sábado, 22 de mayo de 2010

QUE…NO SIEMPRE QUIERE DECIR… QUE…

Que llore, no siempre quiere decir que no sea lo suficientemente fuerte… que esconda mis lágrimas, no siempre significa que sea una persona muy valiente…
Que asuma que tengo miedo, no quiere decir que voy a rendirme… que demuestre coraje, no significa que no tema por dentro…

Que calle, no siempre es porque no tenga nada que decirte… que hable, no siempre implica que este expresando realmente todo lo que estoy sintiendo…
Que no te escriba ni te llame, no quiere decir que te olvidé y no te pienso… que estemos lejos, no significa que en nuestros corazones nos distanciemos…

Que te sepas la teoría no quiere decir que has aprendido la lección… que pidas perdón cuando fallas, no significa que ya todo está olvidado y no sienta dolor el corazón al que se hirió…
Que te perdone, no significa que todo volverá a ser igual… que me duela aún la herida, no quiere decir que te he dejado de amar…

Que te entienda cada vez que fallas, no quiere decir que sea tu cómplice y te justifique… que te corrija cuando cometes errores, no significa que estoy en el lugar de quien te quiere juzgar y condenar…
Que tropieces y caigas con frecuencia no quiere decir que no vayas a lograr tus metas, que sea testigo de tu humanidad y fragilidad, no significa que no crea en ti y no me nutra de tu grandeza y divinidad...

Que no te lo diga tantas veces, no significa que no te quiera lo suficiente… que no pueda estar siempre presente, no quiere decir que nuestra amistad no sea tan fuerte…
Que comprenda el porque no estás, no significa que mi corazón no te vaya a extrañar… que sepa que siempre cuento contigo, no quiere decir que no pueda sentir a veces vacío y soledad…

Que esté nublado no siempre significa que vaya a llover… que sonría o lance carcajadas no siempre quiere decir que en mi alma no esconda tantas lágrimas que tus ojos no logran ver...
Que pise con firmeza, no implica que nunca voy a caer… que sea adulto y crezca, no significa que todo lo debo saber…

Que ya lo imagine o lo sepa, no quiere decir que no necesite escuchar ese “te quiero” de ti… que te lo exprese muchas veces no siempre manifestará la fuerza con que mi corazón lo ha de sentir…

Que sea la más hermosa y especial de todas de las rosas, no significa que sea inmortal y no necesite ser cuidada para que no se marchite… Que sea el más fuerte y mágico de los sentimientos, no quiere decir que será eterno aunque con el paso el tiempo, no se renueve ni se cultive…

Que repitas todos los días una oración, no significa que ya puedes tener la conciencia tranquila con Dios, que sepas definir con palabras lo que es el amor, no quiere decir que lo experimente con tal fuerza y profundidad tu corazón…

Las cosas no siempre son lo que parecen ni van a significar lo que creemos pueda ser, hay que aprender a descubrir eso tan esencial que los ojos no alcanzan percibir… así es muchas veces el sentir de lo que parece sin sentido…

viernes, 21 de mayo de 2010

¿DONDE ESTÁ LA MAGIA?

No se encuentra en hechizos, ni en hierbas, ni en pociones que se dicen tener poder; la verdadera magia está en todo aquello que sale de uno mismo, pero proviene de nuestro toque divino que Dios nos dio cuando nos creó y puede causar diferentes emociones de corazón a corazón…

La magia está en la mirada que se transforma en un espejo y te deja ver todo lo que hay en el alma, te regala brillo y se delata si está llena de amor, o te revela en un tono gris opaco bañado por una lágrima que intenta disimular el vacío y el dolor que esconde porque ha perdido la calma… ser capaces de leer y expresar ello con tan solo mirar a los ojos, es tener el poder de interpretar lo que no se atreven muchas veces a decir las palabras…

La magia está en la sonrisa que sin ser ruidosa, tiene tanta fuerza y poder que se contagia; la magia se siente y transmite en el abrazo que sana heridas, calma el dolor y ofrece el calor que se desprende de quien lo da para aquel que lo recibe sin condiciones… También se encuentra en la personalidad que despierta admiración por toda la emoción que logra regalar con tan solo verla o en el camino poder encontrarla…
La magia está en el amor que cura, perdona, repara y salva; también en la amistad que se renueva cada día, inspira seguridad y aleja la soledad de nuestras vidas… La magia está en el tiempo que no se hace eterno, sino que rápidamente se escapa, queriendo regresar de nuevo, para que se de otro reencuentro y poder seguir compartiendo los efectos que se producen cuando se comparte con el ser amado la magia…

La magia está cuando estás tan unido a alguien que sabes lo que siente aunque no te lo ha dicho y pronuncian al mismo tiempo y sin ponerse de acuerdo una frase o palabra; también la experimentas cuando puedes verle o escucharle en tantas cosas que al encontrarlas te recuerdan a esa persona tan valiosa y especial que sientes muy cerca aunque esté lejos.

La magia ayuda a que lo que se dice y ofrece suene y se vea diferente, aunque otros lo pronuncien igual y así tal cual lo muestren… La magia es lo que hace única a una persona o al sentimiento que con ella se cultiva, porque aunque se vea como todas las demás rosas, solo la que se domestica es realmente distinta, porque es MI ROSA…
La magia está en el dibujo que expresa un sentimiento, en la canción que te arranca una emoción, en la escultura que narra toda una historia, en las letras que expresan lo que no puede pronunciar tu corazón… la magia está en el aroma que tiene color para que los ojos puedan sentirlo; en el sonido que la piel percibió, en el paisaje que su propia melodía entonó y se pudo imaginar a través de los oídos, la magia no deja que exista en el ser humano limitaciones, porque no se fija en lo que carece sino que disfruta y agradece todas las bendiciones que de Dios ha recibido…

La magia no aburre, ni cansa, no ahoga ni presiona… hace plenos y maravillosos los instantes que ofrece… la magia no le da poder a quien la encuentra, ni tampoco al que la disfruta, no es de uno ni de otro, es del sentimiento que la genera y de quienes lo experimentan es la responsabilidad de cuidarla para que no se extinga…

La magia no es perfecta, es humana, pero tiene mucho poder, porque también es divina, se puede contemplar en la fortaleza con que se lucha en las dificultades más grandes, sin renunciar a los sueños ni perderle sentido a la vida, aunque pareciera que el mundo fuera en contra o conspira… También se puede experimentar en la paz que invade el corazón, cuando se encuentra roto en pedazos y lleno de dolor, pero sin perder la fe, en que cada día que se nos regala es una oportunidad que Dios nos da para que todo sea mejor…

La magia es la que te hace, llorar de alegría, reír aunque llores, luchar aún sin fuerzas, creer aunque no veas, romper las barreras, vencer el tiempo y las distancias, acabar la monotonía, hacer único y especial cada día que vives y que compartes no solo en todo lo que eres y haces, sino en los instantes que estás con esa persona que de ti recibe y retroalimenta esa magia que no deja apagar nunca la ilusión que marca el ritmo del latir de tu corazón…

No dejemos que se acabe esta magia que hace única y diferente nuestra rosa, porque existen lazos mágicos que nos unen de corazón a corazón…

La magia le da sentido a todo aquello que quizás parece sin sentido…

¿POR QUÉ ESCRIBO?...

Escribo porque con letras puedo marcar el ritmo de mis latidos, expreso en cada palabra mis sentimientos y pensamientos, lo que observo, escucho y aún entre espacios y puntuaciones, se pueden leer y sentir mis suspiros…

Escribo para caminar hasta donde mis pies muchas veces no pueden llegar y lograr alcanzar con mi escalera de letras, todo aquello que con solo alzar los brazos, parece imposible tocar; escribo, para abrazar fuertemente con palabras a personas que están lejos, me subo entre reflexiones, hasta lo más alto del cielo, hago realidad todos y cada uno de mis sueños, porque yo soy quien escribe el inicio, el nudo y el desenlace de ellos…

Escribo para entrar en el corazón de los demás, sin tener que forzar sus puertas ni presionarlos a que me las abran de par en par… escribo porque muchas veces y sin darme cuenta, con mis palabras, logro expresar esas cosas que ellos mismos les cuesta demasiado pronunciar…
Escribo para intentar definir y dibujar esos sentimientos que se apoderan del corazón y nos hacen perder la razón sobre todo cuando no sabemos como transmitirlos y entenderlos tal cual como los sentimos… Escribo porque así puedo dejar en libertad mis emociones y reflexiones, lo que a simple vista se puede ver o lo que llevo en mis rincones bien dentro muy escondidos…

Escribo porque en ocasiones y sin darme cuenta en mis palabras se oculta la magia para sanar las heridas y llenar de fortaleza el alma que quiere atreverse a pedir perdón y a perdonar a quién el corazón le ha partido. Escribo para recordar, afianzar, reír y llorar, cantar y hasta gritar en cada página que ocupo con mis letras y puntos…

Escribo para orar y hablar a través de mis palabras con quien es el mejor de los amigos… escribo para encontrar la llave maestra con la que pueda abrir tus puertas y entrar a lo más profundo de tu ser, conocer y cuidar lo que me quieres revelar, porque al leerme aprendes a confiar en mi y me permites ver lo que a simple vista no se ve …

Escribo para hacerte testigo de todo lo que creo y vivo… escribo y así en cada una de mis palabras te confío lo más sagrado que he tenido… escribo y muchas veces expreso lo que a otros les cuesta ver, porque hay que aprender a leer lo que en cada párrafo va sumergido.

Escribo porque cada vez que lo hago, veo el efecto que producen mis escritos, desde que se desprenden y salen de mi, liberándome de ellos mismos y de la presión que ejercen en mi pecho, cuando no los dejo salir.
Escribo porque me hace plenamente feliz contemplar todo lo que se genera en los demás, cuando plasmo mis palabras en un papel que otros encuentran y se atreven a leer y logran sentir lo que mismo que yo cuando me atreví a escribir… y así dándome cuenta de todo esto, es cuando más motivos encuentro para escribir.

Escribo porque cada día se me regala una página en blanco para hacer historia con todo lo que vivo y contemplo… escribo de tal forma que pueda releer algún día sin temores ni angustia, los capítulos que ya he concluido, por eso no dejo nada inconcluso y trato de que no existan tachones ni enmendaduras en mis textos.

Escribo porque quiero que al morir, pueda permanecer a través de mis escritos, por siempre y para siempre mi mensaje vivo…

Escribo porque para mi, escribir es vivir, cada letras es un suspiro, cada palabra mi respiro, además no soy yo, es Dios quien me inspira, me lleva de la mano y escribe derecho en mis renglones torcidos…

Vivo, luego escribo…

viernes, 14 de mayo de 2010

CONTIGO HE APRENDIDO…

Contigo he aprendido a LEER las páginas del corazón, cuando lo abres de par en par y me compartes las cosas más ocultas que hay en tu interior…

Contigo he aprendido a ESCRIBIR, aquello que te quiero decir, cuando busco darte las respuestas y los consejos que esperas encontrar en mí…

Contigo he aprendido a CAMINAR, por terrenos que nunca creí imaginar, aquellos que conducen a tus sueños, con todos tus impulsos y tropiezos, porque Dios me ha permitido que en esta etapa de tu vida, sea tu compañera de camino y te ayude a vencer y superar todos tus obstáculos y miedos… Contigo he aprendido a INTERPRETAR, tus reacciones, tus silencios, tus palabras y hasta tus gestos, aquellos que a veces los adultos juzgamos mal, cuando no entendemos lo que llevas dentro, porque nos quedamos solo con las apariencias y calificamos aquello que se escapa de ti, cuando sientes vacío y soledad; sin antes preguntarte cómo estás y cómo van tus cosas dentro o fuera del colegio...

Contigo he aprendido a HABLAR y TRADUCIR, los códigos de estos tiempos, porque no son iguales que los míos ni puedo pretender que lleguen a serlo; me enseñas a educar y formar con una mirada futurista, que logre responder a todo aquello que realmente necesitas, sabiendo usar tantas herramientas que hoy existen y antes no las habían…

Contigo he aprendido a SOÑAR a través de tus propios sueños y me las ingenio de mil formas para contagiarte los míos y seas testigo de cómo lucho por ellos, para que nunca te rindas, ni pierdas la fe y creas siempre en cada uno de tus anhelos; quiero enseñarte a no limitar tus pensamientos, ni tus sentimientos y aprendas a entregar sin reservar, toda la fuerza y las cosas lindas que llevas dentro…

Contigo he aprendido lo que realmente significa CRECER, cuando te mides todos los días conmigo para ver si estás más alta que yo, es muy emocionante ver como pasas de niña a mujer; me llena de orgullo y alegría que sobrepases mi estatura y superes aquello que pretendo enseñarte a ser y hacer…
Contigo he aprendido a no RENDIRME en las luchas, a SER COHERENTE y EXPLORAR todo lo que soy capaz de entregar, para ingeniarme mil formas de enseñarte tantas cosas y te lleves en tu mochila no solo los conocimientos, sino también las experiencias, los sueños, la fe y la fuerza que te ayudarán a realizar todo lo que anhelas alcanzar, tocar, vivir y obtener…

Contigo he aprendido tantas cosas y tú me llamas Maestra, pero en la medida que trabajo y entrego mi vida para enseñarte, tu sin darte cuenta es mucho más lo que me enseñas…

Gracias por hacer realidad en mí esta vocación que me invita a ser cada día mejor y me permite sentir que crezco mientras me esfuerzo porque florezcas mucho más alto que yo…

QUE DISTINTO SERIA TODO…

Si no hiciéramos a otros lo que no quisiéramos nos hicieran…
Si tratáramos a los demás como nos gustaría ser tratados…
Si sintiéramos tanto amor como para tener la fuerza y el valor de perdonar y pedir perdón…
Si siempre quisiéramos ganar una discusión, evitándola…
Si gritáramos menos y escucháramos más…
Si supiéramos la diferencia entre lo urgente y lo importante…
Si lográramos ver el rostro de Dios en los demás…
Si descubriéramos y disfrutáramos la grandeza de las cosas pequeñas…
Si nos quejáramos menos y disfrutáramos más…
Si compartiéramos algo de lo que tenemos con los que nada tienen…
Si no dejáramos pasar de largo las oportunidades que se nos dan…
Si intentáramos de sanar cada día una herida en vez de causarla…
Si hiciéramos inventario de todas las bendiciones que tenemos y no estuviéramos aferrados lamentándonos por lo que no poseemos…
Si pensáramos muy bien antes de hablar…
Si habláramos de frente y no por detrás…
Si no creyéramos todo lo que nos dicen de los demás…
Si nos diéramos la oportunidad de dialogar antes de pelear…
Si tuviéramos en cuenta que así como medimos, nos medirán… Si fuéramos siempre leales a nuestros principios y a quienes amamos…
Si pase lo que pase no dejáramos de creer nunca en el amor y la amistad…
Si dejáramos de pensar que las cosas lindas son fantasía y las viéramos como realidad…
Si de vez en cuando nos pusiéramos en el lugar de los demás…
Si no actuáramos con la nueva acomodada teoría de que hoy en día “todo es normal”
Si volviéramos a entender lo que significa RESPETAR…
Si entendiéramos que valen más los sentimientos que lo material y superficial…
Si respetáramos lo que no es nuestro y dejáramos de envidiar…
Si regaláramos más rosas y menos espinas…
Si conserváramos nuestra alma de niño aunque tengamos más de 40 años de edad…
Si fuéramos capaces de dar y hacer un poquito más de lo que nos toca…
Si cada uno asumiera su propia responsabilidad…
Si aprendiéramos a sentir y amar como los que poco entienden y saben…
Si viviéramos cada día como si fuera el último y tratáramos a los que amamos como si no tuviéramos la oportunidad de volverlos a ver…
Si nos hiciéramos el propósito de dar siempre Buenas Noticias…
Si creyéramos que no existen los imposibles y con Fe todo se puede alcanzar…
SI lográramos ver con el alma, eso tan esencial que los ojos no alcanzar a contemplar…
Qué distinto sería todo si todos tuviéramos alguien tan especial como las personas que Dios me ha querido regalar…
Qué distinto sería todo, si viéramos en la cruz la mayor expresión del amor redentor de Jesús y no un peso que se nos ha impuesto para cargar…
Que distinto sería todo si nos amáramos de la misma forma que Dios nos ha sabido amar.
Este es parte del sentir de los sin sentido… son cosas que cambiarían el mundo si las hiciéramos realidad…

sábado, 8 de mayo de 2010

EN LA VIDA...

EN LA VIDA, A VECES DARLO TODO NO ES DAR LO SUFICIENTE, es necesario desprender esa cuota de más, en todo aquello que anhelamos alcanzar aunque parezca imposible de lograr, para que así no sean simples metas, sino que se conviertan en grandes sueños que aunque parecían imposibles, al dar la vida por ellos, los haremos realizar…

Y si se trata de AMOR Y AMISTAD, se requiere olvidarnos muchas veces de nosotros mismos, cuando ese alguien nos ha de necesitar… también reconocer los errores cometidos y ser capaces de dar mucho más que TODO a la hora de pedir perdón y perdonar…no basta con decirlo y sentirlo, ni siquiera con vivirlo uno mismo, debe ser tan grande y profundo el sentimiento que se desborde del corazón de uno, para que inunde y haga milagros en el corazón de la persona a la que se ha de amar…

EN LA VIDA, A VECES AMAMOS POR ENTERO A QUIEN NOS AMA LA MITAD, y le entregamos nuestro corazón completo, a alguien que parte el suyo en dos o en más, porque no es capaz de decidirse o renunciar… divide su sentimiento, su entrega y su tiempo, aunque dice de palabra amarnos más que a nada, solo que no quiere soltar, tal vez por costumbre o comodidad o porque no sabe que amar verdaderamente, es dar más que todo, aquello que nunca será suficiente, para hacer sentir la magia y plenitud que solo el amor verdadero sabe generar.


EN LA VIDA, LA ENVIDIA NO ES MEJOR DESPERTARLA NI MUCHO MENOS SENTIRLA, porque es un sentimiento que rompe la paz… no hay clima de buena convivencia, ni cordialidad, donde se respira la envidia, aunque no sea nuestro corazón el que la sienta y tal vez nuestro ser, hacer y tener el que la genera, inconsciente o a conciencia; pero todo aquello que suscite en nosotros o en los otros, egoísmo e inconformidad, se debe desterrar de los ambientes en que hemos de estar, para que la vida sea real y profundamente amena y podamos crear y fortalecer verdaderos lazos de fraternidad…

EN LA VIDA, ES MUY FACIL JUSTIFICAR NUESTRO PECADO CON EL PECADO DE LOS DEMAS, y decimos que cometemos errores, porque aquellos que se creen mejores o tienen un puesto de prioridad, caen y fallan cuando se les rompe su humanidad; estamos al asecho de ser los verdugos de religiosos y gobernantes, Maestros y famosos, padres y adultos o simplemente los demás, para excusar nuestros errores y acomodar nuestra conciencia, diciendo que si ellos lo hacen aún siendo quienes son, también podremos hacer lo mismo y más, porque no hay quien tenga la potestad de decirnos coherentemente, lo que está bien o mal… En todo ello hay una verdad, seremos juzgados no por el pecado del otro, sino por lo que nosotros mismos quebrantamos, perdimos y no supimos cuidar, también con la misma vara que medimos se nos medirá… quien esté libre de pecado que sea el que se atreva la piedra lanzar…

EN LA VIDA ES NECESARIO QUE NOS MUEVAN EL PISO para aferrarnos con fuerzas a quien MAS NO SABE AMAR, muchos acudimos a Dios solo cuando lo hemos de necesitar… EN LA VIDA HAY QUE PERDER MUCHAS VECES PARA APRENDER A VALORAR, porque nadie sabe lo que tiene, solo hasta cuando lo siente perdido y es ahí cuando se lamenta de no haberlo sabido disfrutar, cuidar y valorar…

EN LA VIDA SE APRENDEN MUCHAS COSAS QUE NINGUNA ESCUELA O UNIVERSIDAD NOS PODRA NUNCA ENSEÑAR… por eso hay que vivir y no conformarnos con existir y respirar…

Porque EN LA VIDA, VIVIR es la mayor prueba de que Dios un día con nosotros quiso soñar y nosotros al vivir hacemos su sueño realidad…