viernes, 27 de noviembre de 2009

QUÉ MÁGICOS Y PLENOS SON AQUELLOS SENTIMIENTOS…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que se hacen presente aún estando lejos; regalan abrazos tan cálidos y fuertes que son capaces de sentirse con la caricia del sol y el roce del viento…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que dibujan una sonrisa con tan solo un recuerdo; iluminan el camino cuando se escucha su nombre o aparecen al encuentro, hacen únicos los días en que se comparten libremente lo que se lleva dentro…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que no encuentran palabras ni medidas para expresar lo que se está sintiendo, nos hacen experimentar libertad de ser quienes somos, aunque avancemos o la embarremos y no hay necesidad de decir mucho, para entender aquello que es parte de todo esto que es tan nuestro…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que se sienten libres y no compiten con otros sentimientos, saben el lugar que ocupan dentro del corazón y lo protegen encomendándolo a Dios en la oración; son pacientes y comprensivos ante la fragilidad, perdonan con facilidad porque no exige perfección, confían en la Fidelidad que los unió e hizo posible los lazos que los están uniendo…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que superan la distancia y no se deterioran con el viento, hacen únicos cada día sin dejar que la rutina los agarre y se convierta todo más en costumbre que en sentimiento, tienen sus propios ritos que son vitales, pero no se obligan, simplemente nacen y salen de un corazón para el otro instalarse…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que expresan tal cual lo que sienten sin cohibirse ni ofenderse; dialogan y comprenden, nadie gana ni pierde porque no se compite en las relaciones, cada quien da con libertad su humanidad y divinidad, y así se va creciendo…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que saben abrazar y consolar, alegrar y animar, alejar la soledad aún en la distancia, porque se ingenian mil formas de estar presentes e inmortalizar el amor o la amistad que les está uniendo…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que nos cambian la vida y ocupan un lugar privilegiado dentro, esos que cuidamos tanto que nos da miedo perderlos, esos mismos que anhelamos nos enseñen lo que es para siempre y eterno…

Si alguna vez experimentas esos mágicos y plenos sentimientos, no temas vivirlos, hay que disfrutarlos mientras los tenemos, son la mayor bendición de Dios, son un regalo del cielo, no todo el mundo tiene la fortuna de tenerlos, son realmente un privilegio…

Qué mágicos y plenos son aquellos sentimientos, que nos hacen sentir que Dios nos ama tanto que nos permite vivirlos intensamente y por el tiempo que dure todo esto…

1 comentario:

MC2 dijo...

Hola ¡¡¡
He encontrado de casualidad tu blogg y la verdad es que me ha llegado tantas palabras llenas de sentimiento.
Un placer leerlas.
Un cordial saludo,
Samira