sábado, 27 de febrero de 2010

¿QUIEN NECESITA UNA ORACION, QUIEN ESTA DISPUESTO A OFRECER UNA?

¿Quién siente dentro de su alma, necesidad de una plegaria, para recuperar la paz y la calma o lograr sanar una herida?... ¿Quién habiendo buscado en todos lados, recorriendo mil caminos, tocado muchas puertas, sigue experimentado vacío porque nada lo ha llenado, experimentando soledad aunque existan personas a su lado?... ¿Quién vive esa realidad y aún sin saberlo, necesita una oración que alguien voluntariamente le quiera regalar?

¿Quién se sienta muy cerquita de Dios y le habla siempre al oído… quién tiene tanta Fe que es capaz de escucharle y está dispuesto a rezarle por aquellos que se sienten en el olvido?... ¿Quién está dispuesto a asumir la misión, de orar por los que aún sin saberlo ni pedirlo y quizás hasta negándoselo a sí mismo, necesitan mucha oración?...

¿Quién tiene tanto valor para aceptar que a veces se suelta de la mano de Dios y opta por desviarse del camino? ¿Quién ha pensado que Dios lo ha abandonado por todas las cosas que ha pasado y lo mucho que ha sufrido? ¿Quién no tiene más palabras para rezar, quién necesita que alguien le ayude a implorarle a Dios que le devuelva las ganas de vivir y le colme de fuerzas para no rendirse y luchar?... ¿Quién necesita una oración, por una intención especial? ¿Quién espera con ansias que un milagro la vida le pueda cambiar? ¿Quién anhela que un gran equipo se una y se haga una enorme cadena de oración que eleve desde el corazón una súplica para que Dios se haga presente tal y como lo prometió, que donde dos o tres se reúnan en su nombre, en medio de ellos se hará presente, tal como lo prometió…

¿Quién está dispuesto desde el silencio, a orar y lanzar moneditas al cielo, con los más pequeños pero profundos ofrecimientos que se convierten en oración? ¿Quién quiere prudentemente, sostener la fe del que nada cree, sin proclamar lo que hace y ofrece ni dejar que la mano izquierda se entere, de lo que la derecha humildemente entregó? ¿Quién quiere ser colaborador de Cristo? ¿Quién quiere ser de los que ayuda a que otros se sanen y liberen, con mucha entrega y oración? ¿Quién es capaz de morir a sí mismo? ¿Quién cree que todavía hay muchos que están dispuestos a entregar lo mejor que han sido y tenido, para sentirse como Jesús, Pan partido y compartido?
No hay que buscar muchas Palabras, ni mucho menos fingir lo que el corazón no ha sentido, no hay que hacer cosas para que nos vean, ni proclamar lo que hacemos porque ya no sería lo mismo… si quieres ser de los que de verdad anhelas, ser discípulo y misionero de Cristo, refúgiate en lo secreto, busca en lo más profundo de tu corazón y habla con mucha humildad y todo tu amor, a quien recibe con agrado la oración como la más profunda declaración de amor que le hemos ofrecido…

¿Quién necesita una oración y quién está dispuesto a ofrecer una?...

miércoles, 24 de febrero de 2010

¿QUÉ HACEMOS CON LO QUE NOS QUEDA?...

A los seres humanos se nos viene el mundo encima, cuando las cosas no pasan tan fáciles y sencillo como las creíamos, también al darnos cuenta que teniendo, perdimos; que avanzando, caímos, retrocedimos o renunciamos… ¡Qué difícil se nos hace muchas veces, reparar lo que dañamos, sanar lo que esta herido, volver a creer cuando nos fallaron!, y aún más, nos cuesta mucho reconocer nuestro error y dar ese enorme paso que implica el atrevernos a pedir perdón y enmendar lo que con nuestra humanidad y fragilidad cometimos y estropeamos.

¿Qué hacemos con la frustración que sentimos cuando los sueños los vemos truncados? ¿Cómo podemos vencer esos miedos que nosotros mismos creamos, cuando las cosas a simple vista no salgan como las esperábamos?... ¿Cómo podemos utilizar nuestros pedazos, cuando nos sentimos quebrantados? ¿Qué hacemos con lo que nos queda, cómo recuperar lo que se nos ha escapado?...
Hay momentos que nuestras emociones pesan más que las mismas reflexiones, y que nuestros vacíos afectivos nos exigen recibir más de lo que realmente entregamos; nos convertimos en aquellos que dan esperando algo a cambio, que sacan en cara lo que ofrecen o reclaman lo que sienten se les ha sido negado, hasta asumimos al pie dela letra lo escrito, para justificarnos o rebelarnos, nos aferramos al ojo por ojo, aunque actuemos por impulso y no veamos el daño que causamos cuando hablamos por la herida … es tan complicado lograr manejar esto y aprender a ser realmente coherentes y prudentes con todo lo que decimos, hacemos y pensamos…

¿Qué hacemos con todo el amor que nos queda, de esa relación que tanto significó? ¿Cómo podemos llenar ese inmenso vació que la ausencia de nuestro ser amado nos dejó? ¿Cómo sanamos la herida que desangra los motivos que teníamos para no dejar de creer nunca en la amistad y el amor? ¿Cómo se reparan y reconstruyen los sueños? ¿Cómo ser capaces de empezar desde cero y reescribir esas páginas que queremos algún día releer sin dolor? ¿Qué forjamos si sólo escombros nos quedan? ¿Quién nos puede devolver la fe y ayudarnos a vencer tanto temor? ¿Cómo se hace posible no dejar nunca de creer, cuando suele muchas veces parecer que el mundo conspirara, que Dios nos castigara, que tuviéramos mala suerte y las cosas no se dieran como lo hemos esperado, aunque diéramos todo lo que somos y tenemos para lograrlo?...Es el sentir ante aquellas cosas que al parecer no tienen sentido, es la respuesta que buscamos ante tantos cuestionamientos que muchas veces satisfacemos, más cómo queremos que se auto resuelvan y no cómo realmente sería lo correcto que se dieran… Es el actuar apresurados y prejuzgar defendiendo nuestra verdad, dejándonos muchas veces influenciar y no ponernos del otro sus zapatos. Es más fácil vivir de forma que de fondo, porque nos preocupa más lo que mostramos que lo que sentimos y entregamos… Por eso solemos cuestionar y preguntarnos aquello que a simple vista vemos y qué se nos hace más fácil reinterpretarlo… hay preguntas que no encuentran tan fácil su respuesta, hay razones que los mismos seres humanos no tenemos la potestad y sabiduría para darlas, no podemos ser de los que traen y llevan, por eso urge cuestionarnos:¿Cómo usamos aquello que se nos confía o que accidentalmente, sabemos y escuchamos?. ¿Cómo hablarle a Dios desde el corazón, cómo lograr verlo y escucharlo?... ¿Qué hacemos con todo eso que nos quedó? Tómalo Dios, actúa en todo ello, en tus manos te lo confiamos… Solo tú tienes el Poder de reparar con tu amor nuestras heridas, devolvernos la ilusión y reconstruirnos con cada uno de nuestros pedazos… Es ahí donde haces posible en cada uno de nosotros TUS MILAGROS…

lunes, 15 de febrero de 2010

HICISTE REALIDAD…

Cuando pienso en todas las cosas que he vivido contigo, no puedo más que darle muchas gracias a Dios, por el Don tan maravilloso que en ti me ha concedido…

Tu hiciste realidad…
El sueño de cultivar y hacer vida la verdadera amistad, cuando pudimos contemplar más allá de lo que a simple vista se puede ver, esa magia que es esencial y que solo con los ojos del alma se logra percibir y obtener…

Hiciste realidad…
Mi anhelo de entrar en tu corazón y en el habitar, cuando descubrimos que lo que nos unía y asemejaba, no eran muchas coincidencias ni pura casualidad, sino enormes diocidencias que el Amigazo nos regalaba, para unir nuestros caminos y floreciera en el jardín de nuestras vidas la rosa de la amistad…

Hiciste realidad…
EL tiempo y el espacio que se necesitaba para conocer el interior de cada una y aprender plenamente a confiar; pudimos vencer todas las fronteras, superamos los miedos y las dificultades que en el camino se nos quisieron atravesar… todo ha sido posible porque en cada momento, en letras y en el silencio, alimentamos y nutrimos esta amistad, de la oración y los detalles que la protegen de todo peligro y la ayudan a ganarle la batalla a todo aquello que la quiera debilitar…
Hiciste realidad…
Todo aquello en lo que ya muchos no creen sea posible de vivir a plenitud… tal como la confianza, la libertad, la madurez para saber hablar y callar, estar visible e invisible, ser capaz de abrazar o si es necesario soltar, no pensar en ocupar ningún puesto o lugar, sino simplemente descalza en el corazón de la Amiga caminar … muchos dirán que es muy fantasioso una experiencia así de amistad, en un mundo tan humano y egoísta en los que todos temen abrir sus puertas de par en par, porque pueden perder, sufrir y así dejar de pensar que surjan sentimientos así, tan plenos como el que tu me has ayudado a hacer realidad, contigo todo ha sido posible, he aprendido a creer, confiar, vivir y entender lo que es la Verdadera Amistad…

Hiciste realidad, lo que siempre en oración a Dios le pedí, lo que tanto busqué y soñé, y apareciste en el lugar que nunca pensé y cuando menos lo imaginé, pero desde el primer instante que te vi, supe que un alma así, es un privilegio conservar y cuidar… por eso hoy en este día, quiero agradecer el DON DE TU AMISTAD, por todo lo que contigo he aprendido y crecido, por tanto que juntas hemos cultivado, por cada uno de los momentos vividos y compartidos, por hacerme mejor persona cada día, por colmarme de abrazos tan mágicos y plenos que me llenan de fuerzas y paz para continuar el camino; y sobre todas las cosas, yo te doy gracias por acercarme más a Dios y hacer a través de ti, aun más real, su presencia en mi vida…

Gracias por hacer realidad la verdadera amistad y ser la amiga, la hermana, el ángel que sostiene mi silla…