sábado, 14 de mayo de 2011

¿CUAL ES EL LADO MAS FUERTE?, EL QUE UNO MAS ALIMENTA



Dentro de cada uno, siempre hay luchas internas, batallas campales que se llevan a cabo, algunas veces en nuestra mente y otras en nuestro corazón… sabes quien gana? Aquel al que le demos la razón…

Aún la tristeza y la alegría, los motivos que la producen, tardaran mientras sane la herida o alimentemos aquello que lo ocasionó… Hay heridas que no sanan, porque antes que curarlas, nos esforzamos más en agrandarlas; hay también instantes de alegría que se deforman en euforia o en fantasía cuando nos aferramos a ellos para evadir responsabilidades y ver pasar los días; el verdadero equilibro lo da la paz interior que nos permite caminar con los pies en la tierra y la mirada llena de confianza en Dios que es quien es camino, verdad y vida.

Hay instantes que duran el tiempo que uno les permita durar; cada quien alimentan el Amor que puede sentir hacia alguien, o así mismo darle fuerza al resentimiento que destruye cualquier otro sentimiento que intente florecer en el mismo lugar… Uno mismo dice hasta Aquí y no más, o continuemos así como todo va…

Y qué decir de las luchas existenciales, donde las emociones suben y bajan, y mientras intentamos alcanzarlas y neutralizarlas, el tiempo se nos escapa… Hay momentos en qué vamos en contra vía con el mundo que no se detiene y gira, si afuera hace sol, por dentro nos llueve… y si hace calor, quizás hasta sentimos nieve… Cómo decirle al corazón que no sienta lo que siente y al pensamiento que no piense lo que tiene en mente?... Démosle fuerza a lo que queremos sentir y pensar, así no serán ellos los que nos dominen, sino nosotros los que les logremos dominar.

A qué le damos fuerza dentro de nosotros? A qué le damos la razón?... a lo que nos da paz, o lo que nos hace sentir peor?... por qué no tener un diálogo interno, dónde pongamos a conciliar a nuestra mente y corazón?, alimentemos los sentimientos que nos ayuden a lograr un equilibrio que nos permita alcanzar la paz interior…

No le demos poder a tantas cosas que nos hacen daño y apaga las luces que quieren permanecer encendidas en las habitaciones de nuestro corazón, hay emociones y pensamientos que se convierten en huracanes, que pretenden arrasar con todo lo hermoso que en nosotros hay, para robarnos la esperanza y la paz.

Entre más grande es la prueba, mayor es el triunfo; entre mas fuerte sea la tormenta que enfrentemos, más hermoso será el arcoíris que contemplaremos… Las ventajas y desventajas no nos la dan las circunstancias ni los demás, sino nuestros propios sentimientos y pensamientos…

No hay comentarios.: