sábado, 23 de abril de 2011

MAS ALLA DE LOS SENTIDOS

No te confíes con el mutismo que opaca los gritos de una discusión; eso no quiere decir que ya todo se ha solucionado y que la paz volvió… es tan angustioso para muchos ser testigo de fuertes peleas, o estar en el lugar del que recibe o lanza palabras que golpean, por eso se opta por conformarse con el silencio ensordecedor… Pero el hecho que ya no se escuchen o no se digan más, no quiere decir que realmente no esté pasando nada y que todo esté normal…

Y no niegues un sentimiento porque a simple vista no lo ves, pues se disfraza de otro o se esconde tras muros de piedra, para fingir que no existe, por temor a herir, a no ser correspondido o entendido… Hay sentimientos tan fuertes que se ocultan en los rincones más refundidos y muchos piensan que no existen, pero son realmente enormes y profundos…

Muchas veces si te dicen SI, puede ser NO… o No, es SI… eso sucede cuando se desconectan la mente y el corazón, a veces toma la vocería el sentimiento u otras veces quien manda y habla es la razón… Cómo hacer para saber qué es lo que de verdad se quiere responder?... se necesita que exista una inmensa capacidad de interpretar todo el resto del ser, que de mil formas expresa con los gestos, las miradas, hasta la respiración…

No pienses que la sonrisa es la foto del alma de quien la dibuja en su cara; tal vez está escondiendo muchas lágrimas… No describas un ser por lo que a simple vista observas, hay tanto en el interior de cada quién y muchos siguen y no lo ven…

Por no saber sintonizar realmente nuestros sentidos, es que muchos pasan de largo sin descubrir tantos sentimientos escondidos; y hay demasiados seres humanos que en su interior aún no han sido vistos…

Nadie tiene la potestad de juzgar ni condenar, no se puede medir quién sufre menos o más;

Porque no te afecta, no creas que a otros no pueda afectarle lo que pasó… porque te sientas de un modo, no asegures que todo el mundo se siente igual… porque no te haya sucedido algo o no lo hayas vivido, no afirmes que no existe; hay tantas situaciones y sentimientos en otras personas y en otro lugar que no percibes, tan solo porque nos cuesta ir un poco más allá…

Vivimos reservando muchos sentimientos y emociones, porque estamos llenos de temores… Fingimos demencia ante lo que se nos dificulta asumir, amnesia ante lo que no sabemos expresar; paciencia, ante lo que no hemos podido enfrentar; y así como nosotros nos las ingeniamos muchas veces para fingir, muchos encuentran en ello la mejor salida para no sufrir y encuentran en ello la conjugación del verbo vivir…

No es suficiente tener ojos para ver lo que hay más allá; ni oídos para poder escuchar aquello que muchas veces se ha de callar; no basta tener la facultad de hablar, para lograr expresar lo que queremos decir; ni siquiera la de poder caminar o abrazar, para dar ese primer paso que se hace muchas veces tan necesario para llegar hasta donde necesitamos ir…

Se necesitan más que cinco sentidos; para entender lo que muchos en realidad viven y para compartir lo que verdaderamente sentimos…

No hay comentarios.: