lunes, 13 de diciembre de 2010

A TIEMPO EN EL TIEMPO…

A veces sentimos que no tenemos tiempo y Dios cada día nos regala más tiempo, queremos que las cosas ocurran a nuestro tiempo, pero mi tiempo no es tu tiempo y mucho menos el Tiempo de Dios... Le damos tiempo a lo urgente y no a lo importante. ¿Por qué a pesar de sentir que se nos escapa el tiempo, perdemos el tiempo?...

El tiempo de Dios… Se anuncia por Fe y pase lo que pase hay que saber esperar lo que vendrá y no dejar de creer en eso que a simple vista no se ve…
El tiempo de Dios, se vive y no se mide… se recibe, pero no se condiciona…se pide pero no se exige… se espera, se añora, pero no se sabe el día ni la hora…

Mi tiempo no es tu tiempo, yo camino a mi paso y a mi tiempo, puedo caminar a tu lado, pero cada quien vive su momento… yo sonrío, lloro y me enojo de acuerdo a lo que siento, tu lo haces conmigo pero no puedes saber que es lo que realmente llevo dentro… yo lo supero a mi modo y en ello, puedes acompañarme, respetando mi tiempo… así mismo me pasa contigo, porque cada uno vive su proceso a su manera y a su tiempo… No hay tiempo que decida cuando empieza o se acaba un sentimiento, llega o se va sin avisar, a veces aliado o enemigo se hace el tiempo, depende como se viva y se cultive eso que ha nacido en el corazón de quienes se han permitido sentir y vivir algo profundo y especial llamado amor o amistad, y del tiempo depende que llegue a ser tan solo un instante o eterno …

Pedimos tiempo y se nos da, pero nos cuesta demasiado entender lo que significa ese tiempo, creemos que lo estamos aprovechando mientras lo gastamos en aquello que creímos urgente pero realmente no es importante, y cuando algo cumple su ciclo y para ello no hay más tiempo, nos lamentamos diciendo, que no supimos aprovecharlo y que hemos perdido lo más valioso del tiempo…

Algo sé y me lo ha enseñado el tiempo que he vivido y es que cada día que se nos regala, es tiempo que se nos ha concedido para aprender a valorar cada momento, con las personas que están a nuestro lado y las oportunidad que se nos presentan a cada instante, porque es nuestro tiempoy de nosotros depende que lo vivamos de tal forma que sea pasajero o un para siempre…

Hay quienes no creen en eso, por eso se les pasa su tiempo perdiendo el tiempo y se quejan de no tener tiempo, hay que saber y aprovechar cada momento y vivirlo de tal modo que lo hagamos eterno... sin olvidarnos que el tiempo no es realmente tu tiempo ni mi tiempo, sino el tiempo de Dios y solo El sabe la verdad de su tiempo...

No hay comentarios.: