sábado, 23 de enero de 2010

QUE TRAEMOS, QUE TENEMOS, QUE DEJAMOS, QUE NOS LLEVAMOS...

Pienso en cuál es el verdadero sentido de la vida de los seres humanos… Nacemos vulnerables al momento, al lugar, las cosas, las personas que se nos dieron y con las que estamos… somos la hoja en blanco para empezar a escribir, el trozo de barro que espera ser moldeado, el lienzo disponible al color, la creatividad y los pincelazos, somos un corazón nuevo que espera aprender a amar, amando y siendo amado… Eso es lo que trajimos al mundo, junto con los talentos y la misión que se nos ha confiado, con todo ello construiremos lo que tenemos, lo que algún día dejaremos y lo que nos llevamos…

Muchos pensarán que al no tener lo material, no trajeron ni se les dio nada, otros asumirían que por haber nacido teniendo, ya están siendo superiores y privilegiados, pero no se trata de hacer inventario de lo que tenemos, porque realmente no tiene sentido, definir lo que somos por lo que poseemos…

Nos hacemos esclavos de la sociedad que manipula y condiciona la felicidad, colocándola a una altura y distancia casi que imposible de alcanzar; nos moldeamos deformándonos en las manos de aquellos que le ponen medida, peso, forma y color a la apariencia, como si este cuerpo tuviera de vigencia el tiempo eterno, todo lo resistiera y nos lo fuéramos a llevar… lo mutilamos y alteramos, para agradar; dependemos de la moda que algunos inventan para poseer más, preferimos morir de hambre para adelgazar, lo estiramos, lo cortamos, lo pintoreteamos con la excusa de que así nos vemos mejor, cuando realmente no nos sentimos conformes, no sabemos quienes somos y lo que vanamente intentamos es agradar a los que nos ven creyendo tener el derecho de criticarnos, burlarse, señalarnos y al final por una u otra cosa, decir si hacemos parte de los lindos o si somos feos y solo queda el discriminarnos… Yo me pregunto, qué de eso es eterno y qué nos llevamos?... ¿Cómo lograremos ser realmente felices, si al amor y a los sentimientos más puros y transparentes, se les condiciona poniéndole precio, forma, peso, color y tamaño?... ¿Por qué es más fácil hacer lista de lo que carecemos en vez de hacer inventario de todo lo que tenemos?... ¿Acaso hay que esperar perder para valorar lo que tuvimos?... ¿Tiene sentido condicionar nuestra fe por las consecuencias de lo que dejamos de hacer o hicimos?... ¿Para qué el tener y acumular, si con ello no nos hacemos inmortales y a la hora de morir, aunque todo nos lo empaquen como equipaje, nada de eso nos vamos a llevar?... ¿De que nos sirve poseer para comprar las acciones y palabras de los demás, si el amor verdadero no tiene precio y ese es el que nos da la plena felicidad? ¿Qué sentido tiene poseer para dejarles herencia a los que se quedarán, si luego que nos vayamos, por eso mismo que dejamos, ellos unos con otros se matarán?... ¿Por qué esperas que se te recuerde?… ¿Cuál es la misión que se te ha encomendado a realizar?... Y tarde que temprano llegará el día en que nos toque el turno de marcharnos de este mundo y debamos mirar nuestras manos y preguntarnos, qué trajimos, qué tuvimos, qué hemos dejado y qué nos llevamos?... y cuando estemos cara a cara con el Dios de la vida y nos pregunte, qué me has traído de lo que te he confiado? cuál será nuestra respuesta?... qué le presentamos?...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Siempre dando pasos cortos con pisadas firmes"....Precioso lema para todos Kary. Un abrazo querida amiga
Riberablanca

Kary dijo...

Gracias amiga... es mi misión en la vida, dejar huellas para que otros las sigan... un abrazo

Cristina dijo...

Hola, Kary:

Aquí estoy otra vez; no me hagas caso, siempre molestando... que le vamos hacer no soy perfecta.

Yo siempre siento qué debería de hacer más ... pero me falta voluntad, es decir pero por muchos libros de autoayuda qué lea claro los estereotipos de la sociedad eso no los cambia nadie: hoy día hasta para buscar un empleo, te miran la edad pero lo primero de todo es el físico ya qué lo más importante de un C. V. es la fotografía pero si eres mayor 33 años y encima por alguna enfermedad por ejemplo hirsutismo... pues ahí en verdad se te cierran muchas puertas, por eso siempre me alegra ver qué tú si has sabido salir adelante por eso siempre que puedo entro para leer tus textos si tú puedes, creo qué yo también podré pero claro para eso necesito la ayuda de nuestro gran amigo Jesús ese amigo qué nunca rechaza es decir como el principito de la novela:

-En tu tierra –dijo el Principito- los hombres cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín… Y no encuentran lo que buscan…
-No lo encuentran –respondí-
-Y, sin embargo, lo que buscan podría encontrarse en una sola rosa o en un poco de agua…
- Seguramente – respondí.
Y el Principito agregó:
-Pero los ojos están ciegos. Es necesario buscar con el corazón.

Un abrazo.