domingo, 31 de julio de 2011

MIENTRAS...

Mientras sueño, trato de mantener mis ojos abiertos, para saber siempre qué camino debo seguir y a donde necesito pisar para poder alcanzar lo que tanto deseo…

Mientras lloro, me permito experimentar la fragilidad de mi alma, para descubrir en mí la fortaleza que me da la calma; mientras sonrío, me lleno de la luz y la paz que brotan al sonreír, para no perder la alegría de vivir que me llena de razones y motivos que inmortalizan esa sonrisa en mí…

Mientras trabajo, contemplo lo que soy capaz de hacer con el esfuerzo de mis propias manos, me emociona sentir que puedo ser útil y dar todo de mí… Mientras camino, me gusta mirar desde abajo la grandeza del cielo y cuando observo mis pisadas, sé que voy dejando huellas y así fertilizar con mis pasos el suelo…

Mientras respiro, me hago testigo de mi humanidad, entiendo que necesito fortalecer mi espíritu para que actúe en mi la Divinidad y hacer realidad el sueño de Dios en mi… Mientras me canso y descanso, me enfermo y me cuido, me trazo metas y las realizo; siento que me muevo, no me estanco ni me acomodo, aprendo a valorar y disfrutar cada uno de mis momentos y latidos…

Mientras te pienso, te traigo a mi mente como por arte de magia, se renuevan todo lo que hemos compartido y los sentimientos que permiten que nuestros corazones estén muy unidos… Mientras te espero, pongo mi confianza en tu regreso, porque sé que cuando existe algo como lo nuestro, no hay ausencias, solo instantes en que nos permitimos tener espacio para fortalecer los lazos que nos están uniendo…


Mientras puedo compartir contigo quisiera que se detuviera el tiempo y se hiciera eterna la oportunidad de experimentar en esta tierra, el mismo cielo… Mientras contemplo el ser humano que eres, no puedo dar más que gracias a Dios, porque te soñaba así tal cual, aún antes de conocerte…

Mientras pasan los segundos, minutos y horas… suceden tantas cosas que podemos vivir y las dejamos ir… todo porque muchas veces mientras se nos da la oportunidad de superarnos, dejamos escapar y pasar el tiempo, sin vivirlo intensamente y aprovecharlo…

Mientras veo hacia atrás, me doy cuenta donde tengo puestos mis pies, mis sentidos y mis sueños; los pies en un hoy que contempla cuánto ha avanzado, y sigo pisando firme dejando huellas en este presente que tengo entre manos, esas con las que trabajo para construir el futuro que tanto he soñado, o sea que no me quedo viendo al pasado, sino proyectándome mientras tanto.

Mientras… pasan tantas cosas que ignoramos o que quizás no le hacemos caso; y son respuestas o razones, motivos o intenciones, de aquello que se está viviendo al mismo tiempo y lo que está sucediendo en cada ser humano o en cualquier lugar del universo cercano o lejano…

No hay comentarios.: