hacemos realidad, sin despegar nuestros pies del suelo; porque si nos elevamos tanto, se nos olvida de dónde vinimos y hacía donde queremos dirigirnos… Baja la mirada, no sea que si algún día caes de lo alto, alguien no se dé cuenta que estás ahí, pase de largo y experimentes lo que es sentirse pequeño y quizás ignorado…

Baja siempre la mirada como un gesto de humildad y sencillez, así hasta tropezarás y caerás menos, porque sabrás siempre a dónde vas, encontrarás amigos de verdad, te darás cuenta de las piedras y podrás asumirlas a tiempo; además, te harás mejor persona y semejante al mismo Jesús, quien siendo de naturaleza Divina, quiso bajar la mirada y hacerse hombre para estar en igual condición y desde lo más humano y desde abajo, enseñarnos lo que es el verdadero Amor…

No es lo mismo la altura que la estatura: ni sentirse grandes que asumir un gesto de grandeza; yo, para no confundirme, prefiero no preocuparme por la estatura, ni siquiera por la altura, prefiero sentirme pequeña, para así no despegar mis pies y mi mirada del suelo, contemplando como desde abajo se ve más la plenitud e inmensidad del cielo…

1 comentario:

LUZ dijo...

Hola;
Me encanto "BAJA LA MIRADA",no pude evitar emocionarme, sigue escribiendo lo que sientes que esta muy bueno, y emociona,me recordó a algo que escribí que asi: "Vuelan los Pájaros en el aire...
seguros de lo que hacen,mas yo no estoy seguro de estar firme en esta tierra....
Y sin embargo...¡¡¡Vivo Volando!!!