domingo, 16 de agosto de 2009

LO HUMANO Y LO DIVINO…

Lo humano es ser conscientes y aceptar que por nuestra fragilidad aunque luchemos por no caer, siempre una que otra vez tropezamos, fallamos y nos equivocamos….

Lo divino es entender y experimentar que Dios nos ama tanto que siempre nos va a perdonar y en cada día nos regala una nueva oportunidad de enmendar, reparar y continuar, esperándonos con los brazos abiertos para cuando queramos a casa regresar.

Lo humano es amar con todas las fuerzas y en algún momento de nuestra vida tener que llorar por tanto amor que quisimos entregar; lo divino es aprender a perdonar y sanar nuestras heridas a pesar del dolor, permitiéndonos de nuevo experimentar y sin temor el milagro tan único que es vivir un sentimiento tan profundo como lo es el amor…

Lo humano es enojarnos cuando las circunstancias no son como esperamos o cuando nos hacen cosas que violentan nuestro corazón; lo divino es tener ese equilibrio y capacidad de controlar nuestra rabia y no hacer ni decir nada que pueda a otros dañar aunque tengamos la razón.
Lo humano es extrañar a quien se encuentra en la distancia y sentir muchas veces la ausencia que nos deja el ver como avanza sin su presencia el reloj; lo divino es concebir más allá de cualquier cosa, que cuando el sentimiento es verdadero aunque no estés ahí o no nos vemos, siempre están demasiado unidos tu corazón y mi corazón…

Lo humano es sentir muchas veces cansancio y querer dejar todo tirado, porque no tenemos fuerzas de dar ni un solo paso… lo divino es tener tanta fe que aprendamos a abandonarnos en las manos de Aquel que por amor nos ha creado y cuando nos sentimos más cansados igual avanzamos, porque nos lleva alzados en sus brazos…

Lo humano es permitirnos reír y llorar, enojarnos y protestar, porque todo ello hace parte de nuestra humanidad… lo Divino es muchas veces no saber como explicar que a pesar de las lágrimas sentimos felicidad y aunque nos enfadamos o protestemos, no se nos escapa del alma la paz que nos permite conservar siempre la calma hasta el infinito y mas allá.

Lo humano es soñar, lo divino es saber que podemos hacer nuestros sueños realidad; lo humano es sentirnos barro que suele endurecerse y que de otros barros se ha de embarrar; lo divino es hacerse dóciles en las manos del alfarero y dejarse modelar, permitiendo que de sus grietas se derrame demasiado amor y todos esos sentimientos que brotan de lo más profundo de nuestro corazón.

Lo humano es extrañarte, lo divino es saber que a mi lado estás; lo humano es creer que a veces no puedo, lo divino es que nunca lo dejo de intentar; lo humano es tener a veces miedo, lo divino es que en puedo permitirme plenamente confiar; lo humano es sentir que me duele la herida, lo divino es que quiero perdonar para sanar…

Lo humano es cargar por mucho tiempo con piedras que pesan en mi mochila, lo divino es que confiando en Dios me hago libre para liberar; lo humano es basar muchas veces mi fe en las circunstancias de la vida, lo divino es que te las ingenias siempre para hacerme sentir que eres mi Amigazo y conmigo siempre estás.

Lo humano es vivir y ver muchas veces solo las apariencias; lo divino es poder hacer vida esa hermosa frase que dice solo se ve bien con el corazón lo que para los ojos se hace invisible y es esencial.

Lo humano es permitirnos experimentar nuestra humanidad, lo divino es dejar que Dios actúe en nosotros cada vez que El desee actuar… lo humano es vaciarnos de nosotros mismos y de todo lo material; lo divino es querer llenar nuestros vacíos de todo el Amor que el mismo Dios nos quiere regalar…

Lo humano y lo divino siempre en nosotros van a estar, porque somos seres humanos y divinos, que sentimos y si confiamos en Dios, no nos rendimos…

3 comentarios:

María Cristina dijo...

Hola, amiga:

Es la más hermosa verdad que siempre me ilumina, nos ilumina gracias a ti lo digo en tercera persona porqué Dios es Dios de Todos por eso siempre está ahí
en la luz con sus brazos abiertos sin perder la esperanza...


...Porqué sabe quienes somos
de VERDAD, nos quiere por lo que somos y no por lo que podemos llegar hacer.

¡Un abrazo,
gracias por siempre compartir!

Ingrid dijo...

....siempre entregando tus letras, de forma humana con inspiracion divina :)

abrazos y besos
cuidate
mispa

Kary dijo...

Esa expresión humana ante lo que escribo, son caricias divinas que de Dios a través de ustedes recibo, eso es lo que mas me inspira, muchas gracias...