lunes, 13 de diciembre de 2010

ANTES DE CONOCERTE...

Antes de conocerte y supe que llegarías, sentí mucho miedo y angustia, es muy difícil asumir que de un momento a otro, hay situaciones y personas que nos cambian la vida… Hoy eres mi seguridad, mi equilibrio y la luz que me guía…

Antes de conocerte, yo te soñaba, y a Dios por ti pedía… nunca imaginé que en ti me daría mucho más de lo que le suplicaba… Hoy puedo decirte que eres más de lo que soñé y tanto recé…

Antes de conocerte, yo presumía de saber de belleza y perfección pero realmente no las conocía… Hoy que te contemplo cada día, me doy cuenta que lo esencial es invisible a los ojos, la hermosura que guarda el alma, no se ve a simple vista…

Antes de conocerte, yo caminaba firmemente, sentía plena seguridad de las rutas que recorría… Hoy que camino contigo, recorro mil senderos que jamás pensé que andaría, he conocido las personas más maravillosas que aparecen a tu paso y que llegan a mí, porque también hacen parte de tu vida…

Antes de conocerte, creí que sabía lo suficiente y podía hablar de cualquier tema que se requería… Hoy en mi anhelo de entenderte más y poder explicar lo que eres para mi, he aprendido tantas palabras que no sabía que existían, me he dado cuenta que nunca se logra hablar en su totalidad el lenguaje de los sentimientos más profundos y transparentes que nadie se imagina…

Antes de conocerte, yo creía mi mundo perfecto, sentí que lo tenía todo y que nada más necesitaría, era hasta indiferente quizás a tantas cosas que otros vivían… Hoy que llegas a mí, me has desbaratado mis sueños, esos que se limitaban y no trascendían… Ahora es cuando realmente encuentro la perfección que Dios me tenía reservada, mis sueños van más allá y tú los haces realidad, has sensibilizado cada instante de mi vida…

Antes de conocerte, pensé que nada me hacía falta, tenía todas mis facultades, podía ver, oír hablar, escuchar, caminar y tocar… y eso es lo que todo ser humano siempre ha anhelado… Ahora que te veo, es cuando he abierto mis ojos, y al intentar hablarte, me doy cuenta que muchas veces no me salen las palabras; cuando me susurras algo, escucho todas las voces ocultas del universo; cuando camino contigo, son torpes mis pasos y tropiezo; y al tocarte, siento que toco y abrazo con mis manos el cielo…

Antes de conocerte, muchas veces me sentí débil, me invadían los miedos, en ciertos momentos de la vida… Hoy de tu mano, experimento toda la fortaleza que me das, que se renueva con el amor que por ti siento, y que me ayuda a enfrentar cualquier cosa, para que nada te haga sufrir y logres ser una persona feliz que vive y da vida.

Antes de conocerte, pensé que lo tenía todo, pero en mí un vacío existía, me hacías falta tu y aunque no lo sabía, lo sentía; y cuando te tuve frente a mí, me asusté demasiado, creí que no te merecía, me tocó despojarme de muchas cosas que me impedían entender lo que ahora vivía y en tenía…

Antes de conocerte, pensaba que era muy fuerte y que nunca me derrumbaría… Hoy que te conozco, me siento débil ante ti, me rindo ante lo que me das, ya nada sería igual sino estuvieses en mi vida…

Antes de conocerte, sabía que Dios existía… Hoy que te conozco, siento plenamente el amor de Dios en mi vida…

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pero eso no es así.... no puedes ser sumisa y débil, es mejor ser fuerte.. como tu eras antes... =S estes cn alguien o no, siempre hay q estar preparada para todo