viernes, 28 de agosto de 2009

¿EN QUE MOMENTO TODO CAMBIO Y SE CONVIRTIO EN ANTES Y EN DESPUES?

Nacemos siendo seres inocentes, transparentes como gotas de agua, dóciles como páginas en blanco para ser escritas con historias de sueños y amores, o creados en forma de lienzos que esperan que un artista les dibuje muchas flores con aromas, arcoíris de colores, mariposas soñadoras y paisajes encantadores…

Somos todo y somos nada en el génesis de nuestros días, con la fragilidad de nuestra humanidad y la fuerza que se nos regala Divina, nos hacemos dóciles a lo que nos quieran ofrecer y a como nos quieran moldear quienes nos cuidan, y mientras el tiempo pasa todo lo queremos aprender, hay muchas ganas de vivir, creemos que nacimos para amar y ser feliz.

Así nos soñó Dios, así tal cual en el mundo nos ubicó para que pobláramos el universo y lo inundáramos de amor… y para muchos en un principio todo se ve y se vive de este modo, otros al poco tiempo ya no saben sonreír y pierden las ganas de vivir; están también los que al ir creciendo, son testigos de cómo la ilusión y los sueños, se les están perdiendo… es ahí cuando nos preguntamos qué fue lo que pasó? en qué momento todo cambio y se rompió? Hay quienes expresan casi que sin pensarlo pero desde lo más profundo de su interior, fue en el mismo instante en que se nos quebró en mil pedazos el corazón…


A lo largo del camino, siempre hay momentos en qué sentimos, se nos divide la vida en dos, ya sea cuando se nos viene abajo todo lo que construimos o quizás esos en los que al caminar indiferentes, superficiales y vacios, nos estrellamos con la realidad y aprendemos a valorar lo que se nos ha dado que vale demasiado y quizás por tenerlo todo, nunca lo cuidamos ni siquiera lo vimos y estamos a punto de verlo perdido. La rutina y la misma sociedad, nos llevan a mirar la carencia y el dolor desde lejos como espectador, y ante ello más que actuar solo se ha de pensar: eso a mi nunca me va a pasar, pero no te das cuenta que la vida muchas vueltas da, nos envuelve, nos sube y baja de un solo jalón, nos tumba y arrastra hasta lo más profundo del abismo, estrellándonos contra el piso, bajándonos los humos y el comodismo de creernos más, porque volamos muy alto...

En qué momento todo cambio? Donde quedaron los sueños, las sonrisas libres y transparentes, los pasos sin miedo, las acciones llenas de bondad que mostraban lo que hay muy dentro?... donde quedó el alma de niño que en todo confía, que piensa que es posible hacer realidad lo que aspira, que perdona al instante y que su perdón es tan profundo que todo lo olvida, que se asombra con cada cosa, que disfruta de los helados, los chocolates y los colores de las mariposas?

Dónde quedó escondido el brillo de tu mirada y esa sonrisa que parecía encantada? Dónde has dejado bien guardada tu inocencia, tus juegos y lo espontáneo de tu espíritu que se veía siempre nuevo? … Qué ha pasado? En qué momento se rompió algo en ti o decidiste olvidarte de lo hermoso y transparente de la vida para protegerte, prevenirte y no tener que enfrentar más golpes, quebrantos y caídas? ...

Piensa por un instante, qué te hizo refugiarte?... qué te llevó a esconderte y de aquellos años maravillosos olvidarte? En qué momento tu vida se dividió en antes y después? O acaso sientes que todo es como antes lo fue?...

No se trata de quedarte en el pasado, tan solo de reparar lo que se ha quebrantado, de sanar tus heridas y retomar lo bello de la Vida, de no dejar ir lo más hermoso que hay en ti… para que no pierdas nunca la magia, ni las ganas de sonreír y de vivir…

sábado, 22 de agosto de 2009

AHÍ ES DONDE ACTUA EL AMIGAZO…

Ahí, en ese querer avanzar para más pronto llegar intentamos correr y experimentamos lo que implica estrellarse muchas veces contra la propia realidad o esas barreras que otros nos intentan poner; y en ese afán que nos da, en vez de progresar, solo sabemos tropezar con esas piedras del camino que muchas veces no logramos ver…

Ahí en esa necesidad de amar y ser amados, entregamos por entero el corazón y en la experiencia del amor, se nos devuelve vacío y roto en mil pedazos; cuesta demasiado volver a creer o darnos la oportunidad de sentir o experimentar un nuevo sentimiento otra vez…

Ahí en esos momentos cuando los sueños fabricados se nos derrumban, porque las cosas no suelen salir como queremos, se nos cierran muchas puertas y surgen tantas voces que nos frustran, sin darnos cuenta nos dejamos robar la ilusión, dejando que nos invada el temor, prefiriendo dejar de soñar, viviendo solo del día a día sin atrevernos a pensar en más.

En cada herida que brota porque mientras se busca la rosa, se tropieza con las espinas; y en ese quebranto del ser, que le cuesta perder o tener que desviarse del camino que quería escoger; en esos escombros que suele convertirse el alma, cuando se rompen las ilusiones, se nos pisotean los sentimientos y se pierde la calma… en cada uno de esos momentos, surge la humanidad que se desborda, lanzándole a la vida y al mismo Dios reclamos por todo lo que nos pasó…

Ahí cuando se nos derrama nuestro barro, sintiéndolo endurecido en las manos del Amigazo, queriéndose revelar a ser modelado porque puede más la propia humanidad que la búsqueda de esa divinidad, porque sabemos que es difícil poder muchas cosas cambiar o controlar y nos domina el sentimiento que confunde al corazón y pelea con la razón…

Y experimentamos cansancio, queremos renunciar, sentimos no poder dar un paso más, imploramos paciencia y fortaleza, pero creemos que Dios no nos ha de escuchar… surge todo aquello que se revela ante lo que siente perdido, se deteriora nuestra fe cuando encuentra muchos obstáculos en el camino, renunciamos a creer después de haberlo entregado todo y contemplar roto el corazón y los sueños destruidos…

Ahí… justo ahí… actúa el Amigazo Dios si se lo permitimos, nos modela con cada piedra, nos desvía con el golpe por un mejor camino; toma los pedazos de nuestro corazón lo sana, lo repara y le regala la oportunidad de experimentar un nuevo amor u otra amistad que le hará sentir que amar y ser amados es lo más hermoso que se nos ha concedido…

Dios sabe retomar cada uno de nuestros escombros, construir otros sueños más sólidos que aspiren a llegar más alto, y nos regala una silla para que al subirnos a ella podamos sentir que es posible alcanzarlos y realizarlos; solo El con su Divinidad, logra sanar cada herida si en sus manos amorosas nos sabemos abandonar y permitimos que nos dibuje para siempre una sonrisa, aunque en eso que el corazón siente se nos escape una lágrima y se refugie en una estrella o se transporte en la brisa.

Ahí cuando por todo lo vivido, vemos muchas veces todo demasiado oscuro; Dios nos enciende una luz en el camino, cuando nos regala la presencia fiel de un amigo que nos abraza y nos dice no temas yo siempre sostendré tu silla para que nunca caigas y estaré contigo…

Y todavía muchas veces pedimos milagros… Si cada día los experimentamos, en la fortaleza que sin ninguna explicación no nos permite renunciar y reanima nuestro paso; en la lágrima que se convierte en sonrisa, en la obra tan hermosa que surge al final, cuando el Alfarero logra modelar y regalarle su divinidad a la humanidad y fragilidad del tosco y rebelde barro… Porque Dios no actúa en aquello que a simple vista se ve perfecto; El se goza y se recrea en todo lo se deja inundar de su inmenso amor, aunque sea en un frágil corazón, que se siente muy humano y demasiado pequeño.

En esa piedra que el hombre desechó, en el barró que alguna vez rechazó, ahí en el corazón que por su soledad y dolor se quebrantó y perdió toda ilusión; ahí en el sueño que se frustró porque no encontró un ideal que lo cultivó…en la oveja que se pierde del rebaño, en el hijo que se aleja de casa, en el que se equivocó, cae y fracasa… justo ahí es donde más actúa Dios.

Y de repente te admiras cómo se adorna el cielo con un hermoso arcoíris después de la tempestad que arrasó con lo que había; y puedes contemplar como aquel corazón, volvió a darse una oportunidad en el amor, aún roto en pedazos por aquel sentimiento que tanto lo hirió… y nos hacemos testigo de la belleza de la vasija, que derrama entre sus grietas ilusiones, esperanzas y sonrisas, aunque antes fue barro que sentía como por su humanidad se revelaba a cambiar y se endurecía…

Y la piedra se convierte en una firme edificación, la oveja como el hijo perdido a su rebaño y casa regresó… el corazón arrepentido, pidió perdón… y el cielo hizo fiesta porque contempla con inmenso amor, la obra más perfecta de la creación… es la frágil humanidad que en su sencillez y humildad, permitió hacer realidad la inmensa Divinidad del Amigazo Dios…

domingo, 16 de agosto de 2009

LO HUMANO Y LO DIVINO…

Lo humano es ser conscientes y aceptar que por nuestra fragilidad aunque luchemos por no caer, siempre una que otra vez tropezamos, fallamos y nos equivocamos….

Lo divino es entender y experimentar que Dios nos ama tanto que siempre nos va a perdonar y en cada día nos regala una nueva oportunidad de enmendar, reparar y continuar, esperándonos con los brazos abiertos para cuando queramos a casa regresar.

Lo humano es amar con todas las fuerzas y en algún momento de nuestra vida tener que llorar por tanto amor que quisimos entregar; lo divino es aprender a perdonar y sanar nuestras heridas a pesar del dolor, permitiéndonos de nuevo experimentar y sin temor el milagro tan único que es vivir un sentimiento tan profundo como lo es el amor…

Lo humano es enojarnos cuando las circunstancias no son como esperamos o cuando nos hacen cosas que violentan nuestro corazón; lo divino es tener ese equilibrio y capacidad de controlar nuestra rabia y no hacer ni decir nada que pueda a otros dañar aunque tengamos la razón.
Lo humano es extrañar a quien se encuentra en la distancia y sentir muchas veces la ausencia que nos deja el ver como avanza sin su presencia el reloj; lo divino es concebir más allá de cualquier cosa, que cuando el sentimiento es verdadero aunque no estés ahí o no nos vemos, siempre están demasiado unidos tu corazón y mi corazón…

Lo humano es sentir muchas veces cansancio y querer dejar todo tirado, porque no tenemos fuerzas de dar ni un solo paso… lo divino es tener tanta fe que aprendamos a abandonarnos en las manos de Aquel que por amor nos ha creado y cuando nos sentimos más cansados igual avanzamos, porque nos lleva alzados en sus brazos…

Lo humano es permitirnos reír y llorar, enojarnos y protestar, porque todo ello hace parte de nuestra humanidad… lo Divino es muchas veces no saber como explicar que a pesar de las lágrimas sentimos felicidad y aunque nos enfadamos o protestemos, no se nos escapa del alma la paz que nos permite conservar siempre la calma hasta el infinito y mas allá.

Lo humano es soñar, lo divino es saber que podemos hacer nuestros sueños realidad; lo humano es sentirnos barro que suele endurecerse y que de otros barros se ha de embarrar; lo divino es hacerse dóciles en las manos del alfarero y dejarse modelar, permitiendo que de sus grietas se derrame demasiado amor y todos esos sentimientos que brotan de lo más profundo de nuestro corazón.

Lo humano es extrañarte, lo divino es saber que a mi lado estás; lo humano es creer que a veces no puedo, lo divino es que nunca lo dejo de intentar; lo humano es tener a veces miedo, lo divino es que en puedo permitirme plenamente confiar; lo humano es sentir que me duele la herida, lo divino es que quiero perdonar para sanar…

Lo humano es cargar por mucho tiempo con piedras que pesan en mi mochila, lo divino es que confiando en Dios me hago libre para liberar; lo humano es basar muchas veces mi fe en las circunstancias de la vida, lo divino es que te las ingenias siempre para hacerme sentir que eres mi Amigazo y conmigo siempre estás.

Lo humano es vivir y ver muchas veces solo las apariencias; lo divino es poder hacer vida esa hermosa frase que dice solo se ve bien con el corazón lo que para los ojos se hace invisible y es esencial.

Lo humano es permitirnos experimentar nuestra humanidad, lo divino es dejar que Dios actúe en nosotros cada vez que El desee actuar… lo humano es vaciarnos de nosotros mismos y de todo lo material; lo divino es querer llenar nuestros vacíos de todo el Amor que el mismo Dios nos quiere regalar…

Lo humano y lo divino siempre en nosotros van a estar, porque somos seres humanos y divinos, que sentimos y si confiamos en Dios, no nos rendimos…

martes, 11 de agosto de 2009

SIEMPRE HABRÁ…

Hay momentos en la vida en que por tantas cosas que cuesta demasiado entender, expresar, asumir y enfrentar, se puede llegar a perder el sentido de todo, se acaban los sueños, se pierde la ilusión, no se ve ninguna otra salida, lo único posible es sumergirse en la soledad, negándose la oportunidad de buscar alguien que sepa escuchar y tenga las palabras precisas para sanar, iluminar, consolar, esperanzar y encontrar una solución…

Es ahí en esos instantes del existir, aún con la certeza de tener las manos llenas y sentirse seres privilegiados y bendecidos, estando rodeados de dones, bienes, familia y amigos, aunque muchos que solo observan se limiten a decir: “tiene lo que cualquier persona hubiese podido desear”; nadie sabe realmente las luchas internas que hay y los momentos en que se experimenta tanto vacío y soledad, que ni siquiera todo eso que se ha poseer como regalo del mismo Dios, les puede devolver las ganas de seguir y de luchar… es algo que se hace muchas veces más fuerte que la razón y voluntad, tanto que se suelta de la mano, se pierde el horizonte y la fe en Aquel que se hace camino, ofrece su vida por amor y proclama la única Verdad que nos puede salvar y liberar…
Todo eso es demasiado humano pero en ello mismo se pierde la humanidad, nada puede justificar la decisión que cualquiera opte por tomar para atentar contra la vida propia o la de los demás… porque ahí, en la soledad que experimenta el alma, en la oscuridad que hace perder la calma, en el dolor que roba toda razón e ilusión, en la incertidumbre que desvía del camino hacía la solución, en la tristeza que ciega, ensordece, se acomoda y ata, en la angustia que sumerge en la más profunda depresión, en las tormentas o en los sin salida, cuando se pierde la fe y el sentido de la vida, hay que tener demasiado presente que Dios siempre busca de uno u otro modo hacerse presente y actuar, porque si buscas un poquito más allá te darás cuenta que: - Siempre habrá unos oídos que escuchen lo que necesites desahogar, un corazón que acoja a tu alma, para que pueda descansar, un abrazo que te abrigue y te proteja, del frio, el vacio y la soledad, una palabra que te anime y te haga sentir que hay alguien ahí queriéndote aconsejar… Siempre habrá quien al sonreírte, de inmediato te hace brotar desde el alma una sonrisa mágica y especial; siempre habrá quien ore por ti y esté dispuesto a hacer cualquier cosa por quererte ayudar…
Porque mientras se nos regale otro día de vida, se nos ofrece la oportunidad, de seguir buscando una mejor salida y así encontrar la luz que nos sepa guiar, hallar quien sane nuestras heridas, llegar al lugar preciso donde podemos tomarnos un tiempo para descansar, reparar y continuar…

Siempre habrá quien rece por ti, siempre existirá para todo una solución, siempre encontrarás a alguien que te quiera abrazar, escuchar, aconsejar y así encender en tu camino una luz, regalarte un abrazo sincero, llenar de fortaleza y paz tu corazón…

Por eso, pase lo que pase, NUNCA TE RINDAS, NO DESISTAS, NI RENUNCIES DEL CAMINO DE LA VIDA, porque en cualquier momento que te toqué asumir, SIEMPRE, SIEMPRE HABRA UNA LUZ, UNA ESPERANZA, UN ALMA AMIGA…

viernes, 7 de agosto de 2009

MI TIEMPO, TU TIEMPO, EL TIEMPO…

Aunque el reloj parezca marcar un mismo ritmo para todos, el tiempo no es igual para ninguno, cada quien camina a su paso, avanza o descansa, se calla o responde, se muestra o se esconde, se da la oportunidad de amar o se permite esperar a que le llegue la hora del corazón entregar, porque todo tiene su espacio y su momento…

Y nadie puede pretender que el otro responda igual, ni que avance o se mueva como quisiéramos, porque tu tiempo y mi tiempo no son el mismo Tiempo; hasta las cosas no siempre se nos darán como las pedimos y no entenderemos lo que otros viven ni mucho menos lo que vivimos; es ahí cuando tal vez al orar no encontramos las respuestas que pedimos y al esperar sentimos que todo pierde sentido, porque el tiempo pasa y todo sigue peor o igual, nada es como queremos que sea; sentimos que Dios nos deja solos mientras la vida se nos va y hasta nos golpea, sin poderlo detener o evitar, qué complicado es comprender que las cosas no siempre a nuestro tiempo han de pasar, porque el Tiempo en el que Dios actúa no es nuestro tiempo, todo tiene su espacio y su momento…


Cada quien tiene su hoy, su ayer y su mañana, los procesos son diferentes, unos aprenden a perdonar más rápido, a otros les cuesta más dar ese paso, y si uno intenta correr, tal vez el otro prefiere ir despacio, o cuando se quiere detener, el otro acelera más el paso y pareciera que no se camina lado a lado, aunque si van tomados de la mano, y se puede compartir la vida igual, sin olvidar que todo tiene su momento y su espacio…

No podemos aspirar reaccionar todos de la misma manera, ni conseguimos renunciar cuando las cosas no suceden enseguida como se esperan; la vida avanza a su tiempo y compás, para unos se hace eterno el día y para otros se les va sin pensar como se les ha de escapar.

Los sueños se realizan en su momento si los sabemos cultivar, no podemos dejar de luchar por ellos, ni renunciar a poderlos alcanzar, para unos todo parece ser más fácil, para otros tardan las cosas en pasar, hace parte de la vida que así suceda, porque tu tiempo y mi tiempo no es el mismo, cada cosa tiene su momento y su lugar…

Y aunque tal vez conjuguemos nuestros tiempos, muchas veces no entenderemos el Tiempo en el que Dios ha de actuar, hasta le juzgamos antes de tiempo, porque no sabemos esperar y muy fácilmente dejamos de creer y de confiar… la carrera trae cansancio, el acomodarnos nos estanca en un mismo lugar, es necesario configurarnos con nuestro momento y nuestro espacio, para saber caminar y poder hacer camino al andar.

No pretendamos que todo suceda enseguida, ni nos quedemos dormidos en el tiempo que sin darnos cuenta se nos va, no compares el tiempo que tienes de vida, con el que de vida se le ha concedido a los demás, cada tiempo es diferente, tu vas a tu paso y yo llevo mi ritmo, Dios actúa en su momento y en su lugar, porque existe mi tiempo, tu tiempo y El tiempo, el segundo que pasó es diferente, nunca más se repetirá… no lo pierdas, vívelo intensamente, llena tu tiempo en aprender a ser amado y siempre amar.

miércoles, 5 de agosto de 2009

LOS PENDIENTES...

Mientras existan pendientes, siempre habrá un motivo y una razón, para soñar y esperar ese día nuevo que por amor del Amigazo y como otra oportunidad para vivir, se nos va a regalar…
No sintamos que ya todo está listo, hablado y realizado, tampoco se trata de dejar para mañana lo que hoy es posible efectuar; es vivir cada día con la plena certeza que no todo está concluido, siempre habrá muchas cosas pendientes por compartir y donar…
Nunca es suficiente lo que se entrega, se cae en la rutina y monotonía cuando hemos de sentir que todo es igual, si nos damos cuenta que va concluyendo la lista, es necesario agregarle más asuntos para realizar…

Si entre tu y yo hay cosas pendientes, no es porque me debas nada o sea yo quien le toque pagar; se trata de sentir que no todo lo que hemos vivido y dialogado es bastante, siempre hay un tema nuevo para reflexionar y muchos instantes nuevos para disfrutar.


Revisa tu lista de pendientes y no los desatiendas, porque algún día te darás cuenta que el tiempo no es suficiente, que se nos escapa silenciosamente y luego nos lamentamos de aquello que nos quedó sin concluir, la canción que nunca compusimos, el dibujo no coloreado, el poema no terminado, el regalo que compramos y no dimos, las buenas intenciones que simplemente tuvimos y en intenciones se quedaron; el vacío que no llenamos, la sonrisa que negamos, el abrazo que omitimos, el amor que no expresamos, la oportunidad que no nos dimos, el sueño que no cultivamos… todo eso lo teníamos demasiado pendiente en algún momento pero no le dimos importancia, lo fuimos dejando de lado, distrayéndonos en el camino, con aquello que creíamos urgente pero que realmente no era tan necesario…


Entender y atender los pendientes no es evadir lo que debemos decir, hacer y entregar en el momento preciso; es simplemente comprender que para sentirnos vivos no hay que creer que se nos han agotado los abrazos dados, los te quiero pronunciados, el perdón concedido, los temas profundizados, las buenas obras realizadas, los sueños fabricados, lo mejor de nosotros mismos entregado, el tiempo compartido, las cosas aprendidas, los instantes vividos, los tropiezos, las caídas, las heridas por sanar, las grietas que precisamos reparar… siempre existirán en nuestra lista muchos pendientes que nos ayuden a esperar el nuevo día, soñar con el reencuentro, confiar y tener siempre fe, que vendrán tiempos mejores, que urge aferrarnos en los brazos de Aquel que nos da sentido de vida, seguir los pasos de quien es Luz que nos guía y nos regala un tiempo preciso, para cada uno de los pendientes previstos.

lunes, 3 de agosto de 2009

DIME SEÑOR EN QUE LUGAR TE HAGO FALTA MAS...

RE…RE...RE

Porque ahora y siempre se hace inevitable REAFIRMAR lo que pensamos, hacemos, decimos y sentimos, para poder así sacar a plenitud, eso que experimentamos en lo más profundo del alma y cuesta demasiado tal cual dibujarlo, escribirlo o decirlo…

Nunca me será suficiente, señalar sin REPETIRTE lo que para mí eres o darte las gracias tantas veces sin RESALTAR todo lo que solo tú has sabido REDESCUBRIR Y RESCATAR en mí y que alguna vez lo creí perdido; tanto o más has conseguido REPARAR con la nobleza de tu alma y la transparencia de tu amistad, en mi corazón solitario y herido…

Y cómo no RECORDAR y REPASAR cada momento que hemos compartido, si me haces REVISAR en todo instante lo que tengo en mi interior escondido y he podido RECUPERAR los sueños que tenía guardados en el olvido, porque me has REGRESADO al camino del cual yo alguna vez me había desviado y huido…

Es tan importante este proceso de RENOVACION interior, que implica muchas veces REENFRENTRARSE cara a cara al dolor y a los vacíos, vencer los RESENTIMIENTOS, dejar que RESURJAN nuevos sentimientos que RENUEVEN la ilusión, nos hagan creer otra vez en la Amistad y el Amor, y así REINTENTAR nuevamente subirse a la silla que nos ayuda a alcanzar los sueños y REESCALAR cada vez más alto en nuestra Superación.

Y así aprendo a RECALCAR aquello de Dios que REDESCUBRO en ti… porque me has sabido REFLEJAR como El Amigazo con su infinito amor se RECREA y REGOZA en ti… y me enseñas a REFLEXIONAR en todo lo que hablamos y compartimos, nada me pasa de largo, todo RESUENA en mí interior que como oración lo transformo y en lo más sencillo y cotidiano como salmo lo REPITO… Por eso aún en el tiempo y la distancia busco siempre REPORTARME y REESCRIBIR las hojas blancas de tu corazón, para que me sientas ahí y RECUERDES que cuentas conmigo en todo momento y situación, porque así como en mariposas, arco iris y rayitos de sol REAPARECES y te siento conmigo, yo cada vez que te digo MISPA te REGALO mi bendición, le REOFREZCO moneditas al cielo al Señor y me siento mucho más unida contigo...

Ya no me es suficiente expresarte que te QUIERO, porque en REALIDAD es mucho más que eso, ni siquiera me basta un RETEQUIERO para mí corazón que busca REGALARTE y REENTREGARTE de sí todo lo que soy y tengo... Sin darte cuenta me motivas a REVISAR lo que hay en mi interior y me animas a ser cada día mucho mejor de lo que soy. Y todo se me hace ahora RENECESARIO, REVISARLO, REDESCUBRIRLO, RECALCARLO, REPARARLO, REGALARLO, REFLEXIONARLO, RECREARLO, REENTREGARLO, REPORTARLO, REVALORARLO, RENOVARLO y hasta REENFRENTARLO Y REESCRIBIRLO, me siento con el Amigazo REAGRADECIDA, porque en Ti me REPITE cada día, cuanto me ha REAMADO, REGALONEADO y REPROTEGIDO, por todo esto y mucho más no me es suficiente REPETIRTE una y otra vez que te REQUIERO y te READORO, porque he aprendido a REAMARTE con la fuerza del amor que del mismo DIOS he RECIBIDO Y ahora REAPRENDIDO...

Do RE mi fa sol la si... canta mi corazón porque REFLEJA y se siente REEMOCIONADO hasta llorar de alegría y sonríe desde el alma REFELIZ con tantos REGALOS RECIBIDOS del mismo Dios cada día...

GRACIAS POR REAPARECER y quedarte para siempre en cada huella que REGRABAS y REINMORTALIZAS en mi vida...