viernes, 18 de diciembre de 2009

¿CUANTO VA A DURAR?

Siendo conscientes de que todo lo que tiene un principio, también posee su final; muchas veces nos preguntamos ante lo que vivimos… cuánto tiempo nos queda, cuánto más nos va a durar?...

Al encontrarnos en el camino con personas que ennoblecen nuestra vida, nos da miedo pensar, en que así como llegaron para ser parte de nosotros y alegrarnos cada día, en cualquier momento y sin que lo queramos tal vez todo tal como comenzó haya terminado y debamos asumir lo triste de una despedida…

Y quizás por lo que a diario vivimos, nos cuesta demasiado creer en los “Para Siempre”, más aún porque somos testigos: de hogares que se juraron ante Dios amor eterno y en un lapso de tiempo se han destruido; personas que dijeron quedarse con nosotros y sin prepararnos, de repente, ya se han ido; en hombres y mujeres que vimos siempre fuertes y resplandecientes y sin darnos cuenta murieron y ya han partido… En sentimientos declarados y expresados que cuando más los sentimos, se acabaron, se esfumaron y cómo pasó no lo supimos…

Por eso cuando el corazón encuentra algo que le regale a su latir el sentido de vivir y la ilusión, se llena a la vez de mucho miedo de involucrarse tanto, hasta tal punto que se le pregunta a Dios: cuánto tiempo crees que nos puede durar todo esto que nos alegra el existir y es razón para no rendirnos y luchar por hacer nuestros sueños realidad?...

Cuánto va a durar el sol brillando?... cuánto tiempo de tormenta nos quedará? Cuánto hay que esperar para que venga lo que tanto se ha esperado? Cuándo se irá la soledad?... cuánto queda de esa relación?... cuánto va a durar la ausencia de quien se fue y se llevó el corazón?... cuánto tiempo más ha de pasar para vivir lo que se vive, para esperar lo que se añora, para calmar el dolor, para acabar con la distancia, para disfrutar todo esto que nos ilusiona demasiado, tanto que da miedo pensar que pronto sin saber como ni cuando, tal vez todo terminará…

Cuánto va a durar el ánimo en la lucha, la fuerza en el sentimiento, la constancia en la construcción de ese gran sueño… Cuánto va a durar, la paciencia en las dificultades, la fe en los momentos más duros, las promesas que se hacen, las ganas de hacer los sueños realidad la luz de esa velita que nos aleja de la oscuridad sin dejarse apagar aunque el viento la quiera abrazar…


Mientras se nos regale un día mas de vida, se nos está dando la oportunidad de hacer único este momento, vivirlo intensamente, sin preguntarnos cuánto puede durar… no importa sea un segundo o toda la eternidad, no importa implique reír o mucho llorar, hay que asumirlo plenamente, aprender de lo que en su tiempo nos quiso regalar y enseñar, y tener muy presente que aunque todo tiene su final, en la vida, cada final es también un nuevo comenzar… no importa cuanto vaya a durar…

No hay comentarios.: