domingo, 7 de noviembre de 2010

LLEGAREMOS A TIEMPO...

NO POR MI, SINO POR TI (Cuando quienes nos aman, sufren màs que nosotros mismos, por aquello que nos pasa)


Hay cosas en la vida que se tornan más difíciles, cuando intento solucionarlas no tanto por mi, sino por ti… tal vez no me afectarían, sino me diera cuenta que a ti, sí te hacen sufrir…

Las miradas en la calle, penetran mucho más, cuando veo como cambia tu rostro y te sientes mal, llegas a enojarte e incomodarte si alguien me dice algo, yo le prestaría menos atención, sino te hicieran tanto daño… Muchas veces no me doy cuenta de mis diferencias, pienso que la gente me mira porque soy especial, pero al percibir cómo sufres y te afectan, es cuando redescubro que tal vez algo muy malo me ha de pasar… es ahí cuando me siento triste no por mí, sino por ti…

No me daría miedo salir, sino me sobreprotegieras tanto, sé que soy frágil y puedo lastimarme, pero quiero la oportunidad de intentarlo, deseo tener la certeza de todo lo que soy capaz de lograr por mi propia cuenta, aunque me sea más difícil que a los demás, esto si añoro hacerlo por mí y también por tí…

No espero hacerme mayor pensando, que muchos en el mundo son malos, quiero darme la oportunidad de conocer a las personas, pisar todos los terrenos, estar en todos los ambientes, vivir intensamente y de este modo hacerme más fuerte… Ayúdame a hacerlo por mi y también por ti, para que nos sintamos seguros ambos…

Sé que me amas más que a nada y que me soñabas, sé que quizás muchas cosas tal vez no son como las esperabas, temes lo que pueda pasarme y no quieres que nada ni nadie me haga daño o pueda lastimarme… no tengas miedo de mi futuro, contigo todo en mi siempre estará seguro…

No quiero sentir que hay cosas de mi que pueden decepcionarte, a veces tal vez me esfuerzo más por agradarte que por agradarme e intento cambiar cosas de mí que sé que tu quisieras cambiarme… me sería mucho más fácil aceptarme como soy, sí sé que me amas así tal cual, hay decisiones que tomo pensando más en ti que en mí, simplemente porque no quiero defraudarte…
Tal vez solo quisiera que no pensaras tanto en la gente de afuera, ellos no hacen la diferencia, no podemos condicionar nuestra felicidad por el qué dirán ni por las apariencias; la seguridad personal la adquirimos desde que somos muy pequeños, de la mano de las personas que más nos aman y más queremos… en ello está la base de nuestra autoestima y superación, es la fuerza para poder realizar nuestros sueños…

Si no le diéramos tanta importancia a lo superficial, sufriríamos menos por el que dirán, hay cosas que valen mucho más la pena, en realidad no todo es tan malo, se aprende mucho más en esta escuela… nos hacemos mejores personas cuando nos despojamos de tanta vanidad y de las apariencias, somos mucho más fáciles cuando nos sentimos libres y paseamos por el mundo sin temor a que nos vean… quiero lograr vivir y asumir esto así, por mí y también por ti, porque no quiero que vivas con tantos miedos, ni mucho menos deseo ser motivo de tristeza o preocupación, quiero que sientas en tu vida, que soy un regalo, una bendición…

ESO QUE NO SE VE, PERO QUE SE SIENTE…

Hay cosas que no se ven pero que se sienten, mucho más profundo, y más fuerte de lo que se imagina o se cree…
El dolor que causa una herida por la pérdida, la traición o la desilusión…
El vació que queda en el alma, cuando alguien a quien se amaba demasiado, partió…
La frustración de ver perdido lo que se tenía y quizás en su momento no se valoró…
El amor que queda instalado en el alma, cuando una relación se terminó.…
Y ante ello, muchas veces nos preguntamos, qué hacemos con eso que nos quedó?...

Eso que no se ve, pero que se siente, nos hace precisar encontrar la forma de poderlo expresar tal cual existe…

La magia que transmite un abrazo, que brota desde el alma…
La grandeza del sentimiento, que no logran expresar las palabras…
El miedo de vivir de nuevo lo que ya se ha vivido y ha dolido…
La necesidad de romper el silencio y vencer la soledad recibiendo un gesto o una palabra…
La emoción inmensa que nos invade, al sentir un sueño realizado…
El anhelo de experimentarse perdonado, cuando el conmoción de la culpa se roba la paz…
Cuánto cuesta definir la sensación profunda que provoca un nudo en la garganta y una opresión en el pecho…
Buscar palabras que logren abrazar tan fuerte lo que tanto se ha querido, para que no se nos escape ni se apodere de él, el olvido…
Expresar un sentimiento tan oculto y callado, que se profesa hacia alguien más y es tan complicado, dejarlo libre y expresarlo, por miedo a no ser correspondido o aceptado…
Entender lo que vive el otro, cuando nos es tan difícil caminar estando en sus zapatos…
Ponerse en el lugar de los demás cuando decimos y hacemos cosas sin pensar, que le pueden dañar y lastimar…

Eso que no se ve, pero que se siente, da testimonio de la fe que profesamos ante Aquel que tanto nos ha amado, nos ayuda a confiar sin buscar explicación, que no importa que tan larga y oscura sea la noche, el sol reaparecerá y encontraremos otra oportunidad en el día nuevo que se nos dio…

Eso que no se ve, pero que se siente, es lo que necesitamos aprender a descubrir y expresar así tal y como lo percibe nuestra mente y corazón… para reparar a tiempo algo quebrantado, sanar la herida que se ha causado, no juzgar ni ser juzgados; siendo de esta manera mucho más fácil comprender y ser comprendidos, encontrarle a tantas cosas su verdadero sentido…

Eso que no se ve, pero que se siente, es lo que deseo siempre lograr escribir de tal forma que quien lo lea, se sienta identificado y lo experimente…

LA GENTE MIRA...

La gente mira a otra gente, cuando algo le llama la atención o le sorprende… es lo que humanamente sucede y puede causar otros efectos de acuerdo a la acción que al mirar o ser mirado se genere…

La gente mira y se burla, cuando le gana su ignorancia y no sabe lo que se siente; actúa quizás con egoísmo y crueldad al dejarse llevar por su superficialidad…

La gente mira y tal vez comenta, cuando intenta demostrar que sabe del tema, pero muchas veces de ello no tiene ni idea…

La gente mira y puede llegar a sentir envidia, cuando se da cuenta que tienes lo que no tiene o rechaza en ti lo que no acepta de sí.
La gente mira muchas veces y admira lo que en el otro descubrió, señala cuando no puede contener la emoción que le causó, comenta y no para de hablar de todo lo que le sorprendió, no pretende hacer daño, solo disfrutar y agradecer lo que vio…

La gente mira y tal vez se calla, cuando algo le hizo reflexionar, quizás se guarde sus pensamientos en el alma o se atreva a hablar cuando siente que puede hacer su aporte desde un punto de vista mejor y a nadie vaya a dañar…

La gente mira y no observa, sigue de largo y no contempla, cuando se deja absorber por las cosas del mundo y no se permite tiempo para lo esencial, no sabe que se pierde muchas veces de contemplar y disfrutar seres tan maravillosos que no descubre por solo pasar y no mirar…

La gente mira y de acuerdo al sentimiento que desprende su mirada, así mismo hace sentir a la persona observada… por eso hay que saber como mirar, los ojos también pueden herir, porque muchas veces saben hablar mucho más de lo que podemos imaginar…
La gente mira y hay quienes miran a los que miran… y se generan emociones, en todos: EN los que miran y son mirados, lo que observan como miran y como se sienten los mirados…

La gente mira a su manera, de acuerdo a lo que vive, piensa y sienta; ve las cosas del color y del tamaño de los anteojos que en el alma lleve puestos, porque esos son los ojos que al mirar, permiten que se generen sentimientos.

La gente mira desde abajo y no entiende nada de lo que contempla, Dios mira desde lo alto, y ora, nos cuida, hace fiesta…

La gente mira y de acuerdo a lo que sientas cuando eso suceda, sonríe o finge demencia… es necesario enseñar a la gente a mirar para que no hagan daño a nadie, aunque sean solo de curiosidad y eso con nuestra actitud lo podemos lograr, no hay necesidad de violencia, solo actuar con madurez y paz… …

LA FUERZA...

La fuerza de lo que llevamos dentro, puede más que todo lo que viene de fuera, por muy poderoso que aparentemente sea…

La fuerza de nuestros pensamientos, le da vida y hace real aquello que creamos o ideamos con solo pensarlo o imaginarlo, a tal punto que lo convertimos en sentimiento y se manifiesta en las acciones que realizamos desde lo más profundo que somos y tenemos…

La fuerza del amor que concebimos puede ayudarnos a sanar las heridas más profundas que nos han hecho, el amor todo lo obtiene y más aún si es amor verdadero…

La fuerza del amor que entregamos puede salvar nuestra vida y la de las persona que amamos, hace único y especial las cosas que hacemos, nos permite alcanzar plenitud aunque por amor, todo de nosotros donemos… y es precisamente experimentar con tanta intensidad ese amor, lo que nos hace perder el miedo a sentir y nos renueva las ganas de vivir, porque es sublime y mágico amar así…
La fuerza de nuestra Fe, hace realidad desde lo posible, aquello que para muchos puede ser imposible, simplemente hay que mantener firme y sólido todo en lo que creemos, aunque el universo a nuestro alrededor pretenda derrumbarnos la confianza en aquello que para nosotros es real y verdadero…

La fuerza de la Amistad derrumba fronteras, supera el tiempo, vence la distancia, sostiene y repara en los momentos más difíciles, pase lo que pase, alejando la soledad, no hay vaciedad ni egoísmo, porque dos personas llegan a ser uno mismo…

La fuerza que nos salva nos viene y se renueva de lo Alto, de Aquel quien así tal cual como somos nos ha elegido y soñado, para darnos el poder y la libertad de usar esas fuerzas para alcanzar nuestras metas y hacer nuestros sueños realidad…

La fuerza del sentimiento con que pronunciamos y hacemos las cosas, es lo que le da el verdadero significado y sentido a lo que decimos y realizamos, con ello podemos transformar o deformar, construir o destruir, salvar o derribar personas, empresas, relaciones y más…
Pero muchas veces nos dejamos inundar de otras fuerzas que generan miedos y sentimientos tan poderosos que nos destruyen y bloquean, se roban la paz, debilitan la fe y la esperanza; alcanzan tanto poder dentro de nosotros que dominan nuestros pensamientos y emociones, reflejado luego en nuestras acciones u omisiones… Le damos poder a los resentimientos, las envidias, egoísmos y miedos; saturamos nuestra mente de pensamientos que nos alejan de la realidad que Dios quiere que contemplemos; concedemos dominio de nosotros mismos a los complejos y angustias que auto creamos sin darnos cuenta, haciendo de esas fuerzas nuestra mayor debilidad, porque nos someten y no las podemos controlar… nos hacemos vulnerables a todo, perdemos la libertad…

La fuerza que predomina en nosotros, es aquella que alimentemos y solo depende de donde busquemos fortalecernos, si de las cosas del mundo, haciendo que el mundo nos subyugue, o si la fuerza de Aquel que por Amor y para el Amor nos creó, si es así, lo que nos fortalece y domina es el AMOR…

“No hagamos nada a la fuerza, hagamos todo por la fuerza del Amor” (M.R.A.T)

NOS DUELE...

Aunque habla de lo que nos duele y ante lo cual no podemos ser indiferentes, es una invitación a la FE Y ESPERANZA, para encontrar en cada nuevo día una nueva oportunidad que el Amigazo nos regala...

NOS DUELE…

Hay situaciones y hechos que vivirlos o aún solo saberlos o contemplarlos, nos duelen en lo más profundo del corazón…

Nos duele:
La oveja del redil que dimos por perdida porque las seducciones del mundo invadieron su vida y del rebaño la arrebató…
El vaso de barro que se quebró ante nuestros ojos, al sentirse frágil en su naturaleza y en mil pedazos su alma quedó…
La rosa que se marchita en el olvidó por falta de atención…
El corazón herido que colma sus vacíos de amargura y rencor…

Nos duele:
El hogar que se acaba porque se murió el amor…
Los hijos que reclaman el abrazo o la atención que nunca se les dio…
Duele la angustia del que sufre y siente más fuerte que sí mismo, su propio dolor…

Nos duele:
La vida que se termina cuando no era su momento, porque alguien así lo decidió…
El corazón solitario que mendiga cariño, porque perdió toda ilusión…
Duele la puerta que se cierra para no abrirse más, la oportunidad que se escapa y que no se repetirá…
La juventud que se siente vacía y ha dejado de creer en sentimientos como el amor…
Nos duele:
Sentir que ya es demasiado tarde para disfrutar un ser querido que murió…
Entender cuando ya todo pasó, que el tiempo no da marcha atrás…
Destruir con indiferencia o egoísmo lo que más deberíamos cuidar…
Ver como muchos se gozan maltratando a un niño, un ser humano o un animal…
Contemplar los paisajes que ya no son nada, porque los dejamos contaminar…

Nos duele:
Una vocación que se acaba, la fe que muchos pierden ante lo que pasa porque culpan a Dios de lo que ocurrió; nos duele el error de aquellos que más admirábamos, la traición de la persona amada, la partida de un buen amigo, la ausencia de los que se han ido, el culmen de un hermoso capítulo… Ver como hay quienes se distraen con la desgracia de otros y gastan su tiempo en hablar por hablar…

Nos duele:
Sentir que muchas veces no podemos hacer nada, cuando quisiéramos hacer más, por las personas que amamos, por aquellos que sufren y necesitan tanto, por experimentar las manos atadas para poder evitar todas esas cosas que nos duelen en lo más profundo del alma, porque anhelamos vivir en un mundo de amor, justicia y paz…. Nos duele; pero no podemos tan solo lamentarnos, porque mientras el Amigazo nos regale un día más de vida, podemos hacer muchas cosas para reparar lo que se ha quebrantado, recuperar lo que creímos perdido y evitar que sucedan todas estas situaciones que nos duelen cuando pasan…

sábado, 6 de noviembre de 2010

A TI...

A TI, que eres esa hoja en blanco que me permite escribir mi historia en tu vida..
A TI, que te haces pluma que inmortaliza y confía, tu historia en la mia…
A TI, que me abrazas sin temor de tocar mi humanidad y mi barro…
A TI, que siempre permaneces y sigues ahí aunque conozcas todo de mí…
A TI, que luchas por repararme con una oración, una palabra, cuando descubres mis pedazos…
A TI, que me miras con los ojos de Dios, confiando y creyendo siempre en mí aunque haya caído o fallado…

A TI, que escuchas en mis palabras superación, aunque exprese lamentos entre llanto…
A TI, que te haces luz cuando experimento solo oscuridad…
A TI, que sostienes mi silla, cuando tambaleo o tengo miedo de caer o tropezar…
A TI, que contemplas en mí, fortaleza, sobre todo cuando más siento fragilidad…
A TI, que sabes hacerte presencia espiritual, cuando la distancia nos quiere separar…
A TI, que me enseñas que cada día tendremos una nueva oportunidad de volverlo a intentar…
A TI, que me dibujas arcoíris en el cielo cuando me siento en tempestad…
A TI, que me haces cosquillas en el alma, cuando mi corazón siente ganas de llorar…
A TI, que le das sentido a los sin sentidos…
A TI que me abrazas sin ahogarme, me sueltas si lo ves necesario, pero me dices que nunca me vas abandonar…
A TI, que te haces canción para mis oídos, luz en mi oscuridad, presencia que le quita la silla a la soledad…
A TI, cómplice de sueños, confidente de sentimientos, compañera de batalla cuando mis fantasmas quiero derrotar…
A TI, que me enseñas que la AMISTAD se alimenta y se inmortaliza en la oración que nos hace libres en el AMAR…

A TI, que me hablas con la verdad sin pretender hacerme daño, aunque sabes que puedo en ello llorar…
A TI, que me sueltas la mano para que aprenda a volar,
A TI, que me enseñas en todo lo que vivimos lo que es la FIDELIDAD…

A TI HOY TE DIGO, GRACIAS POR SER QUIEN ERES PARA MI, PRESENCIA DE DIOS, PALABRA MAGICA, FUERZA QUE IMPULSA, SILLA QUE SOSTIENE, PAZ QUE OFRECE EQUILIBRIO Y SALVA… HERMANA DE CORAZON, AMIGA DEL ALMA…

ASI ES NUESTRA AMISTAD...


Te soñé… desde que nací te buscaba, guardaba la esperanza de que algún día aparecerías en mi camino, para ennoblecer mi vida y enseñarme lo que es para siempre…

Le pedí muchas veces al Amigazo Dios que me concediera el privilegio de la verdadera Amistad, aunque muchos me digan a cada instante que es muy difícil y casi que imposible encontrar amigos y amigas de verdad y los que existen, solo con los dedos de una mano se pueden contar…

Te busqué… te esperé… te descubrí, y a veces me pregunto, me encontraste o te encontré?…porque desde el primer instante supe que no podía dejar pasar de largo la oportunidad de acercarme a ti… escudriñé la llave que me abriría tus puertas, me subí a mi silla de letras y llegué hasta donde estaba la ventanita sagrada que me permitiría conocer tu alma, caminar a pie descalzo, sin tocar nada, solo contemplarla… Y ahora que nos hallamos, con todo lo que hemos compartido, vencido y cultivado, yo te pido que HAGAMOS UN TRATO:

Enséñame lo que es para siempre… no dejemos que nada desgaste, quebrante, enfríe o debilite nuestra Amistad, hagamos que cada día sea como el principio de todo, donde existe ilusión y magia que hace único y especial los momentos que podemos compartir y disfrutar…

No sentimos común y repetido, nada de lo que vivimos y decimos, aunque suene o parezca igual… a muchos les sucede que los sentimientos se le convierten en costumbre y al final solo se está por estar, hasta que alguien decide acabar la rutina y buscar en otro lugar…

Si surge un malentendido o dificultad, por cuestionas del qué dirán, no le demos prioridad a los comentarios, sin antes hablar, expresar y escuchar… dándonos siempre el privilegio de la confianza que se gana y defiende en la verdadera amistad…
Y si alguien se siente herido, no tapemos lo que sentimos, tengamos la fortaleza de expresar que algo nos dolió, démonos el tiempo que sea necesario, pero nunca nos neguemos la oportunidad de sanar y reparar el corazón…

No nos guardemos nada que diga lo que necesitamos, aunque quizás implique pedir más tiempo y espacio, venciendo todo temor de perder o dejar morir lo que con tanto esfuerzo y amor hemos cultivado… porque nos queremos demasiado, pero no para satisfacer nuestras propias necesidades, sino para crecer y ser mejor persona cada día.

Que en todo esto podamos plenamente sentir, que SI EXISTE LA VERDADERA AMISTAD, esa que es para siempre, la que supera todas las dificultades, crece y se fortalece en el corazón de Aquel que nos enseñó que no hay mayor amor que Aquel que amando su vida sabe entregar…

NOS ACOSTUMBRAMOS...

Nos acostumbramos a estar… y la presencia se hace costumbre…
Nos acostumbramos a la ausencia, y el no estar se puede convertir en olvido…
Nos acostumbramos a las palabras, y sin sentirlas las decimos y oímos…
Nos acostumbramos a muchos gestos, y se nos escapan sin pensar en el efecto que puede causar cuando los damos o los omitimos…

Nos acostumbramos a ofendernos y así nos pisoteamos y nos herimos…
Nos acostumbramos a maltrataros y por eso nos destruimos…
Nos acostumbramos a las mentiras, y al final no creemos nada de lo que escuchamos o decimos…
Nos vamos acostumbrando a tantas cosas, que muchas más omitimos…

Nos acostumbramos a soltar la mano de Dios, y por eso nos sentimos perdidos,
Nos acostumbramos a reservar nuestro corazón por temor y por ello experimentamos soledad y vacío.
Nos acostumbramos a lo que tenemos, de ahí que solo lo valoramos cuando lo hemos perdido…
Nos acostumbramos a las apariencias y a lo superficial, que nos es complicado ver lo que hay más allá…
Nos acostumbramos a quejarnos y se nos olvida ser agradecidos…
Nos acostumbramos a vivir, por eso muchas veces no sentimos muertos aún estando vivos…
Nos acostumbramos a perder el tiempo, por eso solemos estar aburridos…
Nos acostumbramos a estar bien, por eso nos derrumbamos cuando el camino tropezamos y caímos…
Nos acostumbramos a sufrir y de tanto llorar por todo, sin intentarlo de nuevo nos sentimos vencidos…
Nos acostumbramos a todo lo humano que nos cuesta creer tanto en lo divino…
Nos acostumbramos a las heridas y a los fracasos, que es tan difícil volver a creer que el amor está en un algún lugar escondido…

No quiero que nada se me haga costumbre, por eso es que todo lo que vivo, pienso y siento, yo lo escribo…
No te acostumbres a mis letras que en ellas te regalo cada uno de mis pensamientos y latidos…

NO DEJES...

No dejes que nada ni nadie te dañe los sentimientos ni te robe la fe,
porque quien pretende vivir sin sentir y sin creer, no vive, solo existe...

No dejes que nada ni nadie te borre la sonrisa y apague tu mirada con la amargura,
porque quien deja de sonreir desde el alma, siente que no hay mañana,
solo lo atrapa una eterna noche oscura...

No dejes que nada ni nadie mate tus sueños y te llene de miedos,
porque quien no sueña, no crece ni avanza, vive aferrado a las cadenas pesadas del pasado,
quejándose del presente y aterrado ante el futuro que viene...

No dejes que nada ni nadie te apague nunca la ilusión,
aunque pierdas lo que mas has querido, aunque dejen tu corazón herido,
coloca los pedazos de tu vida en las manos de DIos, solo EL logra hacer milagros
y es capaz de devolvernos los motivos para seguir y la razón para vivir...
No dejes que la fragilidad humana siembre en tu alma la duda y la desconfianza,
no te conviertas en verdugo ni juez de los que fallan, porque asi como mides
algún día te medirán con la misma vara...

No dejes nunca de amar, aunque te toque muchas veces llorar,
no dejes de confiar, aunque muchos te vayan a fallar,
no dejes de caminar, aunque duela tanto el caer,
no dejes de luchar por ganar, aunque en la lucha pierdas lo que mas sabes querer,
Porque quien ama, confia, camina y lucha, no deja nunca de vivir,
aunque muchas veces sienta morir...