sábado, 28 de febrero de 2009

DESVANECIENDO…

Porque lo urgente muchas veces deja de lado lo realmente importante, se nos puede escapar el tiempo, dando respuesta a lo que creemos primordial, descuidando aquello que tenemos y que luego cuando lo perdemos nos damos cuenta que era realmente para nosotros lo esencial…

Y la voz se apaga, agotada de tanto esforzarse por querer romper el silencio, que luego cuando se calla, del tiempo y la distancia se vuelve a apoderar; y el corazón se cansa de suplicar atención, de añorar un poco más de importancia y soñar con esas pequeñas cosas que le dan un inmenso sentido a cualquier relación… Y se pierde la magia sin poder evitarlo, a la ausencia del cuerpo y el alma nos vamos acostumbrando, porque todo aquello que no se alimenta, se acaba, se escapa y cuando nos damos cuenta, es demasiado tarde, ya no se puede jamás recuperarlo…

Con todo esto y sin lograr evitarlo, me estoy dando cuenta que ya me estoy acostumbrando a que no estás, y aquello que tanto añoraba, ya no lo espero, porque me llenaba de vacío y de soledad, saber que esos instantes como antes no volverán; la palabra dicha o el detalle que ya no existen porque al parecer el tiempo no te da para más, y aunque quizás solo requería de un minuto o menos, me hacía ser inmensamente feliz y tocar con mis manos el cielo, sintiéndome en él toda una eternidad…

Ahora, poco a poco tu imagen, va siendo solo un recuerdo, que solo aparece cuando intento aferrarme a ello, porque es tanto lo que te quiero, que no me resigno a tenerte que olvidar; pero como al pensarte y añorarte me duele el alma por sentir que las cosas han cambiado tanto y ya nada es igual, prefiero dejar bien escondidos y olvidados todos y cada uno de mis recuerdos y no volverlos a sacar para no llorar.Hacías parte de mi presente y soñaba conservar para siempre aquello tan especial y mágico que nos estaba uniendo, pero ya te haz acostumbrado a estar lejos y es difícil que solo una persona sea la que esté fortaleciendo los lazos, sosteniendo lo que sin alimentarlo se va desvaneciendo y no da para más.

No existe espacio para las palabras y los pequeños instantes que recargaban la magia y nos hacían sentir realmente especial; ahora hay cosas más urgentes que se roban la más mínima oportunidad de retroalimentar lo que entre dos estábamos construyendo y nos llenaba de fuerza y de paz en los momentos de mayor dificultad.

Cuando reviso en mi interior y percibo la fuerza y transparencia que tenía en mi corazón este sentimiento, me da mucha tristeza pensar que al sentirte tan lejos y llorar, me cuesta tanto evitar que todo esto se esté desvaneciendo; siento que sin poder evitarlo te estoy perdiendo, por eso poco a poco te voy soltando, aunque me duela demasiado dejar de sentir por ti eso tan hermoso que quizás sea difícil vuelvas a encontrarlo, por la fidelidad y grandeza que lo invadía y lo valioso que te estaba ofreciendo; pero no puedo hacer nada más, la magia que se acaba no se puede recuperar, apreté con fuerza mi mano para que no te me fueras a escapar, y ahora que la he abierto me di cuenta que estaba aferrada a nada, ya me habías soltado y hace algún tiempo, a estar sin mi te habías acostumbrado… solo recuerdos que duelen van quedando, todo se fue desvaneciendo…

Qué difícil es contemplar que aquello que con tanto amor quise cuidar, se está muriendo, se que en mi corazón un vacío enorme va a quedar, porque has sido para mi alguien demasiado especial, por eso te digo con toda seguridad, que las puertas de la habitación siempre abiertas estarán, yo estaré ahí para ti, conmigo siempre contarás, esa fue y será mi promesa para toda la eternidad…

jueves, 26 de febrero de 2009

PARÁBOLA DEL BARRO QUE NO QUERIA ROMPERSE…

Era un trozo de barro, que no quería ser lo que era, porque muchas veces el barro rechaza su naturaleza para no sentirse frágil y mucho menos embarrarse de la miseria del otro, que en sí, posee su misma esencia…

Este barro, se negaba a ser moldeado, porque dejarse modelar por el Alfarero, implica, desacomodarse de todo aquello que no le exige esfuerzo; deformarse de los esquemas que se ha impuesto; transformarse, rompiéndose muchas veces, renunciando a todo lo que requiere adquirir otra forma, buscar su perfeccionamiento; y eso, exige de sí mismo, trabajo, constancia, docilidad, fidelidad… que significa, comprometerse a aceptar con humildad su fragilidad.

Cada vez que el Alfarero iba en busca de un trozo de barro, para hacer un cacharro nuevo, reparar alguno que se hubiese quebrado, y darle forma a otro que necesitara ser renovado; éste se apartaba, trataba de no rozar a otros barros, prefería quedarse echado en un lugar, donde no estuviera cerca del agua que podría ablandarlo y hacerlo experimentar la necesidad de ser moldeado; prefería aislarse para que nadie más lo rozara, ni llegar a sentir el calor del horno que tostaba las otras tinajas, porque simplemente lo que le importaba era descansar, pasarla bien, observar, no meterse con nadie y que nadie le fuera a molestar…

Ahí desde su lugar, veía como a cada instante, el Alfarero se dejaba untar da cada barro, amasando con sumo cuidado, algunos requerían más esfuerzo, otros eran más livianos, otros giraban sobre la rueda, se deslizaban entre los dedos del Dios artista que se gozaba ante la entrega y disponibilidad de quien se abandonaba confiado en sus manos para dejarse moldear.

Así pasó mucho tiempo, indiferente a lo que sucedía, simplemente a la hora del llamado, se escondía, evadía… observaba y criticaba lo que otros barros hacían, se reía de las grietas que algunas tinajas tenían, decía: para qué ser un vaso, si me sentiré vacío, nada podrá saciarme, requiere de mucho esfuerzo el llenarse y vaciarse… yo no soy como los otros barros, yo sería la tinaja más fina… Todo esto aunque al parecer le hacía gozar de comodidad, en el fondo de su ser, experimentaba frustración y soledad; no sabía para qué servía, ni que utilidad darle a la belleza de la que presumía, ser un simple trozo de barro, sin forma no tiene ningún sentido, nadie lo mira, no sabe para que ha existido ni para donde se dirigirán sus pasos…

Con todas estas reflexiones, quiso estar muy atento, para dejarse tomar, estaba dispuesto decirle a su Alfarero: Toma mi barro, rómpeme si es necesario y hazme de nuevo… Y así fue como Dios le observó y al querer tomarlo, sintió como se había endurecido aquel trozo viejo de barro, en cada movimiento se quebrantaba, dolía tanto el cambiar, creía muchas veces que no lo iba a lograr, pero para Dios no hay imposible y su Amor todo lo puede y lo transforma… es así como pudo experimentar lo que es sentirse amado por el Creador, El es el único que realmente sabe que es para nosotros lo mejor…

No dejemos que nuestro barro se endurezca y se quebrante por la indiferencia y pasividad… hay que estar en constante mejoramiento continuo, revisar cuales son las barreras que nos impiden ver mas allá; reconocer en la experiencia de desierto que en algún lugar, un oasis habrá…

domingo, 22 de febrero de 2009

MAS QUE SOLO UN ESPEJO…

Aunque la vida es como un espejo que tarde que tempranos nos devuelve el gesto que ofrecemos; el amor y la amistad son mucho más que eso, porque no se trata de encontrar en la otra persona una imagen idéntica a la que buscamos o fantaseamos porque es lo que realmente encontrar queremos…

Y estas relaciones que verdaderamente se construyen entre dos, en la cual voluntariamente aunque ya se sepa, se alimentan con detalles, se sorprenden, se rompen barreras y distancias, se crean lazos que acercan más los corazones y logran que exista la seguridad de lo que surge, llenando el alma de ilusión.Son realmente más que un espejo, porque no se trata de recibir siempre la imagen y el gesto que ofrezco cuando me asomo e intento descubrir otro rostro que no es el mío, sino que me sonríe cuando me siento triste, o al que le sonrío aunque lo vea sombrío. Es más que una voz que surge solo cuando algo digo, como eco que repite mis latidos, pero que al callarme enmudece, como si no hubiera más nadie ahí conmigo… es la sensación que cuestiona y preocupa, llenando de temor de abrir la mano, soltar y descubrir que aquello a lo que quizás me había aferrado, no existe, ya me ha soltado, muy lejos se ha ido y yo aquí sigo…


Es mucho más que solo un espejo, el amor y la amistad, donde solo muestra una imagen cuando te asomas queriendo buscar un reflejo, lo que implicaría estar siempre ahí para encontrar un gesto, una sonrisa o una lágrima, de acuerdo a lo que se vive… y para romper el silencio, tendría siempre que hablar, escuchando un eco a lo que se dice, y si expresas un te quiero, te dicen igual; y si pronuncias te extraño, lo mismo dirán … eso no es amor ni amistad… es quizás un poco de rutina y necesidad de sentir, de corresponder a algo o de apagar la soledad. Por eso el amor y la amistad, son más que un eco y un espejo, es el rostro que aparece aunque no te asomes, cuando creas que no hay nadie contigo, buscando la manera de hacerse presente, rompiendo tus silencios con sus latidos; es la voz que llega hasta donde estás, aunque no la perciban tus oídos, pero la sientes murmurar en tu soledad, diciéndote: aquí estoy no me he alejado, ni me he ido; es la fuerza que no te deja aislar, aunque sientas cansancio de sostener, y al soltarte te vuelve a tomar, sabiendo que es entre dos esto que llaman amor y amistad.


No es un espejo, es un caminar cara a cara, tomados de la mano, sin aferrarse ni apretar; aunque los cuerpos estén lejos, aunque no siempre se puedan ver o hablar, siempre habrá alguien que rompa el silencio, que haga reaparecer la imagen de aquel ser tan especial que está lejos, sin que se sienta que es una responsabilidad, sino una necesidad de aquellos que han estrechado tan fuertemente sus lazos y se hacen tan necesarios, que se extrañan, se buscan, se las ingenian de una u otra manera, sin que existan dependencias, sino algo tan natural… eso es amor, eso es amistad… mucho más que un eco y un reflejo, es un sentimiento tan fuerte y valioso, que aunque existe y es real, parece escaso, pero en muchas almas y corazones habitan, esperando que alguien los logre encontrar. Sino lo has encontrado, no te rindas, tal vez más cerca de ti está… y si ya lo tienes, no esperes a solo devolverle el gesto que te ofrece, ni a hacerle eco a lo que te dice… sorpréndele de vez en cuando, hazle sentir, aunque ya lo sepa, lo que realmente sientes, no sea que el dia que regreses sea muy tarde y ya nada encuentres…

martes, 17 de febrero de 2009

AUNQUE TODO TERMINO, NO TODO SE HA ACABADO...

Aunque después de mucho tiempo de vivir una relación, llegue el día en que todo termine quizás sin ninguna explicación… y al ver tus manos vacías y herido tu corazón, creas que todo para ti ha terminado y no exista ninguna otra ilusión… piensa que no todo se ha acabado, el mundo sigue girando a tu alrededor.

Y si duele mucho el alma, por todo el tiempo que se compartió, y sientes que nada es igual aunque todos te digan que no; no creas que todo ha terminado, porque no todo ha acabado, murió un sentimiento entre dos, pero no se extinguió el amor; siempre tendrás la oportunidad de vivir una nueva ilusión… Es difícil enfrentar cada día, sin la presencia de quien llenaba los instantes de tu rutina, las llamadas, los mensajes, los detalles que ocupaban y le daban sentido a este capítulo de tu vida; quizás ya no existan igual, todo ha terminado, pero en realidad, no todo se ha acabado, porque mientras estemos vivos, muchas cosas se pueden vivir todavía…

Terminó un noviazgo, pero no se acabó en el mundo el amor; todavía hay personas que sueñan con amar y ser amados; es tan difícil entender los sentimientos, las cosas pasan muchas veces sin ninguna explicación, no te cierres a nada, deja la puerta abierta por si regresa quien se ha marchado o tal vez entra alguien nuevo que desea conquistar y reparar tu corazón…
Al parecer todo ha terminado, pero realmente no todo se ha acabado; no es el final de tu historia, es solo un capítulo que concluyó, no te quedes en lo que pudo ser y no fue, ni en lo que había y ahora no; piensa en que aún hay mucho por experimentar, la vida es tan hermosa y Dios nos ama tanto que nos regala en cada día una nueva oportunidad para vivir mucho más de lo que hasta ahora hemos vivido y poder gozar de todo lo que sin pedir nada a cambio nos dio.

Aunque algo te salga mal, aún lo puedes volver a intentar; y si quizás has perdido un ser querido, mira a tu alrededor, nadie lo va a reemplazar, pero aún hay muchos que te aman, te necesitan y siguen contigo. Aunque se te derrumbe lo que con tanto esfuerzo, en mucho tiempo y con toda dedicación habías construido, puedes volver a empezar y no dejar tus sueños en el olvido; aunque se te escape de las manos el amor sin ninguna explicación que sea capaz de calmar el dolor, aunque te hieran con una traición y sientas que todo para ti terminó; piensa que no todo acabó, alguien puede entrar en tu corazón, reparar lo que esta roto y colmar tus vacios, siempre habrá otra oportunidad para creer y para amar, porque aunque toda historia tenga su final, en la vida cada final es un nuevo comenzar… aunque todo ha terminado, no todo se ha acabado, esa es la realidad…

sábado, 14 de febrero de 2009

HOY COMO AYER, YO CONTIGO Y TU CONMIGO…

Hoy como ayer te recuerdo cada día en todos mis instantes como sino te hubieras ido, contemplo en mi ser y hacer la herencia que de ti he recibido; los sueños realizados y otros nuevos que quizás desde el cielo me has fabricado, así lo he sentido y experimentado… Yo contigo y tu conmigo…

Contemplo tu sonrisa, cada vez que sonrío; y siento tu mano sostenerme cuando tambaleo o quizás he caído. Sé que me das las fuerzas que necesito, cuando me agoto en medio del camino; pareciera a veces que no estás, pero yo sé que estás aquí conmigo, no te has ido, yo me siento contigo…

No puedo evitar extrañarte cuando no logro verte o escucharte en frente mío, así mismo cada vez que hago realidad todo aquello que a mi lado soñaste de lo cuál quizás ahora no has sido testigo; pero siento tu voz susurrar en cada uno de mis latidos y te contemplo siempre presente en mis seres más queridos… Tu conmigo y yo contigo…

Qué difícil es esto de sentir que estás sin estar y en mis recuerdos abrazarte; no puedo evitar a veces llorar, cuando le pregunto a Dios, por qué te marchaste… Tal vez mi razón lo puede entender, pero quién le explica al corazón que ya no te puedo tener, que te fuiste pero no me abandonaste… yo contigo y tu conmigo…

Tanto Dios me ha amado, que de puente entre tu y El me ha usado… qué difícil es comprender que algo de mí es lo que te ha alejado… se necesita mucho amor y demasiada Fe para vislumbrar el actuar de Aquel que un día nos unió y otro día nos ha separado… Pero ni el tiempo ni la distancia entre el cielo y la tierra logra distanciarnos, porque hoy como ayer, tu conmigo y yo contigo, así siempre hemos estado…

No hay preguntas de porqués ni paraqués, así son las cosas del destino; todo en la vida tiene un comienzo y un final, de nosotros depende hacer que el amor dure toda una eternidad, que la presencia y el sentimiento pueda trascender y superar toda presencia física y lo que limita la humanidad… Y aunque parecería que no estás, yo contigo y tu conmigo, siempre muy unidos…

Hoy como ayer te quiero regalar, todo aquello que de mí te hacía sentir orgulloso y emocionar, las notas de mi piano, las letras que se desprenden de mi alma y dibujan mis manos, las palabras que expresan mi experiencia, todo aquello de mi vivir que es tu más grande herencia; porque si he crecido y me he superado, es porque de ti Papito, lo he aprendido y heredado; gracias por tu inmenso amor que me hace sentir que desde el cielo me cuidas y aunque no te pueda ver ni abrazar, muchos sueños me sigues fabricando y estás a mi lado; tu conmigo y yo contigo, habitas en mí, por eso muchos experimentan que no te has marchado, papi, seguimos cada día más unidos, nada ni nadie nos ha separado…
(A ti Papito en tu 15 aniversario de Tu Pascua... Te extraño...)

ENSEÑAME LO QUE ES PARA SIEMPRE…

A veces sentimos temor de permitirnos vivir algo hermoso, porque no queremos pensar en el momento en que nos enfrentemos al hecho que todo terminó, y nos cuestionamos ante las promesas que el corazón ofreció, de decir que era “para siempre” aquello que surgió y suspiró…

Pero pareciera que todo tiene su fecha de vigencia y aunque quizás unas veces dure menos y otras más, la vida tarde que temprano nos enseña, que nada para siempre será… que el NUNCA tampoco existe y nadie sabe lo que en el tiempo puede pasar. Por eso quiero creer que el silencio no nos va a distanciar, que no existe la costumbre en el amor y en la amistad; que todo aquello que se promete, en los momentos más fuertes se hará realidad; de ahí que necesito que me enseñes lo que es para siempre en esto que ya existe en el alma y lo siento tan real.

Enséñame que es para siempre que en ti puedo confiar, que enfrentaremos todos los obstáculos que se nos puedan atravesar, que aprenderemos a dialogar de todo aquello que nos pueda distanciar, para solucionar en todo instante cada dificultad.

Enséñame lo que es para siempre, para no volver a expresar: que tarde que temprano alguien se va y todo va a terminar; no quiero decir que otra vez sufrí y perdí, que hay cosas que no existen para mí, porque nada es para siempre y todo tiene un principio y un fin.

Enséñame que es para siempre, que ahí a mi lado vas a estar, que aunque no te vea diariamente, a eso no te vas a acostumbrar, y aunque ya yo sepa lo que por mí sientes, siempre me lo harás sentir y me lo vas a recordar… igualmente lucharé por hacerlo, para que creas plenamente que es para siempre lo que por ti siento y te quiero entregar.

Enséñame lo que es para siempre, porque en ti quiero confiar, no quiero tener miedo de estos sentimientos tan sublimes y profundos como son el amor y la amistad; quiero creer que existe un para siempre, y que el día en qué lo necesitemos, ahí vamos a estar siempre presente, porque todo esto es muy real.

Enséñame lo que es para siempre, y si por cosas del destino, nos dimos cuenta que las cosas no dieron para más, podamos recordarnos siempre con mucha paz y un cariño demasiado especial, que no nos haga doler ni sentir temor en el corazón y nos permita tener las puertas siempre abiertas para darnos otra oportunidad, de creer que siempre la vida nos regala otra oportunidad de poder ser amados y aprender a amar de verdad.

EN MI ORACION SIEMPRE ESTARAS…

Porque aunque nuestros caminos se desvíen y la distancia nos quiera separar, aunque el tiempo se apodere del silencio y no tengamos la oportunidad de vernos ni de hablar, yo te ofrezco una promesa y en ella te entrego mi mayor prueba de fidelidad, quiero que tengas muy presente, que por ti siempre voy a orar.

Aunque muchas veces la rutina, haga que cada quien de los quehaceres se deje llevar, y no logres verme ni escucharme y te aferres a lo que tengas ahí donde estás, no sabrás de donde te viene una paz casi que sobre natural, es mi oración que en la distancia, siempre te va a acompañar.

Cuando algo te haga reír o llorar y en todos los momentos que debas enfrentar, yo estaré rezando por ti, para que te ayuden siempre a crecer y los asumas todos con paz y con fe. Y si el cansancio se apodere de ti, y existan momentos difíciles para enfrentar, tal vez no logres comprender como puedes continuar, es el mismo Dios que se hace presente, te ofrece su fuerza y su amor, y todo eso lo refuerza porque a diario recibe por ti mi oración.

Orando por ti me haré siempre presente, aunque no lo sepas ni logres oírme ni verme; he aprendido y entendido que cuando no pueda hablar contigo, le hablo de ti a Dios y sentiré siempre que por lo fuerte y fiel de nuestra amistad, no hay distancia entre tu y yo.

Cuando experimentes vacío y soledad, recuerda que más allá de las fronteras alguien que te ama, te hizo una promesa de fidelidad en la hermandad; la oración me da la hermosa oportunidad, de ofrecerte todo aquello que no se ve pero que se siente y ayuda a experimentar la magia de la amistad.

Porque no hay obstáculo o dificultad que pueda ganarle la batalla a la más hermosa y transparente plegaria que sale del alma inspirada por el amor que supera tiempo y distancia; así de uno u otro modo siempre tendrás mi protección y compañía, porque al cielo llega de mi para ti una petición cada día.

Quizás a veces sienta que no tengo mucho para dar, soy demasiado frágil y pequeña, muy torpe al caminar y avanzar, aún así quiero darte todo aquello que has de merecer, por eso quiero que nunca olvides, que en algún lugar un ángel terrenal has de tener, y lo que más te quiere dar, es la oración que por ti ofrece para que nada te falta, nunca te rindas, realices tus sueños y muchas bendiciones cada día puedas tener. Esto es Amistad y Dios se complace en ella.
(Para ti mi Gran amiga, a quien he prometido que en la distancia con mi oración estaré siempre contigo...)

miércoles, 11 de febrero de 2009

LA BOTELLA VACIA…

Esta es la historia de una botella desechable, que se encontraba vacía, en medio de un patio de descanso escolar… era como sentirse abandonada a su suerte, sin poder dirigirse por sí misma al lugar donde debía llegar “el caneco de basura”… era lo ideal, porque de este modo contribuiría a la limpieza del lugar, a correr mejor suerte, siendo reciclada y pudiéndose reutilizar… pero que necesitaba? Qué alguien por instinto, por orden, sensibilidad o educación; o tal vez egoístamente, queriendo evitarse así mismo un accidente, se tomara el esfuerzo de inclinarse, tomarla y dejarla libre tan solo a 5 pasos más adelante donde se encontraba la caneca que indicaba que era el lugar ideal que nuestra querida botellita añoraba…

Desde mi sitio algo lejano, pero preciso para contemplar y reflexionar en tal escena, solo quise analizar antes de levantarme y hacerlo por mi misma… me asombraba ver como muchos la evadían, levantaban el pie casi mágicamente sin ver, para no tropezar y caer, eran tan indiferentes, que hasta llegué a pensar que la botella era tan solo una visión de mi loca mente; pero su lamento al ser pateada era real, otros hasta se gozaban y remataban con una patada más… pero nadie se dignada a recogerla y dejarla en su lugar.

No puedo decir exactamente cuántos pasaron, pero más del 90% ni la miraron, los otros quizás solo veían, por instinto o porque esta imagen se les aparecía, pero a nadie le inspiró nada, ni siquiera fastidio por ser como basura en medio de tal sitio por el que tanto han de transitar.

Se acabó el descanso y cada uno se dirigió a su sitio, la botellita quedó abandonada en la mitad, después de recibir golpes, de ser ignorada, burlada, decidí recogerla ya maltratada, y la deposité donde debería estar…

Con todo esto, pensé… cuántas personas se sentirán así, solas y abandonadas a su suerte, viendo a tanta gente que pasa por su lado, sin darse cuenta de lo que añora, necesita y siente… cuántas veces, somos ciegos e indiferentes, y nos llevamos por delante la fragilidad de otros, que son juzgados, ignorados, criticados, discriminados, y nadie decide hacer algo, simplemente lo evitamos como si no nos diéramos cuenta de lo que está pasando para evitarnos esfuerzos y no comprometernos, simplemente dejar que otro actué y haga aquello que no nos interesa hacerlo, porque no nos toca, porque no fuimos quien ocasionamos el mal, porque quizás pensamos que es mejor acomodarse o evitar, y hasta tal vez hacemos realidad aquello que dice al caído ignorarle o caerle… pero que al final todo te de igual, porque nadie sabe lo que el otro siente.
¿Y tu en qué lugar estás? …

domingo, 8 de febrero de 2009

AMAR ES...

Amar es vencer entre dos los obstáculos que el tiempo y la distancia suele colocar para ganarle la batalla a sentimientos tan fuertes como el amor y la amistad…

Amar es, romper el silencio con algo así sea muy pequeño, pero que haga el estruendo de todo aquello que sentimos muy dentro… es sacar un espacio entre todo lo que somos y hacemos, para hacernos presente y no sentirnos tan lejos aunque muy cerca estemos…

Amar es saber soltar y agarrar… dejar ir, pero a la vez esperar… pedir perdón y perdonar… Valorar, cuidar, cultivar esa flor que surge del sentimiento, para no verla marchitar por falta de cuidados y tener que enfrentar luego los remordimientos.

Cuando se ama de verdad, no existen los peros, ni las excusas que justifiquen la fragilidad de lo que sentimos cuando realmente se está desvaneciendo, porque nos acostumbramos a lo que tenemos, o porque nos dejamos ir envolviendo en la cotidianidad que nos distrae y nos hace dejar de lado aquello que quizás se nos escapa de las manos y sin darnos cuenta estamos perdiendo.

Amar es tener la libertad de ser uno mismo, de expresar, de abrir el corazón sin miedo de reír o llorar, de decir lo que nos hace bien o mal… Amar es sufrir por quien se ama, sentir que nos duele el amor, pero que su dolor no ocasiona angustia ni ansiedad, no se queda en aguantar, se supera, se dialoga, se sana y nos permite sentir paz, porque es prueba de que amamos de verdad.

Amar es no decir excusas cuando nos alejamos de quien amamos, amar tampoco es sinónimo de ahogar; amar es dejar en libertad, tener la capacidad de reconocer y manifestar lo que sentimos, saber asumir cuando las cosas no dan para más…

Amar es volver a empezar, sin guardarnos nada del pasado que nos empañe y nos haga desconfiar… amar es abrir los ojos a tiempo y recuperar aquello que por costumbre o por falta de amor, o quizás por no saber decir lo que guarda el corazón, se va debilitando y quebrantando, muriéndose de amor…

Amar es no ver nada imposible, sentir que siempre se puede buscar la manera de estar presente, con un detalle, una palabra, un pensamiento u oración, algo que realmente se siente y supera cualquier obstáculo que separarnos intente, porque todo es posible y se vence cuando hay verdadero amor.

AUNQUE YA LO SEPA…

Muchas veces intuimos que esas personas que están siempre con nosotros y se han caracterizado por su amor, entrega, nobleza y fidelidad; saben por regla de tres que las queremos y que ese sentimiento hacía ellas nunca va a cambiar… de ahí que nos olvidamos y no vemos importante o necesario manifestarle de una u otra manera, nuestro amor, agradecimiento y todo aquello que experimentamos por la seguridad de la cual gozamos, con respecto a lo que nos dan y les damos. Por eso, aunque ya lo sepa, porque estoy segura de que me quieres, me gustaría escucharlo de vez en cuando y experimentar de otra forma lo que por mí sientes; no te confíes con solo sentirlo y saberlo, recuerda que en la expresión y con los detalles, se rompe la rutina y se renueva el sentimiento.

Aunque ya lo sepa, porque es mucho el tiempo que compartimos, me gustaría que me sorprendieras y me hicieras sentir lo importante que para ti significo; no es suficiente solo suponerlo, el día a día rutinario es enemigo de lo que llevamos dentro y muchas veces la indiferencia involuntaria se siente como el peor castigo.

Aunque ya lo sepa y cursi parezca, un abrazo y un beso, pueden parecer nada, pero son mucho más que eso; sobre todo si brotan del alma y surgen porque realmente nazcan. Es importante luchar por mantener vivos esos detalles, que me expresan de muchas formas lo que crees que ya se sabe porque está definido nuestro sentimiento…

Aunque ya lo sepa, porque sabes que siempre estoy y estaré contigo, no te olvides que es humano, añorar y necesitar que me hagas experimentar lo que realmente para ti significo; ten presente que los sentimientos como el amor y la amistad, se debilitan y mueren en el olvido, la costumbre y la rutina, pero se fortalecen y permanecen por siempre vivos si se saben renovar y retroalimentar.

Aunque ya lo sepas yo te digo, que te amo demasiado, que estoy y estaré siempre contigo, que me gusta sorprenderte, hacerte sentir lo importarte que eres y lo que vales para mí; sé que lo sabes porque en mi ser y hacer de cada día lo manifiesto, así como en mi mirada y mis detalles siempre lo expreso; pero de todas formas nunca me canso de expresarlo y decirlo… porque aunque ya lo sepas, solo quiero que no dejes nunca de recibirlo y sentirlo.

martes, 3 de febrero de 2009

NO DEJES QUE ME ACOSTUMBRE…

Es la costumbre uno de los enemigos más grande de cualquier sentimiento y relación; porque por acostumbrarse se enfría el alma y se acomoda el corazón. Hay por eso quienes se acostumbran y malacostumbran en el dar o recibir, son los sostenidos o los que sostienen, los que entregan o solo se aferran a lo que tienen.

Por eso… no dejes que me acostumbre a tu presencia y no siga buscándote porque sé que aunque digas o no digas nada estás ahí; no dejes que me acostumbre a tus silencios y ya no te extrañe, porque si me acostumbras a tu ausencia no me hará falta estar junto a ti y cuando regreses quizás alguien más habrá ocupado ese lugar que sentí vacío cuando te acostumbraste a mantenerte distante y callar.

Muchos se acostumbran a lo que tienen sin saber realmente lo que poseen, hasta que por estar acostumbrados a tenerlo lo pierden y se lamentan de no poder volver a poseerlo. No dejes que me acostumbre a lo que sientes ni quiero que te acostumbres a lo que siento por ti, porque se acabarán los detalles, y será solo costumbre este sentimiento que por acostumbrarse puede morir.

No dejes que me acostumbre a mantenerme ausente, no quiero sentir que te da igual si me pierdo o he de aparecer; es valioso sentir que alguien nos extraña, que espera con ilusión el instante en que hablaremos de nuevo o nos podemos volver a ver. No te acostumbres a que sea yo quien todo lo sostengo, ni quiero acostumbrarme a que lo sientas tu responsabilidad, porque tarde que temprano nos agotaremos, alguien aquí soltará todo y va a renunciar…
No dejes que me acostumbre a que no tienes tiempo, ni permitas que me conforme con lo que podemos dar, no dejes que todo lo entienda; no hay necesidad de exigir más de la cuenta, se puede renovar de muchas maneras cada momento y vivir cada día como si fuera la primera vez o la última oportunidad que se nos da.
No nos acostumbremos a que solo uno de el primer paso, que pida perdón, que rompa el hielo, acorte distancias y mantenga unidos los corazones; existen una y mil más razones para vivir al máximo una relación; sobre todo cuando la sentimos pura y verdadera, porque no se encuentra en cualquier rincón; no quiero acostumbrarme a tenerla, es mejor sentirme privilegiada y así valore cada instante que estás cerca y añoré tu presencia en tus ausencias, me las ingenie de mil formas para demostrarte el sentimiento que abraza mi corazón; no quiero suponer ni acostumbrarme a que simplemente lo sabes, quiero que lo sientas cada día como un don y así mismo quiero vivirlo yo; por eso, si algo significa esta relación, no dejes que me acostumbre a nada, quiero extrañarte, añorarte, contemplarte, disfrutarte, tener esa capacidad de asombrarme con aquello tan sublime y sagrado que valoro como regalo del mismo Dios.

domingo, 1 de febrero de 2009

TODO O NADA…

Porque muchas veces, todo puede ser nada y nada lo podría implicar todo… Arriesgarlo todo, podría ocasionar quedarse sin nada… y no hacer nada cuando debería hacerse algo, significaría quizás perderlo todo… Sentir que se tiene todo, es tal vez creer que no se necesita nada y experimentamos tanta seguridad que nos aferramos a ciertas cosas, circunstancias, personas y tiempos, confiándonos y acomodándonos en eso, hasta que nos llega el momento en que abriendo los ojos, nos demos cuenta que creyéndolo poseer todo, estábamos abrazados a nada…

A simple vista y por las apariencias, nos detenemos ante quienes creemos que la vida no les ha dado nada, pero realmente se sienten bendecidos y se gozan de todo lo que a diario reciben, desde lo más pequeño y sencillo… y aquellos que creemos que lo tienen todo y hasta envidiamos por lo que en ellos descubrimos, en el fondo experimentan vaciedad y sufren porque no poseen nada que los llene y les haga sentir paz. Así mismo, querer entregarlo todo sin guardarse para sí mismo nada, nos da la esperanza de recibir mucho más sin esperarlo… Es la realidad del todo o nada, es el riesgo que a diario corremos en ese dilema de entender lo que significa en muchos instantes de la vida.

Hay quienes creen sabérselas todas, pero realmente no comprenden nada; dicen mucho y tanto que no logran expresar mayor cosa… y otros en su silencio prudente, pasando desapercibidos, pareciera mucha veces como si nada hubiesen entendido, pero son los que realmente todo lo han asumido.

Ofrecer un abrazo y una sonrisa puede ser nada, pero para alguien puede significarlo todo; dar ese paso tan pensado, decir si o no, pronunciar aquello que cuesta tanto pero que otro necesita escuchar, podría ser nada pero lo podría implicar todo… sentirnos nada es tal vez sin darlo cuenta entregarlo todo; creernos el todo es no querer asumir que realmente somos nada… así es esto, por eso debemos estar muy atentos, porque la vida da muchas vueltas y hoy quizás podremos experimentar que tenemos todo y confiarnos en ello, y mañana tal vez las cosas cambien y no nos quede nada de eso.

Entonces, ¿qué es realmente todo o nada?... es una metáfora de la vida, es sentir alguna vez que tuvimos y dimos todo, y otras veces que no tenemos ni recibimos nada… es creer que quizás sin dar nada, el Amigazo nos ofrece todo, es la capacidad de no medir ni comparar, simplemente estar abiertos a recibir y a entregar, es valorarlo todo, es no aferrarnos a nada, es vivir cada día como si no tuviéramos nada más y disfrutarlo todo; es saber y entender que un día todo puede ser nada y nada puede ser todo…

CUANDO SE HABLA POR LA HERIDA…

A veces no es la boca quien habla sino la herida que habita en el alma y expresa el dolor que siente en lo más profundo de su ser y su anhelo enorme de encontrar la calma…

Y pueden surgir palabras como espinas que se clavan en otros corazones, o un mutismo que es más doloroso y ensordecedor que el mismo tono rencoroso que manifiesta mil emociones…

Cuando habla la herida suele suceder que se dicen y hacen cosas sin querer, las palabras y acciones no tienen medida, ocasionan estragos, causan dolor y producen más heridas, que derrumban lo que se había construido y quebrantan la relación que por algún tiempo había existido…

Cuando es la herida la que habla, se puede llegar a perder el autocontrol, es el corazón quien domina a la razón; predomina más el sentir que el pensar; se pierde la fe en el sentimiento, se cierra una puerta que teme abrirse de nuevo de par en par…

Para sanar la herida, es necesario destapar; sacar el veneno que la invade, aunque duela remover todo lo que se guarda y acumula, y parezca imposible encontrar una medicina que sane y no deje cicatriz de aquello que dolió tanto que el corazón creyó morir…

Es bueno tener presente, antes de juzgar cualquier palabra o acción, que quizás quien actúa y habla no es la persona sino la herida que esconden en su interior; por lo que le hicieron o le negaron, por lo que le dieron o le quitaron, por la confianza que dio y le defraudaron…

Hay que aprender a contar hasta diez o cien, antes de hablar o actuar e intentar comprender a quien por la herida ha de hablar; es sano buscar la manera de poderse desahogar, sin atropellar ni dañar; sin deteriorar o destruir esa relación, causando así más heridas en otro corazón.

Si has de decir o hacer algo, trata de razonar y pensar, si estas hablando por lo que eres o por lo que has de experimentar; mira bien si tus palabras tienen miel o hiel, si aportan y construyen, o por el contrario, arrebatan y destruyen… Y si lo que necesitas es dejar hablar a la herida que hay en tu corazón, busca a alguien que realmente entienda tu razón… de este modo será más sano y podrás calmar tu dolor, sin causar más daño y experimentando la paz que viene del amor de Dios.