domingo, 11 de abril de 2010

TIENES LA MAGIA DE QUIEN DIOS EN SU ALMA HABITA…

Alégrate porque eres Instrumento de Dios en mi vida… Haz logrado cambiar tanto de mí que no estaba bien, siento que es mucho lo que a tu lado he crecido y que en mejor ser humano me he convertido…

¿Tienes magia? Me lo pregunto cada día… Porque logras en mí tantas cosas asombrosas que no te imaginas, desde que apareciste es mucho lo que se ha transformado mi vida…

No se como lo haces, pero si por algún motivo me encuentro triste basta una palabra o sentir tu presencia para que me invada de nuevo la paz, y si las cosas no me salen como espero y en los pasos que intento dar, yo caigo o me tropiezo, sintiendo temor y oscuridad, basta que aparezcas y te exprese lo que vivo, para sentir como tu luz me ilumina, me lleno de fuerzas, me hace sentir segura y me vuelvo a levantar…
Tu presencia es melodía, sabes hacerme feliz con tan solo una palabra o una sonrisa; y no existen distancias ni tiempo, porque cuando no puedo hablar contigo de Dios, le hablo a El de ti en todo momento… Así yo se que El te cuida y no deja que nada malo te pase ni que se ensombrezcan tus días, porque yo hago de mis pasos y latidos, moneditas de oración con las que pago por ti, yo te invito…

¿Tienes magia?... te lo vuelvo a preguntar… No se cómo le has hecho, pero espantaste la soledad, sembraste en el jardín de mi vida, la rosa más hermosa, esa a la que le hemos puesto por nombre “Amistad”, me liberaste de prejuicios y miedos, ahora he aprendido hasta llorar de alegría y expresar de mil formas mi humanidad…

¿Alguna vez te diste cuenta de todo lo que evocas y puedes en alguien generar? ¿Acaso has logrado ver como danzan las estrellas cuando en las noches rompes con tu presencia la oscuridad?... y si llegas a sentir que tiembla, no te asustes es mi corazón que late con mucha fuerza, se emociona cuando apareces de sorpresa y se esfuerza por apostar con el tiempo una carrera para disfrutar sin dejarse robar ni uno de los instantes que contigo puede estar…
Tal vez a veces parezca locura, pero me has hecho creer plenamente en la Amistad que tiene poder y que cura … se trata de un grande, profundo y libre sentimiento, que muy pocos logran experimentar porque hay que saber ver mucho más allá y no dejar pasar la oportunidad de subirse a una silla, encontrar la llave precisa y por la ventana del alma entrar, para nunca más salir de ella y poder así disfrutar por siempre de la magia que ahí hay…

Antes de ti, mi vida era muy distinta, ahora sé que sin ti quedaría un vacío enorme y ya nunca más sería igual… eres de las pocas personas en las que uno puede contemplar plenamente que Dios habita y cuando las encuentra en el camino, las abraza fuerte y no las quiere dejar escapar … Siéntate en mi silla, enséñame lo que es para siempre y no me vayas nunca a soltar…

No hay comentarios.: