viernes, 28 de agosto de 2009

¿EN QUE MOMENTO TODO CAMBIO Y SE CONVIRTIO EN ANTES Y EN DESPUES?

Nacemos siendo seres inocentes, transparentes como gotas de agua, dóciles como páginas en blanco para ser escritas con historias de sueños y amores, o creados en forma de lienzos que esperan que un artista les dibuje muchas flores con aromas, arcoíris de colores, mariposas soñadoras y paisajes encantadores…

Somos todo y somos nada en el génesis de nuestros días, con la fragilidad de nuestra humanidad y la fuerza que se nos regala Divina, nos hacemos dóciles a lo que nos quieran ofrecer y a como nos quieran moldear quienes nos cuidan, y mientras el tiempo pasa todo lo queremos aprender, hay muchas ganas de vivir, creemos que nacimos para amar y ser feliz.

Así nos soñó Dios, así tal cual en el mundo nos ubicó para que pobláramos el universo y lo inundáramos de amor… y para muchos en un principio todo se ve y se vive de este modo, otros al poco tiempo ya no saben sonreír y pierden las ganas de vivir; están también los que al ir creciendo, son testigos de cómo la ilusión y los sueños, se les están perdiendo… es ahí cuando nos preguntamos qué fue lo que pasó? en qué momento todo cambio y se rompió? Hay quienes expresan casi que sin pensarlo pero desde lo más profundo de su interior, fue en el mismo instante en que se nos quebró en mil pedazos el corazón…


A lo largo del camino, siempre hay momentos en qué sentimos, se nos divide la vida en dos, ya sea cuando se nos viene abajo todo lo que construimos o quizás esos en los que al caminar indiferentes, superficiales y vacios, nos estrellamos con la realidad y aprendemos a valorar lo que se nos ha dado que vale demasiado y quizás por tenerlo todo, nunca lo cuidamos ni siquiera lo vimos y estamos a punto de verlo perdido. La rutina y la misma sociedad, nos llevan a mirar la carencia y el dolor desde lejos como espectador, y ante ello más que actuar solo se ha de pensar: eso a mi nunca me va a pasar, pero no te das cuenta que la vida muchas vueltas da, nos envuelve, nos sube y baja de un solo jalón, nos tumba y arrastra hasta lo más profundo del abismo, estrellándonos contra el piso, bajándonos los humos y el comodismo de creernos más, porque volamos muy alto...

En qué momento todo cambio? Donde quedaron los sueños, las sonrisas libres y transparentes, los pasos sin miedo, las acciones llenas de bondad que mostraban lo que hay muy dentro?... donde quedó el alma de niño que en todo confía, que piensa que es posible hacer realidad lo que aspira, que perdona al instante y que su perdón es tan profundo que todo lo olvida, que se asombra con cada cosa, que disfruta de los helados, los chocolates y los colores de las mariposas?

Dónde quedó escondido el brillo de tu mirada y esa sonrisa que parecía encantada? Dónde has dejado bien guardada tu inocencia, tus juegos y lo espontáneo de tu espíritu que se veía siempre nuevo? … Qué ha pasado? En qué momento se rompió algo en ti o decidiste olvidarte de lo hermoso y transparente de la vida para protegerte, prevenirte y no tener que enfrentar más golpes, quebrantos y caídas? ...

Piensa por un instante, qué te hizo refugiarte?... qué te llevó a esconderte y de aquellos años maravillosos olvidarte? En qué momento tu vida se dividió en antes y después? O acaso sientes que todo es como antes lo fue?...

No se trata de quedarte en el pasado, tan solo de reparar lo que se ha quebrantado, de sanar tus heridas y retomar lo bello de la Vida, de no dejar ir lo más hermoso que hay en ti… para que no pierdas nunca la magia, ni las ganas de sonreír y de vivir…

2 comentarios:

Cristina dijo...

Hola, amiga:

Me alegra mucho entrar en tu blog; siempre pendiente de tu hermosos escritos, esa sabiduría qué Dios te ha dado para iluminar nuestras vidas.

Todo cambia creo yo cuándo dejamos de ser amados, nos hemos cansados de amar y no ser amados. De perdonar y no se perdonados pero es ahí cuándo más debemos amar, cuándo más debemos perdonar y no perder la magia es decir debemos siempre sembrar y nunca desfallecer.

¡Un abrazote, y buen
fin de semana qué Dios
te bendiga!

Kary dijo...

Gracias Cris... me emociona y me honra que me leas y me sigas.. te dejo un abrazo enorme y mi cariño...