sábado, 12 de marzo de 2011

A DIOS...


A Dios no hay que definirlo, sino vivirlo…

A Dios no hay que entenderlo, sino simplemente amarlo…

A Dios no hay que cuestionarlo, sino respondernos a nosotros mismos qué es lo que realmente estamos buscando…

A Dios no hay que indagarle cuánto nos ama, sino darle gracias por amarnos tanto…

A Dios no hay que darlo a conocer solo hablando, sino también testimoniándolo…

A Dios no hay que preguntarle por qué, sino el para qué y con fe aceptarlo…

A Dios no hay que pedirle nada a cambio, sino demostrarle de lo que somos capaces de ser y hacer por El, porque libremente le amamos…

A Dios no hay que culparlo, sino pedirle perdón por todas las veces que de EL nos olvidamos y alejamos…

A Dios no hay que exigirle pruebas de su existencia, sino descubrirlo en toda su creación más allá de lo que diga y compruebe la ciencia…

A Dios no hay que intentar verlo y tocarlo para creerle, sino sentirlo y vivirlo en toda ocasión…

A Dios no hay que rezarle solo cuando lo necesitamos, sino darle gracias por cada día nuevo que nos ha regalado…

A Dios no hay que olvidarlo, sino siempre tenerlo presente, porque sin El nada somos y nada tiene sentido…

A Dios no hay que temerle, sino confiar plenamente en El, refugiarnos en su amor y estar convencidos que a su lado nada ni nadie puede vencernos ni hacernos daño…

A Dios Honor y Gloria, confiemos siempre en su Amor y Misericordia, porque nos ha regalado en Su Hijo nuestra Salvación y en María una Madre que intercede por nosotros y nos cobija con su Amor

1 comentario:

JUANKRLOS dijo...

Chevere es tu blog, me alegra ver como usted aprovecha el tiempo con la ayuda de Dios y de la tecnologia, como quisiera que todos tuvieran esa aptitud que prácticas, a veces me indigna ver a personas que tienen todo para triunfar y no lo hacen, desperdician lo bueno que les regalo DIOS, como son dos brazos, dos piernas, un cerebro, dos ojos, una nariz y una boca para comunicarse con los demás, me pregunto que no se han dado cuenta de eso