domingo, 28 de agosto de 2011

DAR UN PASO...


A veces parece tan fácil, pensar o decir que para lograr algo
necesitamos simplemente dar un paso… lo que realmente debemos ver es la fuerza que se necesita para movernos y atrevernos a darlo…

Dar un paso, implica vencer muchos miedos, romper esquemas, sanar heridas, encontrar una llave, levantarse de una caída, pronunciar una palabra que sea realmente sentida… Dar un paso, es hacerse a veces sordos y ciegos a lo que nos pretenden decir y mostrar, aunque nos saturen de voces e imágenes que nos quieren distraer o desviar; para impedirnos caminar y llegar…

Dar un paso, es aplicar lo que ya sabemos, es ser valientes y persistentes, es demostrar que si queremos de verdad, podemos; y lograrlo es realmente todo un proceso que requiere de mucha fortaleza, sabiduría y buen manejo del tiempo…

Dar un paso, es saber que tras ese paso, vendrán muchos más, por eso debemos ser conscientes de lo que nos vendrá y aún así, atrevernos a darlo; dar un paso, es aproximarnos o alejarnos de algo, es entender que hay pasos que no se pueden echar atrás, por eso debemos estar seguros hacia donde lo damos…

Dar un paso es una lección que se aprende o quizás que damos… Dar un paso hacia la luz y la paz, expresa seguridad, demuestra coherencia, valentía… dar un paso nos viste de humildad y de grandeza, porque no es fácil dar ese paso que puede cambiar en un segundo lo que ha pasado tal vez durante años…

Dar un paso, nos hace soltar aquello a lo que nos aferramos, nos permite vencer esos peros, que como excusas, pronunciamos… Porque ese paso puede ser una llave que abre y libera, nos llena de valor, nos lleva a la luz, nos muestra otra opción; pero es importante sentir seguridad hacia dónde nos llevarán esos pasos.

Dar un paso, es ignorar el qué dirán, es dejar libre un sentimiento o pensamiento, es empezar a escribir un capítulo nuevo, es ponerle a otro, punto final… Dar un paso, es una respuesta que se espera, una salida que aparece, una ruta que se ofrece para paso a paso, hacer camino al andar…

Dar un paso, es desenvolver y usar el regalo que nos dan o que entregamos; es permitirnos sanar la herida, aunque duela; soltar aunque nos de miedo perder, es reconocer que nos equivocamos, por eso, para atrevernos dar ese paso, debemos llenarnos de sabiduría, estar seguros de lo que queremos, ser conscientes de lo que nos viene, caminar de la mano del Amigazo que nos sostiene…

Dar un paso es no querer correr, sino ir paso a paso, porque la velocidad puede traer cansancio o estrellarnos; es mejor aprender a dar pasos cortos, con pisadas firmes, que nos conducen a donde queremos, transforma lo que tocamos y nos ayuda a dejar huellas por donde andamos…

No hay comentarios.: