sábado, 16 de julio de 2011

EL SENTIDO DE MI VIVIR...


Siempre quise saber todo y tener todo... pero me dí cuenta que al saber todo, ya no tendría que aprender ni descubrir nada, perdería mi capacidad de asombro... y al tenerlo TODO, ya no buscaría ni necesitaría nada, me sentiría tan hastiada que mi vida estaría vacía...

Entonces, quizás, ya no disfrutaría nada, no iría a ningún lugar, perdería la espontaneidad de mis lágrimas o sonrisas, no buscaría más que querer descansar, porque estaría agotada de la vida...

Así que decidí mejor, no creer tener todas las respuestas, sino aprender a hacerme siempre muchas preguntas, y así experimentar esa necesidad de aprender, moverme, repararme, buscar... ver, oír, percibir, sentir, hacer para poder hablar y escribir, de todo lo que la vida a diaria me quiere enseñar y lo que Dios sueña realizar en mí... porque cuestionar siempre mi experiencia de Dios, me ayuda a encontrar las respuestas y el camino en su AMOR...

Ahí descubrí el sentido de mi VIVIR...

No hay comentarios.: