viernes, 1 de mayo de 2009

HACIA JESUS DE LA MANO DE MARÍA…

Para llegar a Jesús hay que recorrer el camino de María, amar al Hijo, implica amar a la mujer que le dio la vida; sentirnos su hermano es sabernos hijos muy amados de nuestra mamita del cielo, la Virgencita…

Porque en cada Misterio de la vida de Jesús, siempre estuvo presente la mujer que Dios eligió para Madre, aún desde antes de nacer, y en ella contemplamos escrito el evangelio desde el Gozo del nacimiento, la alegría del encuentro, el júbilo del primer milagro en el que con su amor intercedió por vino nuevo, el dolor ante la cruz en la cual adoptó a todos los amigos que ha amado Jesús, el triunfo de la resurrección, la gloria de su asunción y coronación…

Y es el tinte del Espíritu quien escribe en nosotros en los distintos momentos que asumimos, sabiendo que realmente nunca estamos solos, porque a nuestro lado camina Jesús nuestro hermano y nuestra Madre María; de este modo podemos sentir cómo de su mano, nuestro vivir se logra convertir en misterio de oración y alegría; con el gozo que surge del amor de Dios Padre, el dolor de una cruz que no deforma sino que transforma porque nos redime, el júbilo de la revelación ante nuestros ojos y la Gloria del triunfo y la resurrección ante todo aquello que enfrentamos y creemos muchas veces no superar hasta morir, pero que al final, vencimos, lo logramos!

Con todo esto, hablar de una experiencia personal de María en mi vida… es remontarme al principio de mis días, desde el mismo momento de la concepción, porque donde hay vida, ahí ya está presente nuestra mamita del cielo, la Virgen María… y me acuna desde el vientre, me contempla, me mima; acompaña a mi madre terrenal, en este hermoso milagro que es dar a un ser humano el regalo más hermoso: la vida.

Y aunque al nacer creo no conocerla, sé que hay una presencia inexplicable que con la bendición de mi Madre, se apodera de mí, me cuida, me envía a sus ángeles, me arrulla para que descanse en el corazón amoroso de Aquel que es Luz en el camino y es el Agua Viva; por eso aprendo en mis primeros años, la oración que más le agrada, EL AVE MARIA…

Y Cuando escucho hablar de ella, en aquellos que me enseñan y son pastores que me guían, se me hace muy similar escuchar el nombre de la Virgen María, puede ser algo difícil de explicar, pero es tal vez porque desde antes de nacer, cuando Dios me pensó, me encomendó de una vez al amor Maternal de mi mamita del Cielo, María…

Hay momentos en que quizás, en la medida que voy creciendo, con todo lo que el mundo está ofreciendo, creo que puedo valerme por mí misma, que es fácil caminar soltándome de la manos de los que me acompañan y guían; tal vez ahí es cuando experimento que la presencia de Dios Padre, de Jesús el Amigazo y de mi mamita María, es algo lejana, yo estoy muy abajo y a ellos los siento demasiado arriba…

Es difícil a veces creer y tener fe, cuando nos enseñan a estar prevenidos en la vida, nos encerramos en nosotros mismos, nos aferramos al viento que es quien nos lleva a la deriva; y si caemos o tropezamos, nos sentimos muy solos, nos duele demasiado, y quizás hasta nos equivocamos, buscando consuelo donde realmente no lo hallamos… es ahí cuando más necesitamos volver a la casa del Padre, abrazar a Jesús hermano, descansar en María nuestra Madre, levantarnos y volver a intentarlo…

Pero si nos fallan los que vemos, cómo podremos aprender a sentir cerca a los que no vemos?... es ahí donde hay que aferrarse a la Fe, saber y sentir que cuando las cosas no dan para más, solo Dios nos puede ayudar a sanar, reparar, continuar hasta llegar y vencer… son esos momentos los que se hacen misterio de gozo, jubilo, dolor y Gloria… es ahí donde no damos cuenta que al abrazar la cruz con Jesús y acoger como Madre a María, no nos quedaremos ahí, al tercer día será nuestra Victoria…

Y aunque pareciera que vamos contracorriente y el mundo nos grite a cada instante que somos dementes, nos dice también que todo en la vida es normal, que podemos hacer lo que queramos porque en eso consiste la libertad; nos impulsa a que es mejor creer y buscar más todo aquello que nos da miedo y es sinónimo de oscuridad, que aferrarnos y descansar, en todo eso que aunque no se ve, nos muestra un camino distinto al que recorre la juventud, es el sendero que nos ofrece mucha paz y nos muestra la luz.

Aunque sintamos que la vida mucha veces es un acertijo o una contradicción, y nos cuestione demasiado el ser testigo de cómo cada uno piensa en sí mismo y se olvida de las necesidades que tienen los otros, alejándose cada día de las cosas de Dios… es mejor volver a casa del Padre, abrazar a nuestra Madre y no sentirnos huérfanos espirituales, buscando llenar los vacios con todo aquello que en vez de hacernos bien, nos dejan peor.

El amor Maternal de María, es tan grande y poderoso, que con un beso espiritual sana cualquier herida, con su abrazo nos calma el frio de la soledad, con su mirada nos guía, es el mejor camino a seguir para llegar a Jesús, sin apartarnos jamás de la verdad y dándole otro sentido a nuestra vida…

Tal vez muchas veces queremos imitar, a mujeres modelos que solo en lo externo y en las apariencias se fijan, es mejor descubrir, contemplar y adoptar las virtudes verdaderas de mujer ideal que nos ofrece en todo momento nuestra Mamita del Cielo, la Virgen María.

No podemos hablar de Jesús, sin pensar en María, ni buscar a la Madre sin encontrar también al Hijo... no podemos escribir la historia de nuestra vida, sin encontrar en cada una de sus hojas los misterios de gozo, jubilo , dolor y Gloria que encomendamos en cada Ave María…

Y si aún no entiendes esto que aquí te digo, busca en tu interior y te darás cuenta que existe en tu corazón un enorme vacío, porque vivir sin tomar de una mano a Jesús y de la otra a María, es más que vivir, caminar al azar, dejándonos llevar a la deriva…

Esta es una gran verdad, es el secreto que te da la verdadera paz… esa que no se apaga jamás y que permanece dentro de cada uno aunque nos vean a veces llorar… es la fuerza inexplicable que nos da el amor paternal y maternal de Dios Padre, Jesús y María… ¿Para que pedir más?...

Aunque a veces me creo muy adulto, siempre seré niña porque dentro de mí anehlo sentir siempre los mimos de mi mamita del cielo María...

Por eso desde el fondo de mi corazón le digo : Bienaventurada eres y Dios te Salve María, no apartes tu mirada de mí, ni de noche ni de día, haz que me bendiga siempre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Kary:Creo que solemos confundir los
términos,en lugar de pensar ''en no
sotros mismos''tenemos que pensar''
por nosotros mismos''y pedir que la Luz del Creador nos saque de la os-
curidad.Muchos tenemos la venda del
pobrecito yo,todo me pasa a mí, y naufragámos en esa autocompación
que a nada nos conduce.O esquivamos
la realidad porque la percibimos
muy dura con un ''que se ocupen o-
tros''.Y, lo que es peor, nos olvi-
damos que la raiz del bien y el mal
vive dentro nuestro.Negamos nues-
tros odios y rencores lastimando
nuestro corazón y el de los otros.
Incapaces de sentarnos y hablar:
-Vos me hiciste daño-.Confrontar sin miedo ni verguenza de que sepan
que somos vulnerables.Y aunque la
respuesta fuera sí,te odio...allí
tenemos que recordar que''La Verdad
os hará libres''y agradecer a Dios
por librarnos de esa atadura.Besos
Marta Guerrero

Kary dijo...

Gracias Marta, muy linda reflexión... muy profunda... me enriquece... un abrazo enorme...

Olga Lidya dijo...

Hola Kary

Muchas bendiciones para ti, que el amor a mi mamita Maria y a mi Jesus siga creciendo dentro de tu corazon.

Vamos juntos de la mano con Jesus y con Maria.

Saludos :D

Diana priscila dijo...

hola soy diana acabo de descubrir tu espacio y es bellisimo tengo 23 años y desearia ver las cosas como tu realmente como son de vdd eres una persona bellisima y eso se nota en tus comentarios sabes me gustaria k fueramos amigas me encanto lo q escribiste sobre el perdon tienes toda la razon aunk a veces no es facil perdonar a kien te lastimo y mucho menos olvidarlo sobre todo si fue alguien importante en tu vida o si aun apesar del daño sigue siendo importante o no se tal ves es confucionmi

Kary dijo...

Gracias a todos por visitar mi pequeño gran mundo y leerme.... y tu Diana claro que si, cuenta con mi amistad, dime donde puedo escribirte... un abrazo desde Colombia. Kary