domingo, 25 de julio de 2010

DIME Y TE DIRE...

Dime de qué llenas tus horas y te diré si el tiempo se irá rápido o lento. Aunque el ritmo del reloj, lleve un mismo compás, su duración depende de lo que estamos viviendo, de ahí sentiremos si se nos escapa muy rápido o si se nos hace eterno cada momento.


Dime de qué llenas tus silencios y te diré si te ofrecen paz o te generan angustia y sufrimiento… Hay voces que se acallan por olvido y abandono, otras por rompimientos, esas son las que hacen doler el alma y rompen el corazón por dentro… Pero hay instantes en los que es necesario apartarse del bullicio y refugiarse en la tranquilidad del silencio, para poder escuchar la voz de Dios en nuestros propios latidos y pensamientos.

Dime de qué llenas tus vacíos y te diré si le encuentras sentido a la vida o si tus sueños e ilusiones los estás perdiendo; los seres humanos nos afanamos más por lo vano, superficial y material, que solo ocasionan angustias, vanidades y soledad; urge saber colmar nuestra vida de todo lo que nos permita experimentar la plenitud de la fe, la fortaleza y la paz; inundarnos de pensamientos, sentimientos y acciones que nos ayuden a mantener el equilibrio, ganar sabiduría y luchar sin renunciar a que todo lo que soñamos se nos haga realidad.


Dime de qué llenas tus pensamientos y te diré si sabes hacia dónde vas o si eres como una veleta que anda de acuerdo al capricho del viento… hay quienes ocupan su mente de negativismo, dudas e ideologías que los confunden a la hora de decidir el camino correcto, razonan hasta sus propias emociones, cohibiéndose muchas veces la oportunidad de sentir y vivir intensamente cada momento.


Dime de qué llenas tu corazón y te diré cuáles son tus verdaderos sentimientos, no permitas que en tu interior, ganen espacios los miedos, odios, rencores y resentimientos; ellos son los que te hacen quebrantar, doler y endurecer todo por dentro; lo ideal es aprender a rebosar cada uno de nuestros rincones de amor, y éste será el que nos genere grandes, fuertes y puros sentimientos, como el perdón, la solidaridad, la comprensión, la fortaleza y la paz que nos permitirán sentir que somos realmente felices y que su fuerza es la que no admite que nada nos derrumbe ni no haga renunciar…

Dime de qué palabras e intenciones llenas tu oración y te diré que tan sólida es tu Fe en Dios, así sabrás si tus plegarias las envías al cielo o dejas que se las lleve el viento… Dime como gastas tu tiempo y te diré si lo estás aprovechando o buscas matarlo porque no le encuentras razón a nada de lo que estás haciendo…Dime de qué alimentas tu mente y corazón y te diré si estás creciendo o te estás interiormente desnutriendo y empequeñeciendo, porque así como el cuerpo, el alma también necesita su alimento.


Dime cómo tratas a los demás y te diré como te corresponderá el universo… Dime qué es lo que estás sembrando y te diré cuál será la cosecha que cultivarás con el paso del tiempo…Dime cómo estás jugando la partida y te diré si realmente estás ganando o estas perdiendo…Recuerda que de acuerdo a lo que hagas y cómo lo hagas dependerá todo lo demás que te puede estar sucediendo…

No hay comentarios.: