lunes, 26 de abril de 2010

CUANDO TODO ES NADA… Y NADA PUEDE SER TODO…

Nadie sabe lo que hay en el interior de cada persona, lo que vive, lo que piensa, lo que siente, lo que añora, lo que pide, lo que busca y espera, lo que le da sentido a su vida… Muchas veces decimos: tiene todo para ser Feliz, pero quizás ese todo que vemos no es lo que realmente necesita; así mismo hay momentos en que nos preguntamos, ¿cómo le hace para sonreír si no posee nada?, tal vez goza de lo que realmente le da paz y calma a su alma…

Es egoísta, injusto y precipitado, juzgar los comportamientos y actitudes de los demás, más aún si no sabemos lo que realmente hay en su historia personal… Es el interior de cada uno un mundo inmenso, que nunca por muy cercanos que seamos, lograremos del todo conocer y explorar, siempre habrá habitaciones con las puertas abiertas y otras clausuradas que nada las puede abrir y en las que nadie puede entrar…
Hay a quienes el dolor y las conflictos que enfrenta, le ayudan a adquirir una fortaleza y sabiduría que le permiten asumir los momentos más difíciles de tal forma que ninguno se lo explica; así mismo hay otros muchos que el facilismo y las comodidades, el poseer menos expresiones de afecto y más cosas materiales, le hacen experimentar vaciedad y no encontrar la verdadera paz y alegría que le da sentido a la vida… Es ahí donde podemos entender, que tenerlo TODO puede ser muchas veces no tener NADA. ¿Qué es para mi tenerlo todo y qué es no tener nada?... ¿Qué me hace sentir vacía o llena el alma?... ¿Qué me sostiene y qué me hace decaer cuándo no me aferro?... ¿Qué le da sentido a mi vida?... ¿Qué espero y añoro, qué necesito?... es algo que debemos siempre preguntarnos, buscarlo, fortalecerlo y tenerlo muy claro, para no llegar al extremo de experimentar la plena vaciedad, soltarnos de la mano de Dios que es quien realmente nos sostiene, y pensar que no existe ninguna otra salida, perdiendo en los tropiezos toda esperanza y alegría.

No nos dejemos llevar ni acomodar por la rutina de cada día, no nos conformemos pensando en qué dimos lo que teníamos y que hicimos lo que pudimos, cuando realmente puede ser nada para lo que se necesita; no seamos tan pesimistas de creer que ya nada se puede realizar y que todo está perdido, porque seguro todo es posible de solucionar y nada puede robarle el sentido a la vida… Cuando se experimenta profundamente el amor, amando y sintiéndose amados, TODO no es suficiente, siempre hay algo más por hacer y para dar; NADA hará que nos alejemos ni nos soltemos de Dios y de las personas que hemos de amar…

Cuando sientas que se te derrumbó todo y que nada tiene sentido, no me pidas que me aleje ni te suelte, ni digas que ya no hay nada que hacer y que todo está perdido; yo le pido a Dios, que me ayude siempre a ver más allá de lo que expresas, eso que realmente sientes; para saber darte no sólo TODO de Mí, sino lo que en realidad necesitas para que NADA te turbe ni te robe la paz, recuperes la esperanza y la alegría perdida… Porque es el amor del Amigazo lo que da el verdadero valor a la vida…

A LA ALTURA O CON ESTATURA…

Desde niños siempre soñamos con crecer, constantemente nos estamos midiendo para saber los centímetros que vamos ganando y hasta presumimos si somos más altos entre los que están a nuestro lado… Hacemos todo lo que nos dicen, comemos, somos obedientes y nos portamos bien; tener más estatura, significa en esa etapa, ser respetados, ganar popularidad y poder; también realizar lo que se quiere, simplemente porque es más fácil todo alcanzar y eso nos da confianza y seguridad…

Y ya cuando se es adulto, aunque no se presume de la estatura de la misma forma que en la niñez, sí se le mira muchas veces de forma diferente, al que notablemente le hacen falta esos centímetros que muchos tienen, se subestiman sus capacidades, de uno u otro modo no se le trata igual, ser bajito puede ser desventaja en mundo que coloca las cosas en alto, tanto que hasta los que se creen muy grandes, también les cuesta trabajo poderlas tocar…

Sentirse muy “grandes” no siempre es cuestión de medir demasiado o llegar casi a los dos metros de estatura, para muchos es ver todo y a todos demasiado pequeños, creerse superior, al punto que nada les asombra porque no llenan sus expectativas, viven inconformes hasta con lo que ellos mismos son… Van por el mundo, mirando hacia arriba, pero no buscando en el cielo la presencia de Dios, sino ubicando el lugar al que quieren llegar para manejar desde lo alto todo mejor, aunque en ese caminar sin observar más allá, tropiecen y se lleven por delante todo lo que hay…

Sentirse muy “grandes” expresa de fondo inferioridad, por los métodos y acciones que se pueden emplear, que implican hacer sentir menos a los demás; existen gestos y actitudes que demuestran cobardía, cuando se gana con trampas y violencia, cuando se excluye al otro o se discrimina… Por eso es muy diferente estar a la “Altura” de las circunstancias y asumir cada momento con fortaleza y no a la fuerza, con dignidad y no vanidad, siendo honestos y no tramposos, asumiendo posturas de valentía y no logrando lo que se quiere con cobardía, aunque se llegue de último pero con la mirada en alto, y no tocando la meta primero sin pensar en quienes ha pisoteado, obteniendo la humillación del otro como trofeo, para sentir que ha ganado, cuando ganar no es siempre estar de primero …
La grandeza del alma no es cosa de estatura, ni de apariencia o belleza corporal; sentirse muy alto, puede causar mucho vértigo cuando se mira hacia abajo y se intenta contemplar la realidad; lo que hace realmente grande a una persona, es que aprenda a estar siempre a la altura de las circunstancias y alcance sus metas con la cabeza en alto, defendiendo siempre la dignidad propia y de los demás; el éxito y la realización personal no implica llegar de primero a la cima, sino simplemente saber llegar, sin olvidarse que desde abajo se puede ver la grandeza del cielo mejor contemplar…

domingo, 18 de abril de 2010

¿POR QUE A MI?


¿Por qué a mí? Es la pregunta que hacemos una y otra vez, en tantos momentos que nunca imaginamos nos pudiera pasar…
Justificar a ambos lados
A veces sentimos que nuestra historia está marcada por acontecimientos o personas que no esperábamos, por pérdidas o ganancias, por hechos o situaciones que nos cambian la vida tanto, y en todo esto, con risa o con llanto, sólo sabemos preguntamos, por qué a mi?... Por qué a mi? si existen en el mundo tantas personas, si de repente todo esto me partió la vida en dos, si antes cada minuto era demasiado normal, por eso nunca llegué ni siquiera a imaginar que tuviera que aprender a vivir con algo que sin pedirlo ni esperarlo me correspondió asumir…

¿Por qué a mí? Si nunca he hecho tanto bien, ni tanto mal, si no tenía la menor idea cómo se podía esto enfrentar, si nadie me enseñó como hacerlo, si no existe un libro que te explique como ganar esta batalla o cómo se puede sentir o no sentir todo esto… ¿Por qué a mí? si hay momentos en que algo nos asusta y nos duele demasiado que pensamos que el corazón no resistirá latir a ese ritmo y esforzarse tanto para entenderlo y enfrentarlo… Por eso, invadidos por la angustia y el desconcierto, solo gritamos ¿Por qué a mí? A Dios se lo preguntamos; ¿por qué a mí?, a otros se lo expresamos… y muchas veces ninguno sabe contestarnos, las respuestas se las lleva el tiempo y el silencio, se esconden entre las lágrimas y oraciones que derramamos y elevamos… así tal vez el único que pudiera hacerlo, nos lo dice de mil formas y no le entendemos porque no sabemos escucharlo, buscamos respuestas humanas, ante acontecimientos divinos, así como a veces damos explicaciones divinas a lo que surge de lo más humano… por eso es que a veces creemos todo tan complicado…
Ya con el pasar del tiempo, viendo lo que realmente ha significado esto y en todo lo que he aprendido y recibido a partir de que asumí este momento, tal vez no lo he superado, tal vez a veces me sienta demasiado fuerte o débil en mis pasos, pero ya no me pregunto, por qué a mí?... ahora simplemente me veo en un espejo, y cuando contemplo todo lo que ha pasado, tantas cosas que he logrado, lo que cada día he podido ser y hacer de mí, y lo que sé y siento que en mi vida y en la de otros he transformado a partir de lo que tanto me pregunté, por qué a mí?... Ahora me pregunto y me respondo, por qué no a mí?...
¿Por qué no a mí?... sí se que Dios me ama demasiado y nunca me ha abandonado… por qué a no a mí, sí tengo tanta fuerza en el alma, porque mi corazón tan solo ama y ha sido amado, por qué no a mí, si ante las dificultades me hago más fuerte, y en cada momento de gracia que vivo, no me creo superior, simplemente siento y agradezco mucho lo que se me ha dado…¿Por qué no a mí?, si con todas las cosas que hemos pasado, no nos hemos rendido, estamos luchando; si las dificultades más nos han unido y ahora somos más humanos y sensibles ante lo que los demás han vivido y afrontado…
¿Por qué no a mí?... si las cosas que nos suceden no son ni serán un castigo, unas pasan como consecuencias propias de lo que hacemos o lo que no hicimos, son como un búmeran o un espejo; otras simplemente ocurren porque es necesario que así sea, para aprender a descubrir a Dios en lo más sencillo y pequeño, y dejarlo así que siga haciendo milagros y transformando lo que creímos imposible o demasiado imperfecto…
¿Por qué no a mí?... si he logrado hacerme dócil a las manos de Dios y es El quien me va modelando; ¿por qué no a mí?, si son muchas las personas maravillosas que en este camino inesperado me he encontrado… ¿por qué no a mí?, si al final, cuando me doy cuenta que realmente es mucho lo que he crecido y madurado, que lucho por ser mejor persona y que es menos lo que he perdido y mucho más lo que he ganado…

Aprendí que no es necesario preguntar por qué a mí, simplemente, hay que lograr sentir profundamente el amor de Dios en cada instante que nos toque vivir… así ya no habrán más razones que buscar sino simplemente, lograr amar y dejarnos amar…

domingo, 11 de abril de 2010

ALGO GRANDE VENDRA...

TIENES LA MAGIA DE QUIEN DIOS EN SU ALMA HABITA…

Alégrate porque eres Instrumento de Dios en mi vida… Haz logrado cambiar tanto de mí que no estaba bien, siento que es mucho lo que a tu lado he crecido y que en mejor ser humano me he convertido…

¿Tienes magia? Me lo pregunto cada día… Porque logras en mí tantas cosas asombrosas que no te imaginas, desde que apareciste es mucho lo que se ha transformado mi vida…

No se como lo haces, pero si por algún motivo me encuentro triste basta una palabra o sentir tu presencia para que me invada de nuevo la paz, y si las cosas no me salen como espero y en los pasos que intento dar, yo caigo o me tropiezo, sintiendo temor y oscuridad, basta que aparezcas y te exprese lo que vivo, para sentir como tu luz me ilumina, me lleno de fuerzas, me hace sentir segura y me vuelvo a levantar…
Tu presencia es melodía, sabes hacerme feliz con tan solo una palabra o una sonrisa; y no existen distancias ni tiempo, porque cuando no puedo hablar contigo de Dios, le hablo a El de ti en todo momento… Así yo se que El te cuida y no deja que nada malo te pase ni que se ensombrezcan tus días, porque yo hago de mis pasos y latidos, moneditas de oración con las que pago por ti, yo te invito…

¿Tienes magia?... te lo vuelvo a preguntar… No se cómo le has hecho, pero espantaste la soledad, sembraste en el jardín de mi vida, la rosa más hermosa, esa a la que le hemos puesto por nombre “Amistad”, me liberaste de prejuicios y miedos, ahora he aprendido hasta llorar de alegría y expresar de mil formas mi humanidad…

¿Alguna vez te diste cuenta de todo lo que evocas y puedes en alguien generar? ¿Acaso has logrado ver como danzan las estrellas cuando en las noches rompes con tu presencia la oscuridad?... y si llegas a sentir que tiembla, no te asustes es mi corazón que late con mucha fuerza, se emociona cuando apareces de sorpresa y se esfuerza por apostar con el tiempo una carrera para disfrutar sin dejarse robar ni uno de los instantes que contigo puede estar…
Tal vez a veces parezca locura, pero me has hecho creer plenamente en la Amistad que tiene poder y que cura … se trata de un grande, profundo y libre sentimiento, que muy pocos logran experimentar porque hay que saber ver mucho más allá y no dejar pasar la oportunidad de subirse a una silla, encontrar la llave precisa y por la ventana del alma entrar, para nunca más salir de ella y poder así disfrutar por siempre de la magia que ahí hay…

Antes de ti, mi vida era muy distinta, ahora sé que sin ti quedaría un vacío enorme y ya nunca más sería igual… eres de las pocas personas en las que uno puede contemplar plenamente que Dios habita y cuando las encuentra en el camino, las abraza fuerte y no las quiere dejar escapar … Siéntate en mi silla, enséñame lo que es para siempre y no me vayas nunca a soltar…

AUNQUE TODO PAREZCA IGUAL…

Aunque cada día te digo lo mucho que te quiero y lo especial que eres para mí, aunque quizás suene repetido porque no hay palabras nuevas que logren expresar, las emociones y los sentimientos que en mí se renuevan y tal vez todo parezca igual, cada minuto se acrecienta, se hace más grande y más fuerte esta Amistad; Tu me haces crecer cada día, soy mejor persona porque tu eres presencia de Dios en mi vida y El hace nuevas todas las cosas…

Aunque me regales tu abrazo todos los días, aunque te pregunte siempre como estás, aunque mi bendición se repita en cada despedida, aunque lo sepas y aún así te recuerde una y otra vez que en mi oración estás, aunque todo parezca igual y sea tan difícil a veces ingeniármelas para que lo escuches y lo sientas de otra manera, yo se que en mi corazón cada latido es una nueva oportunidad de sentir que vivo y de darle gracias a Dios por el regalo que en ti me da, es morir a lo que me pueda causar tristeza y soledad, porque contigo todo es alegría, todo es especial …
Aunque te repita mis historias en mi afán de compartirte lo que vivo, aunque diga 70 veces 7 gracias, te requiero, te re extraño y te re necesito… aunque te sepas de memoria mis frases y mis ritos, no pretendo saturarte, bien sabes que esto no te ata, te hace libre, porque así es que todo tiene más sentido y aunque todo parezca igual, cada vez que te lo escribo o te lo digo, surge en forma diferente y se hace mucho más profundo y fuerte en cada uno de mis latidos…

Aunque ya conoces plenamente toda mi fragilidad y sabes con certeza que de uno u otro modo siempre voy a caer o fallar, aunque en todos mis intentos de ser mejor persona cada día, me tropiezo con la misma piedra y me comprometo a intentarlo una y otra vez, pero la vuelvo a embarrar; aunque todo en mí parezca a veces que no avanza por tanta humanidad, Dios sabe que no me canso nunca de luchar y que en el fondo de mi ser cada día doy pasos cortos con pisadas firmes que me hacen llegar más lejos y crecer.
Aunque en mi afán de expresarte lo que eres para mí, parece que fuera adularte o que dependiera de ti, tu sabes que en el fondo de mi ser yo no me aferro, solo quiero que te sientas libre de ser parte de mi vida y de permitirme darte lo mejor de mí… Simplemente disfruto cada instante que Dios contigo me da, porque es un privilegio que no quiero desaprovechar…

Sé que es difícil encontrar palabras nuevas, pero ya las inventaré… Se que quizás todo se lee o se escucha igual, tal vez todo parezca repetido y me digas que ya sabes y sientes todo lo que aquí te digo, porque termino este escrito casi como lo empecé; pero yo te puedo asegurar que siempre que se escapa de mí, y en cada instante que compartimos, aún en los que no estoy contigo, todo se renueva, es distinto, porque se hace cada vez mucho más grande, profundo y fuerte… Aunque todo parezca igual, tú tienes la magia de hacer que se viva y se sienta único y especial…

domingo, 4 de abril de 2010

“EL HACE NUEVA TODAS LAS COSAS” (Ap 21,5) … ¡ALELUYA!

Hoy mi mensaje está lleno de Fe y alegría, porque todavía hay muchos que aún creen, rezan y confían, en que la Fe mueve montañas, en los Milagros que siguen floreciendo; es porque sabemos y sentimos que Cristo vive y con su resurrección El hace nuevas todas las cosas, eso es un fuego de esperanza que no se apaga, sino que se propaga y está ardiendo…

Hoy a todos digo, que aún hay amistades verdaderas y en muchos corazones el amor se vive se vive a plenitud; eso lo hemos comprobado porque somos testigos de tantos abrazos que se dan cuando se perdona de corazón y hay reconciliación; todavía se puede confiar en el otro y se está venciendo a la soledad, con esto damos testimonio que Jesús está vivo, El hace nuevas todas las cosas, es nuestro mejor amigo…
Aún existen los hogares bien constituidos y hay muchos que rezan en familia unidos, todavía hay respeto entre padres e hijos, hermanos y amigos; hay madres que han sabido ser también Padres, hay papás que buscan hacerse presentes aunque lejos están, no podemos pensar que todo está perdido, siempre habrá alguien que nos ha de amar; Jesús ha vencido la muerte y la oscuridad, con su resurrección se renueva nuestra esperanza, ahora tenemos una buena noticia para proclamar, El vive y hace nueva todas las cosas y eso nada ni nadie lo va a cambiar…

Todavía hay muchos que rezan solos y en comunidad, también tantos que dan su vida por la paz; aún existen hombres y mujeres que no les avergüenzan las cosas de Dios; hay enfermos que convierten su dolor en oración como mayor prueba de entrega y amor; nosotros seguimos pidiendo por todos ellos, confiando plenamente en la misericordia de Dios, porque Cristo su Hijo ha resucitado y con su sacrificio en la cruz, todo lo ha consumado, El hace nuevas todas las cosas, es nuestro Redentor…

Sin ser indiferentes a las tristes noticias que se nos comparten día a día, sin ignorar el dolor, la miseria que hacen parte de nuestra dura realidad, no podemos ver todo desde la oscuridad, sino buscar tantas cosas que también siguen sucediendo y se convierten en fuerza e ilusión, esperanza y paz… Se puede reconstruir desde los escombros, es posible reparar el alma con la fuerza del amor, todo ello nos demuestra que Jesús permanece vivo en muchos corazones que aún creen y confían que El hace nuevas todas las cosas y nos regala mil motivos para seguir amando y defendiendo cada vez más la vida.

Hoy somos portadores de buenas noticias, aún hay muchos ojos que ven más allá de las apariencias; hay quienes aunque son llamados discapacitados, no tienen limitaciones para amar y luchar; quedan muchos hombres y mujeres que con su vida nos dan testimonio de superación y nos muestran la grandeza de Dios que escondida en lo más pequeño, sencillo y frágil está… Todo ello es expresión que Jesús con su resurrección ha hecho nuevas todas las cosas, ya nada es igual…

Aún se da la vida por amor, no todo es guerra, hay muchos signos y expresiones de paz; no siempre hay tristezas, también hay sonrisas en los rostros que confían y esperan, porque sabemos que Dios escucha nuestras oraciones y a todas ellas de uno u otro modo les da respuesta… Hoy más que nunca sabemos y sentimos que Cristo la muerte ha vencido, El ha hecho nuevas todas las cosas con su entrega y sacrificio, eso nos devuelve la esperanza de que no todo está perdido…

Hoy doy gracias porque con tu Vida me haces experimentar la Pascua de Jesús, con su Resurrección, El hace nuevas todas las cosas y renueva está alianza que mantiene nuestras almas unidas… Gracias por ser UNA BUENA NOTICIA, eres expresión del amor de Dios por mí…

sábado, 3 de abril de 2010

7 PALABRAS DE HOY…

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen… Lc 23, 24
Si la humanidad sintiera en carne propia, el daño que causan con las miradas, las palabras y acciones que al alma destrozan, tal vez evitaría todo el daño que ocasiona, cuando discrimina, señala, ataca o ignora…
El dolor, la miseria, la injusticia y la maldad, son producidos por enormes carencias de amor; quienes lo producen, son personas con una vida tan árida y desierta, en la que no han tenido nunca la oportunidad de ser amados y amar… por eso no saben lo que hacen y le pedimos a Dios que los perdone y nos enseñe a perdonar…

Hoy estarás conmigo en el Paraíso… Lc 23, 43
Y es que quién lleva a Jesús en el corazón, vive un paraíso en la tierra…
Y hay muchas formas de expresión del amor de Dios que nos hacen sentirlo siempre muy cerca… el abrazo sincero, el perdón reparador, la sonrisa que ilumina el momento, la palabra que saliendo del alma nos consoló…
Es bueno reflexionar y preguntarnos, hacemos que las personas que caminan con nosotros, vivan un infierno o encuentren un paraíso a nuestro lado… Ahí sabremos si realmente somos Mensajeros del Amor de Aquel quién en la cruz nos demostró que nadie más que El nos ha amado.

He aquí a tu hijo, he aquí a tu Madre… Jn 19,26
Porque nuestros vacíos más profundos surgen por la ausencia del calor de hogar, de la no presencia física y espiritual, de una Madre y un Padre… Dios nos regala en María el amor más grande y profundo que siempre nos cuida e intercede por nosotros para no cansarnos ni rendirnos en las luchas de cada día…

Dios mío, dios mío, por qué me has abandonado Mt 47, 46…
Es el lamento que lanzamos muchas veces, cuando parece que todos nos sale mal y de la mano de Dios nos soltamos… es ahí cuando más experimentamos desconsuelo y soledad, se debilita nuestra Fe y no sabemos qué más hacer o en qué creer, porque ya simplemente no podemos más… Pero Dios realmente no nos abandona, nos da la fortaleza y la paz que repara, sana y nos ayuda a nunca renunciar y luchar hasta el final.
Tengo sed… Jn 19, 28
Así grita el mundo hoy… Sed de justicia, sed de perdón, sed de familia unida, sed de solidaridad y reparación… estamos sedientos de Amor y Paz para lograr experimentar el Reino de Dios que Cristo nos quiso instaurar…
Hay tanta sed por saciar… sed de un abrazo, sed de comprensión, sed de atención, sed de presencia de amigo, sed de sentirse amado y amar…

Todo está consumado… Jn 19, 30
No es necesario más muertes ni sacrificios de inocentes, Jesús ya se inmoló para librarnos del pecado, todo está consumado, no tenemos el derecho de hacer justicia con nuestras propias manos, porque con la misma vara que medimos, así mismo nos medirán…
Siempre me pregunto una y otra vez, cuando veo a Cristo en la cruz, será que si vivieras en este tiempo, sabiendo lo que hiciste por amor, te volveríamos a crucificar hoy?... y la respuesta le encuentro cada día en todo lo que sucede tan lejos y tan cerca, aún a mi alrededor… seguimos condenando y crucificando a Jesús diariamente, con tanto egoísmo, miseria, injusticia y muerte…
Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu… Lc 23, 46
Porque no perderemos nunca la Fe y solo Dios puede darnos la fuerza y la paz que necesitamos para vencer… le confiamos en sus manos nuestro espíritu, la vida de las personas que tanto amamos, las necesidades que tenemos, los milagros que esperamos, los sueños que nos invaden, las heridas que aún no hemos sanado… todo de nosotros y de aquellos que nos rodean, de los que están lejos y los que tenemos cerca, todo y más en las manos de Dios las encomendamos…

jueves, 1 de abril de 2010

¿CUÁNTO VALE UNA VIDA?

Siendo la vida el Don más preciado concedido por Dios, no debemos los seres humanos ponerle valor, no está en nuestras manos decidir cuando empieza o cuando termina, no somos los dueños de la existencia humana que es realmente Divina…

Cuánto vale una vida, si ya existen muchos lugares, donde la frustran y terminan cuando apenas va a comenzar, cada vez son más los países que el aborto legalizan, y cada día son más las madres que exigen el derecho de elegir tener un hijo o no y de mil formas el deshacerse de el, lo justifican para que sea legal lo que es ilegal…

Cuánto vale una vida, si se pueden acabar en cualquier esquina, si las deudas por muy grandes o pequeñas se saldan matando a sangre fría, si hay quienes reciben poco o mucho dinero para hacer más fácil y rápido el trabajo de acabar con la existencia de aquel a quien le dijeron, sin importarle su familia y sus sueños...

Cuánto vale una vida, si los problemas, la ruina, el desamor o la soledad, le roban el sentido y la alegría, y lo que toda la vida se luchó por ser, construir y lograr, se acaba en segundos cuando alguien le pierde el valor a su existir y se suicida…

Cuánto vale una vida, si vivimos con miedo de que en la calle nos puedan matar, por error o por robarnos, o simplemente por querer secuestrarnos o tal vez porque alguien rompió las reglas, no tuvo responsabilidad y su inconsciencia por la droga o el alcohol, se llevó una vida por delante y la ilusión de muchas más…

Cuánto vale una vida, si tenemos que suplicar y pedirle a otros que intercedan para que respeten la vida de los secuestrados y los dejen en libertad, como si lo que comenten tal delito fueran los dueños de esos seres humanos, y a ellos tuviéramos que pedirle permiso y mendigarles el derecho propio con el cual nacimos, de ser libres y vivir plenamente la vida que Dios nos da…

Cuánto vale una vida, si la pisoteamos y humillamos, si nos olvidamos e ignoramos los esfuerzos que hacen tantas personas por vivir con dignidad… muchas veces no sabemos cuidar la propia vida, mucho más nos cuesta defender y respetar la vida de los demás…

Cuánto vale una vida si no preocupamos más por fabricar armas y bombas que por alimentar a quienes no tienen pan; cuál es el valor que tiene la humanidad, si en las guerras se arrasan con tantos seres humanos como si fuera un simple juego de niños y al final todos se levanten, se laven las manos vuelvan a estar en paz…

Cuánto vale una vida, si estamos en constante peligro por accidentes o por salud, por la inseguridad que por querernos robar algo material, se lleven nuestra vida y no la devuelvan más… cuál es el valor de una vida, si se mata con tanta facilidad, como si fuera la vida humana, un video juego donde hay que destruir todo para ganar… Cuánto vale una vida, si matarnos o matar es para muchos la única salida y todo el mundo se olvida que todos los seres humanos somos poseedores de un toque de Divinidad…

Cuánto vale una Vida?... la vida tiene un valor sin igual, nadie tiene derecho de venderla o comprarla, retenerla, ni mucho menos terminarla...

La vida no es nuestra, ni siquiera la que se nos ha confiado… es Dios quien nos las ha dado y es El quien sabe hasta donde este camino va a llegar… vivámosla intensamente, aprovechemos este día en que se nos regala otra nueva oportunidad …

Démosle gracias a Dios por la vida que nos da...