miércoles, 13 de enero de 2010

CUANDO YA HA PASADO UN AÑO…

Cuando nos damos cuenta que ya ha pasado un año, en el que iniciamos algo o descubrimos a alguien, en el que construimos un sueño, concluimos un ciclo o cerramos un capítulo de lo que escribíamos; un año que ha transcurrido, luego que ganamos o perdimos, un año después de haber decidido y dado ese paso definitivo con sus consecuencias o sus frutos recogidos; un año en el qué sin saber cómo o cuándo muchas cosas son diferentes y tal vez ni nosotros somos los mismos... Mientras reflexionamos en todo eso, miramos el calendario, se nos escapa una lágrima y un suspiro, fluyen los recuerdos y solo decimos: Uff, ya ha pasado un año, el tiempo ha corrido…

Cuando miramos hacia atrás y pensamos en cada momento vivido, nos damos cuenta como la vida nos cambia y hasta toman otros rumbos nuestros caminos; personas de aquellos días ya no se encuentran y otras que no sabíamos que existían, ahora están presentes, el mundo da muchas vueltas, amigos que antes eran, ahora son más que amigos, conocidos de aquellas épocas, en casi hermanos se han convertido; sentimientos que se transforman y deforman, semillas que florecen, rosas que se marchitan… todo eso y mucho más reconocemos que sucede, cuando devolvemos la mirada, asumimos que ya ha pasado un año, el reloj sigue en marcha, no se ha detiene…
Hoy, al mirar hacia atrás, ¿qué podemos decir de hace un año?
Hace un año estaba allá y ahora estoy aquí… hace un año no sabía que existías y hoy eres parte de mi … hace un año compartía muchos momentos a tu lado y ahora ya no estás, te has marchado… hace año soñaba y hoy ese sueño se ha realizado o se me ha escapado; hace un año estudiaba, ahora me he graduado; hace un año no sabía que sería de mí y ahora mi rumbo he encarrilado… porque pasan tantas pero tantas cosas en un día, 30 días, 365 más… un año…

Cuando vemos hacía atrás, celebrando o recordando que ya ha pasado un año, intentando abrazar o soltar personas, momentos, que nos hicieron felices o tal vez nos causaron daño; vemos grabadas en nuestra vida las huellas de hermosos tiempos o cicatrices que esconden heridas; sillas ocupadas o vacías, paginas escritas con lágrimas o con sonrisas… y nos preguntamos: dónde estábamos en ese tiempo? Y hoy, dónde nos encontramos ubicados?...

Hoy simplemente recordé lo que vivía hace un año y me siento demasiado agradecida porque todo ello se convierte en experiencia y en ganancia, en superación y fortaleza, en expresión infinita del amor de Dios, con todo lo vivido en el año que ya ha pasado, aún en la alegría y el dolor, y en la obra que cada día con todo ello, en mí modela… Hoy, miro hacia atrás y veo que no estoy en el mismo lugar de hace un año, pero no me quedo acomodada en el pasado, por muy lindo que haya sido o por lo duro que haya enfrentado... hoy, guardo todo ello aquello que no quisiera olvidar jamás, cuido las personas que son tesoro para mi, porque quiero conservarlas no solo uno, sino muchos años; le confío a Dios mi vida y sus vidas, me siento tan bendecida por todo lo que he vivido y se me ha dado… que miro hacia adelante para vivir no solo uno, sino muchos más años…

No hay comentarios.: