viernes, 25 de junio de 2010

ALGUN DIA…

Algún día…
Las espinas que acariciamos, se contemplarán en un jardín de hermosas rosas…
Las piedras superadas, ya no golpearán ni pesarán, y en una gran torre se convertirán…
Las lágrimas derramadas con y por amor, sonrisas y bendiciones serán…
Las cicatrices que quedaron al entregar sin reservas el corazón se sanarán y se podrá experimentar la plenitud del amor que colma el alma de paz…
Todo aquello que se compartió sin reservas, se va a multiplicar,
Las oraciones que se elevaron con Fe, su respuesta encontrarán,
De tanto tocar puertas sin renunciar a ellas, estás se abrirán…
Aquello que buscábamos sin perder la esperanza, lo vamos a encontrar…
Y los sueños por los que tanto suspirábamos y luchábamos se harán realidad…

Algún día…
El vaso que se quebró en su entrega, Dios lo va a reparar,
La semilla que se olvidó de sí misma, grandes frutos dará,
La oruga que aceptó con Fe su condición, en una hermosa Mariposa se transformará,
La silla que parecía olvidada en el parque, alguien la va a encontrar y valorar…
La velita que se consumió en su misión de dar luz, aunque se desgaste en el día a día, nunca se va a apagar…
Algún día…
Las riquezas que nunca compartimos, perderán su valor y nos soltarán, otros pelearán por ellas y discordias habrá…
La hoja de nuestra vida que cada día escribimos será la historia que muchos conocerán,
Y por las huellas o cicatrices que dejamos en el corazón de las personas que a nuestro lado caminaron, nos recordarán…

Algún día…
El tiempo en esta vida se agotará…
y el amor que no nos permitimos vivir, ya no lo podremos experimentar,
los odios y resentimientos que no desechamos nos robarán la paz,
las personas que se marcharon no volverán, y lo que no valoramos en su momento ya no lo tendremos más…
Las obras que no hicimos ya no las podremos realizar,
y aquello que soltamos, no lo vamos a recuperar;
las oportunidades que dejamos pasar no regresarán,
y aquellos sentimientos y corazones que no reparamos, rotos quedarán…

Algún día…
Los frutos de todo lo vivido se recogerá…
La esperanza y la fe que nunca perdimos, su recompensa en Dios encontrará, porque los años vividos en esta tierra no son nada, para el tiempo que nos espera en la eternidad…
Por eso, mientras tengamos tiempo, entreguemos todo lo que tenemos, luchemos con todas las fuerzas por hacer nuestros sueños realidad, confiémonos en las manos de Dios aunque todo parezca difícil e imposible de lograr…Nosotros ponemos nuestra entrega y nuestro afán, el Amigazo pone todo lo demás…

Algún día, eso lo entenderemos realmente como es y nuestra alma encontrará la plenitud y la paz…

CUANDO ALGUIEN QUE AMAMOS TANTO…

Cuando alguien que amamos, se nos adelanta en el camino y llega primero que nosotros al Gran Destino, se enmudecen nuestros sentimientos, nos ensordecen nuestros pensamientos, pero no hay palabras para expresar, explicar o tratar de entender lo que sentimos…

Cuando alguien que amamos tanto, se nos adelanta en el camino… se eleva una acción de gracias al Dios del cielo, por darnos la oportunidad del tiempo que hemos convivido, hay personas tan valiosas que es suficiente el privilegio de por lo menos haberla conocido, queda grabado para siempre su recuerdo, de aquel momento en que se inmortalizó en nuestra mente y corazón, y nos sentimos bendecidos por el instante compartido…

Cuando alguien que amamos tanto, se nos adelanta en el camino… surgen muchas preguntas y desconcierto, al sentir que la hemos perdido… cuesta entender que la vida de cada persona, es como una velita que al estar encendida se consume en la entrega, se desgasta y dona cumpliendo su misión, hasta que llega el momento en que se convierte en estrella, para seguir iluminando el mundo, muy cerca del Creador.

Cuando sabemos de alguien que se nos adelantó hacia el Gran Destino, sino le conocimos, nos damos cuenta de la gran pérdida que el universo ha tenido, porque quienes tuvieron el privilegio de tenerle cerca, lloran y sufren su ausencia, tanto que hasta nos toca el alma y nos estremece el amor que le dieron y de ella recibieron, a tal punto que pensamos: hubiera sido muy valioso haberle conocido, porque hay personas que con solo existir, edifican y enriquecen a quienes se encuentran en el camino…

Cuando ese alguien que amamos tanto, se nos adelanta en el camino… y sabemos que su vida fue dócil y fiel al Dios que le dio la oportunidad de nacer, oramos por su eterno descanso, aunque tenemos la certeza de que está al lado de quien Primero la Amo, la Llamó y la Envió… Por eso pedimos mucha más oración, por quienes experimentamos el inmenso dolor que se siente ante su partida, porque ahora nada podrá ser lo mismo, hay en el alma una silla vacía, el corazón se rompe en pedazos, la fe se quebranta, porque duele demasiado perder a quien tanto se ama…

Cuando alguien que amamos tanto se nos adelanta en el camino, le pedimos al Dios de la vida nos de el consuelo y la fortaleza para seguir escribiendo de su mano nuestra historia, grabando para siempre en nuestra alma y memoria, el nombre de esa gran persona que ennobleció nuestra vida, y dejó en todo lo compartido y vivido la mejor herencia recibida y el enorme privilegio de haberla conocido, hubiésemos querido que fuese eterno, pero el tiempo de Dios, no es nuestro mismo tiempo, ya nos llegará el momento de inmortalizar estos sentimientos y encontrarnos de nuevo algún día, en el cielo prometido…

viernes, 18 de junio de 2010

COMO UNA SILLA EN EL PARQUE…

Hay personas que son en el mundo como una silla ubicada en medio del parque… una silla más entre muchas, que se encuentra en el camino con otras personas, unas pasan de largo, otras se sientan en ella y hacen una estación, se acomodan, sin ver más allá de lo que a simple vista miran y luego se alejan, sin darse cuenta de lo que dejan…

Otras, solo se quedan con lo que ven en ella, una silla más, una persona x como todas… que le pasa el tiempo, enfrenta el frio, el calor, las hojas del otoño, el invierno… y cuando alguien les pregunta su opinión sobre ella, dicen: es una silla, útil… hasta bonita se ve cuando uno la mira bien… la he visto algunas veces… o quizás no ha habido suficiente tiempo para ver como es, es una buena persona, poco se le conoce, pero cae bien…
También están los que en sus afanes se cansan de buscar sin hallar… y se acomodan en la silla, descansan, reparan lo que sientan quebrantado en su vida, la escuchan, le hablan, y al final, cuando recuperan las fuerzas, se levantan, se marchan, sin decir ni siquiera gracias, no se dan cuenta de lo que sin pedir nada a cambio se les da… ¿Cuántas veces hemos pasado de largo sin darnos cuenta de las personas tan valiosas que a nuestro lado están?...¡Qué triste es llegar a descubrir algún día que perdimos esa hermosa oportunidad!

Pero hay quienes en su caminar, deben esforzarse un poquito de más, porque a simple vista son más pequeños y frágiles, son almas soñadoras, que en su lucha diaria tropiezan muchas veces, pero no se rinden ante la dificultad, aunque encuentran piedras en el camino o los demás les miran indiferentes o distintos, sin percibir en su pequeñez, la grandeza de Dios que escondida está… Sólo un alma, como ésta, humilde y sencilla, es la que en su andar puede descubrir a primera vista a esa personita, que nació para donarse y servir, como esa silla que en el parque silenciosa está; viendo en ella la obra que el Creador ha querido al mundo regalar… No pasa de largo, se detiene, contempla y le pide mucho a Dios que le permita de ella disfrutar y saberla valorar…
Y es ahí cuando al darse esa oportunidad de conocerla, descubre toda la fuerza y magia que en ella hay, es una cajita llena de sorpresas que con solo existir edifica y enseña, por el testimonio, la prudencia, la fidelidad y sabiduría que la saben inundar, no hace alarde de su grandeza, solo quien se detiene y se permite contemplar, descubre lo que el mismo Dios quiere a través de ella obrar…

En almas así, es posible descansar y plenamente confiar, con ellas se hace realidad el milagro de la verdadera amistad, porque son personas realmente especiales, que no hacen alarde de lo que tienen y son, simplemente se entregan sin condición a quién se atreve a descubrirlas por obra y gracia de Dios, aunque ante los demás, pasen muchas veces desapercibidas como esa silla que en el parque, silenciosa y sumisa está; así suele pasar… lo esencial se hace invisible ante los ojos de la humanidad que no sabe ver más allá… Yo te descubrí y ahora eres más que una silla en el parque, eres lo más grande y valioso que el Amigazo me ha sabido regalar, GRACIAS POR TU EXISTIR, SER, HACER, ESTAR Y PERMANECER… Me haces mejor persona cada día, enséñame lo que es para siempre, quiero que nuestra amistad dure más allá de la eternidad.

domingo, 13 de junio de 2010

CREE Y CONFIA EN…

Cree y confía en…
Que vas a encontrar luz en tu camino, aunque solo veas y percibas oscuridad…
Y la noche oscura y sola no es eterna, el sol saldrá y un nuevo día se te regalará…
Los miedos se pueden vencer, cuando se enfrentan y crees que les vas a ganar,
Y la soledad te soltará y te dejará libre, al abrir tus ojos y redescubras que a tu lado está siempre Dios que se hace presente en las personas que te saben amar…

Cree y confía en…
Que el amor existe y es el sentimiento más hermoso, aunque mientras lo buscabas te equivocaste y por amor has tenido que llorar…
La Amistad se puede cultivar, cuando somos capaces de amar cómo Jesús nos supo amar.
Cree y confía en…
Las heridas que sanan cuando aprendes a perdonar, aunque la persona que te hirió no te pida perdón…
Es posible encontrar el verdadero amor y la amistad, aún hayas encontrado solo tristeza y decepción en tu anhelo de poderlos hallar…

Cree y confía en…
La presencia Fiel de tu amigo o amiga, aunque a veces no lo veas, ni lo escuches y el tiempo y la distancia los pretenda separar…
La oración que sale del alma y se hace vida con los pequeños gestos que se transforman en plegaria que a Dios tanto le han de agradar…

Cree y confía en…
La Paz que es posible cuando nos olvidemos un poco de nosotros mismos y aprendamos a ponernos en los zapatos de los demás…
En el perdón sincero que brota de un corazón que sienta tanto amor, que es capaz de perdonar aunque mucho dolor le hayan podido causar… Cree y confía en…
Que Dios siempre está ahí sobre todo cuando menos lo vemos y lo sentimos, porque es El quien nos da la fortaleza que no nos deja caernos de la silla, ni rendirnos…
Su Amor que es lo más grande que podemos recibir, aunque no somos dignos…

Cree y confía en…
Que de la Mano de Dios no te vas a perder, aunque no sepas a donde dirigir tus pasos y te sientas frente a un enorme abismo…
Todo tiene solución y si no la hay, puedes darte la oportunidad de volver a empezar y buscar un camino distinto que te lleve hasta donde deseas llegar…

Cree y confía en…
Lo que necesitas creer aunque no lo puedes ver, el abrazo que te dan,
la sonrisa que te pretende iluminar, la promesa de fidelidad que te hizo esa persona que te quiere de verdad…

Cree y confía en…
En que la semilla al morir se convierte en una hermosa planta y da frutos,
La oruga se olvida de sí y se sumerge en su capullo para transformarse en una hermosa Mariposa y volar por el mundo…
La humanidad del barro que se transforma, cuando es dócil en las manos divinas del Alfarero que lo moldea y le da forma…
Cree y confía en…
Que mañana será un nuevo día… y en él se te regala otra oportunidad…
Dios siempre escucha tu oración y te responde, aunque no lo logres escuchar…
Los sueños tarde que temprano, si luchas por ellos se hacen realidad…
La muerte se supera si tenemos FE y creemos en que la persona amada, al lado de Dios está…

Cree y confía en…
Que hay corazones y sentimientos que son posibles de reparar y recuperar…
No todo está perdido, es necesario luchar por aquello que tanto hemos de amar…
Se aprende a valorar, aunque nos toqué perder, se hace necesario experimentar el dolor, para lograr cuidar lo valioso que se nos da…
Lo bella que es la vida, aunque todo alrededor te quiera mostrar del mundo lo peor que hay…

Cree y confía…
Pase lo que pase y vivas lo que vivas, nunca dejes de Creer ni de Confiar… deja que sea la FE la que te guie y te sostenga, la que te de el equilibrio y te fortalezca, para que nunca pierdas la alegría de vivir y puedas experimentar siempre que el Amor de Dios es lo más grande, valioso y verdadero que hay…

CUANDO DIOS DICE: PATOS AL AGUA…

En la vida hay momentos en que es fácil avanzar porque pisamos seguros, acomodados a lo que vivimos y tenemos: relaciones estables, trabajo adecuado, tiempos tranquilos, confianza en Aquel que tanto nos ama… Es fácil orar y decirle a Dios, gracias, porque realmente nada nos falta, todo está en calma… Pero un día no es igual a otro, la tierra no se detiene ni un instante, el reloj no da marcha atrás, nadie sabe lo que puede pasar, lo que hoy tenemos, mañana tal vez no ha de estar, la Fe se dice a sí misma ser grande, cuando no debe enfrentar nada que la haga desvanecer o tambalear…

Puede llegar el instante en que de un momento a otro, mientras vamos caminando lleguemos al punto en que para continuar tenemos que lanzarnos al agua, sin poder dar marcha atrás… Mirar hacia adelante, es contemplar un enorme océano para atravesar, no hay barca a la cual subirse, ni tampoco existe la oportunidad de retroceder porque sería renunciar a lo que toda la vida hemos logrado avanzar, sin desfallecer… Y qué hacemos si no sabemos nadar?... a qué nos podemos aferrar?... Por qué deben cambiarnos las cosas, si así como estábamos las hacíamos muy bien y a nadie le ocasionábamos mal?... qué tanto hay más allá del horizonte que desde la orilla no podemos contemplar?... donde están los que nos acompañaban?... Por qué parece que el mar nos quisiera arrasar?...

No estamos en este mundo para quedarnos en el mismo punto donde creemos que cumplimos nuestra misión a cabalidad, hemos sido creados para seguir el Plan que Dios nos ha trazado aunque eso implique desacomodarnos y lanzarnos al agua, sin saber nadar… Es ahí donde aferrados a la Fe y Fortaleza que El nos da, seamos capaces de seguir avanzarnos, sin hundirnos ni sentirnos ahogar…

Son muchas situaciones las que nos hacen sentir que Dios nos ha dicho: Patos al Agua y debamos arrojarnos sin la más mínima oportunidad de pensarlo o de dar marcha atrás… Hay cosas que pasan sin poder evitarlas, hay momentos en que aún contracorriente debemos avanzar, hay instantes en nuestra vida de tanto vacío y soledad, en que al experimentar la angustia de ahogarnos, no encontramos barca segura que nos lleve hasta el puerto en que anhelamos anclar, no podemos hacer de quienes amamos tablas de salvación a las cuales aferrarnos, es justo y necesario con ellos aprender a soltarlos, para sentir lo fuerte y estable que puede ser el amor y la amistad, a tal punto que logre enfrentar y superar tormentas y tsunamis, momentos de luz y oscuridad, tiempos de calma y de tempestad, sin desfallecer ni dejar perder la FE que nos permite caminar sobre el agua y aprender a nadar…
Así sintiendo tanto miedo de perder lo que más amamos y tenemos, de no saber avanzar y hacer lo que debemos, de no ser capaces de llegar, es cuando vemos al Amigazo que camina sobre el Agua, sin la certeza de que es El o es un fantasma que nos dice: “No Temas, soy Yo quien siempre ha estado y estará contigo y más te ama”… Y aún dudando le decimos. “Si eres Tu mándame que vaya hacía Ti y camine sobre el Agua”… El nos dice: “Ven”… y lo hacemos con pasos lentos pero seguros, hasta que al sentir la tormenta y la fuerza del viento, tambaleamos, nos llenamos de miedo y de nuevo experimentamos que nos estamos hundiendo y ahogando… Es ahí cuando Jesús nos da su mano y nos dice: “Por qué has dudado? Si estoy a tu lado”... El es nuestra barca, el único que puede realmente Salvarnos, la Fe es el salvavidas al que con todas nuestras fuerzas hemos de abrazarnos, cuando nos llegue ese día en que Dios nos diga: Patos al agua y debamos de una, lanzarnos.

¿Acaso lo has experimentado?

sábado, 5 de junio de 2010

CUANDO SE AMA, MAS QUE CON SOLO EL CORAZON…

El amor es un sentimiento que nace en el corazón, surge cuando esa persona a la que se ama, encuentra la llave mágica, que abre poco a poco y sin forzar cada una de nuestras puertas y encuentra en un rincón profundo, la silla vacía en la cual se sentó con la ilusión de que sea para siempre… y empezamos a sentir paz con su compañía, confianza y libertad al compartirle nuestra vida, le da otro ritmo a nuestros latidos, algo cambia en nuestro interior, ahora todo tiene un nuevo sentido…

Luego se apodera de la mente y es ahí cuando se ama también con el pensamiento, y nos preguntamos muchas veces, cómo está? Qué estará haciendo? Qué es lo mejor que podemos hacer para conservar y cuidar este sentimiento?... es en este nivel del amor cuando surge también la razón y tratamos de entender, moderar, ser prudentes con la fuerza de lo que se siente para lograr mantener un equilibrio, aprender a ir controlando nuestros sentidos, para no ser egoístas, ni pensar solo en uno mismo, porque es muchas veces tan grande y fuerte lo que sentimos, que es capaz de dominarnos, vencernos y hacernos olvidar de todo lo demás que también es necesario, y es ahí cuando sin quererlo, tropezamos, caemos y nos levantamos en el camino.

Ya sintiendo y entendiendo, lo que es el amor, aprendemos a amar también con los ojos, viendo en la persona que amamos, el toque de Divinidad del mismo Dios, su belleza interior, esa que nos hace entender su fragilidad, no detenernos en la naturaleza de su barro, ni mucho menos quedarnos solo con su exterior… Puede también suceder, que en el primer cruce de miradas, se alcance a percibir lo que le hace una persona especial y es ahí cuando decimos: “Es de los seres humanos que vale la pena darse uno la oportunidad de conocerle más”…
Y se aprende amar con el olfato, cuando su aroma se hace único y se percibe aún cuando no está, sabemos a que huele y hasta imaginamos, todo aquello que nos reavive los recuerdos y dibuje su imagen en nuestro pensamiento; somos capaces hasta de presentir lo que vive y siente aun sin verle y estando lejos … es el amor que va encontrando la plenitud en cada uno de nuestros sentidos…

Este sentimiento se apodera de nuestra boca, nos roba las palabras, o las deja escapar como por arte de magia, nos hace hablar más de la cuenta, o callar prudentemente cuando así se requiera… nos enseña un vocabulario compuesto de frases comunes, que han existido desde siempre, pero que ahora se pronuncian y se sienten diferente, nos da la sabiduría para decir lo que se necesita en el momento preciso, porque no hablamos por hablar, quien habla es el corazón de acuerdo a lo que sentimos…

Amamos con los oídos, cuando hacemos de su voz la melodía mas agradable que sintoniza cada uno de nuestros latidos; aprendemos a escucharle aún en diferentes sonidos, el roce de las olas, los pájaros o el silbido del viento… alguna canción que nos evoque emociones, aún el silencio que deja que oigamos hasta los pensamientos más escondidos…
Se ama también con la piel, cuando se extiende una mano, se regala un abrazo, dirigimos nuestros pasos en busca de la mayor cercanía… se ama con cada uno de nuestros órganos, porque el amor nos genera emociones que estimulan el estomago, los riñones, hasta el hígado; el amor nos hace perder o recuperar el sueño y el apetito, invade nuestro ser y hacer, es el amor a plenitud, que es capaz de soltar o sostener, sin abandonar ni poseer, un amor verdadero encuentra en la libertad, su permanencia y fidelidad…

Y así… poco a poco, sin programarlo, ni pensarlo, simplemente contemplando como renace en todo lo que se ha compartido, cuando se construyen ritos y gestos, se va haciendo único y especial el tiempo y los espacios que permiten hacer al andar, un camino… no podemos decir que amamos solo con el corazón o la razón, porque cuando se van abriendo las puertas sin forzar, y se camina a pie descalzo explorando y contemplando, se logra amar de una manera muy profunda y real, es ahí donde podemos expresar que amamos con toda el alma, como Jesús nos amó, con tal fuerza e intensidad…

Amar y ser amado así, nos hace entender lo que significa el Mandamiento del amor que Cristo nos quiso heredar… “Amaos los unos a los otros como yo los he sabido amar”… “No hay mayor amor, que Aquel que su vida sabe entregar”… Y la Madre Teresa, nos lo invita a hacer vida con esta propuesta: “Amar hasta que duela y cuando duela amar aún más”.

UNA VELITA MAS HE ENCENDIDO…

En este día (Mayo 28) en el que el Amigazo me regala un año más de vida… pensando en el camino recorrido, las personas que han aparecido, las que permanecen y las que se han ido, reflexionando en los pasos que aún no he dado y en cada instante vivido, me preguntaba, no tiene más sentido, encender las velas que apagarlas de un soplido?...

Si cada año que se cumple agregamos y encendemos una velas más, es sentir que Dios nos regala una nueva oportunidad, para ser luz e iluminar los caminos y a las personas por las que hemos de andar… el gesto y la razón de consumirse en esa misión de dar luz, implica gastarse y entregarse cada día que se nos da…

No hemos sido creados para ser velas nuevas, intactas que se conservan apagadas, por el afán de mantenerse intactas, hermosas, en buena forma, pero sin ninguna utilidad; tampoco para esconder los dones y talentos que el Amigazo nos ha entregado, prendiendo una luz y guardándola en un cajón o debajo de la mesa por miedo de que se apague o de no ser y hacer lo que de ella se ha esperado. La misión de que cada velita consiste en consumirse en la medida que alumbra el lugar y permite que quienes se encuentran con ella, crezcan, se beneficien y puedan experimentar a través de su vida, la sonrisa de Dios y el amor que El da…
Y así como aumentan las velas en el pastel en cada cumpleaños, deben ser cada vez más el número de personas que se benefician de los destellos que de ellas emanan en la medida que nos esforzamos y entregamos para que no se apaguen en ningún instante de nuestro vivir, y si en algún momento por las tormentas, los malos ratos, las dificultades, algo así llega a ocurrir; son la fe, la esperanza y el amor que de Dios recibimos, las que las vuelve a encender, a través de fuerza que de El nos da y la presencia, las palabras y la oración de aquellos que nos acompañan en nuestro caminar… Hoy cuando celebro 41 años de vida, pienso, en todas las velas que Dios me concede en cada cumpleaños que vivo, observo si he logrado consumirlas o si ni siquiera he sabido mantenerlas encendidas… Hoy, hago memoria de las persona que cada aniversario celebran conmigo, en todas las que han escrito de mi mano las páginas de mi libro, las que aún están y las que se han ido, las que aparecen en esta fecha y jamás me arrojan al olvido… Hoy reflexiono en la misión que se me ha confiado, me pregunto si he sabido ser luz o si he escondido los dones que el Amigazo me ha regalado?...
Hoy le doy gracias por todos y cada uno de los momentos asumidos, aquellos en que mi luz se ha hecho más fuerte, en tantos en los que he sido valiente luchando para que ni las tempestades ni huracanes me apaguen la alegría de vivir ni me roben las ganas de consumirme y entregarme en cada instante de mi camino… Hoy oro y pido por todos aquellos que con su luz me iluminan y me mantienen encendida, en aquellos a los que llamo Familia, Maestros, compañeros, alumnas, ahijadas, amigas y amigos…

Hoy pienso que cada vela más que le agrego a mi torta o pastel, no debe deprimirme por sentirme mayor, sino más bien alegrarme al experimentar qué grande es el sueño que conmigo ha tenido Dios, tanto que me está dando otra oportunidad de seguir siendo luz para los demás…
Un cumpleaños es un día único y especial, para pensar y reflexionar en las personas que nos rodean y celebran nuestra vida, haciendo de esta fecha una gran fiesta, porque reciben con alegría, esa luz que de nosotros se emana, los ilumina y los guía…

En días como hoy, me pregunto: si me llegará la hora de encontrarme cara a cara con Dios y presentarle las velas que nos ha regalado cada año de nuestra vida, cómo estarían? Intactas e inservibles por que nunca quisimos usarlas, o tal vez muy pequeñas y consumidas porque luchamos por mantenerlas todo el tiempo encendidas?... serían el mismo número de acuerdo a los años vividos, o quizás más por los corazones que con ellas encendí y supe ser luz en su camino?...

Qué tiene más sentido, apagar las velas que representan los años que vivimos o mantenerlas encendidas para que formen una enorme hoguera de amor y calor fraterno y se conviertan en una antorcha fuerte y valiente que pueda iluminar en todos los momentos el camino…

Hoy a mis 41 años, entendiendo que quizás cada vez que soplamos y apagamos las velitas, estamos dando paso a una nueva etapa; pienso que tal vez es mejor mantenerlas encendidas, agregar cada año una más, como una nueva oportunidad que el Amigazo me da para seguir siendo luz y desgastarme en el amor que El mismo me brinda y poder así iluminar tantos corazones que se convierten en mis mayores razones para no dejar que ni tormentas, ni huracanes ni nubarrones, me roben la paz, la esperanza ni las ilusiones de seguir viviendo y sentir que he podido hacer realidad el sueño que Dios tuvo conmigo cuando me regalo el don de la Vida…

CON ARDOR EN EL CORAZON…


En un mundo de tantos desafíos, con miles de caminos que se hacen propuesta, en los que nos venden la imagen que ser diferente es hacer, decir y hasta vestirse como los medios nos lo ofrecen, y se asume que ir contracorriente, es rechazar toda norma y autoridad, así como todo aquello que nos ayuda a distinguir y delimitar el bien del mal, porque según, está pasado de moda y solo uno mismo puede decidir que ruta quiere elegir para sentirse en libertad…

No podemos continuar caminando tras esas luces que atraen por su fuerza y brillo, pero que son superficiales y encandilan; ni tampoco dejarnos seducir, por las voces que gritan y proclaman mensajes que nos incitan con su ritmo y el rostro llamativo que utilizan… ¡Qué difícil es elegir!, Sólo a la Luz del Espíritu sabremos distinguir la ruta que nos llevará por senderos de Libertad…

Aún existen chicos y chicas, valientes, que tienen la voluntad de ir contracorriente, a todo aquello que los aleja de sus principios y sus ganas de vivir intensamente… por eso, guiados por la luz del espíritu, y experimentando en su corazón esa fuerza que los invita a una búsqueda insaciable de amor, nos unimos en un Movimiento, que nos ayude a luchar como familia, para romper todas esas cadenas que tanto pesan, desmotivan estancan, someten y destruyen a la juventud de hoy…

La fuerza y la alegría no la dan las sustancias ni pastillas, ni siquiera las bebidas que te venden y regalan en las fiestas y en esquinas, porque causan sensaciones de éxtasis y evasión… ¡Qué confundidos andan muchos cuando creen que alejándose en su propio mundo, con música ruidosa y mensajes subliminares que impulsan al desenfreno y descontrol, experimentarán la verdadera paz y satisfacción!. ¡Que esclavos y sometidos están todos aquellos que haciendo lo que quieren van sin rumbo y sin freno, estrellándose en abismos y causando solo su autodestrucción!. Tal vez ya has oído mucho de todo este discurso, pero es más fuerte y atrayente el mundo que aquello que te ofrece El Creador…

Qué en esté día de PENTECOSTÉS, en el que nace la Iglesia, humana, porque somos nosotros mismos lo que haces parte de ella, pero Divina, porque es la familia del mismo Dios, le pidamos al Espíritu de Amor que venga e inunde nuestros corazones, nos regale la SABIDURIA para saber elegir, conservar y acrecentar ese gusto por las cosas de nuestro Señor, el ENTENDIMIENTO, para ver con los ojos de la Fe, la importancia y la belleza del mensaje de amor que el mismo Jesús nos proclamó… el CONSEJO para saber pronunciar y escuchar la Palabra que se hace luz y camino perseverante hacía la salvación… la FORTALEZA para vencer las piedras y las tormentas que se nos presentan cuando nos atrevemos a ir contracorriente en lo que nos presenta el mundo hoy… que sepamos con la CIENCIA, discernir claramente entre el bien y el mal, lo falso de lo verdadero, descubriendo los engaños del mundo y del pecado, que nos hacen creer que todo es normal y se puede hacer sin límite ni condición… la PIEDAD para sentirnos libres de expresar nuestro profundo e inmenso amor a Dios, haciendo vida nuestro carisma y espiritualidad Eucarístico Redentor... y que sepamos con TEMOR DE DIOS, mantener una actitud de respeto y veneración por los mandamientos, sacramentos y las cosas de nuestro Padre del Cielo…

Pidámosle al Espíritu que nuestro Peregrinar sea guiado y fortalecido, por su amor divino, que esta identidad Eucarística Mercedaria sea el sentido de nuestra vida espiritual y que llenos de su unción, nutridos por su Pan, sepamos enseñar y hacer entender, con el ejemplo y la actitud, las verdades hermosas de nuestra Fe, a la luz de la Antorcha, con María nuestra Madre de Merced, siendo verdaderos Mensajeros de Libertad…

Espíritu Santo, haz que en nuestros corazones jóvenes, arda el fuego del amor que viene de ti…