miércoles, 11 de marzo de 2009

MUJER MODELO O MODELO DE MUJER…

En un mundo donde las mujeres sueñan ser modelos, y el mayor anhelo es descubrir en el espejo una figura perfecta que todos admiran y contemplan, porque es lo que cualquier mujer de este tiempo añoraría llegar a ser para sentirse bien, aunque eso implique hacer cualquier cosa que sin pensar en su dignidad ni en perder el valor que tiene en sí mismo su esencia de mujer… No se critica la belleza porque esta es una de las mayores muestras de la inspiración y grandeza del Creador; lo triste es ser testigos de cómo se vive de apariencias y se convierte en la mayor meta, el ser mujer modelo, que se expone, se muestra, se vende tan solo por lo que de ella a simple vista se puede ver para más allá obtener…

Se sigue a muchas mujeres que son modelos, se imita su andar y hasta vestir; se intenta asumir una moda que no a todas acomoda, con tal de sentirse parte de una sociedad que busca y acoge a la mujer que más se deja tocar y ver … Se distorsiona la figura de lo que implica ser modelo, porque no es lo mismo ser mujer modelo que modelo de mujer… se pierde el amor propio cuando se cree que se está demasiado lejos de ser como la figura que a simple vista se nos ha de proponer; se rechaza todo aquello que deforme el concepto que se ha construido, de que la mujer modelo es la que alcanza menos peso, más altura, tiene rostro y cuerpo remendado y reconstruido.

Pero no sabemos descubrir, contemplar y ver a quien Dios nos propone como Modelo de Mujer desde mucho antes de ella nacer, habiéndola elegido para ser la Madre de su Hijo por todo lo que descubrió y cuidadosamente colocó en su ser y hacer… Ante tal promesa muchas creyeron ser la mujer modelo para tan gran acontecimiento, pero el Padre fijó su mirada y puso su corazón en quien nunca lo imaginó porque se creyó demasiado pequeña para tan grande elección… Pero su amor pudo más que todo riesgo y temor, su SI hizo de estas dos letras la mayor alianza de fidelidad y donación, aunque supiera lo que eso significaría, fuera señalada o juzgada y se cumpliera la profecía de las espadas que su pecho atravesarían…

Esta Modelo de Mujer, llamada María, encarnó en su vida las virtudes con que Dios la adornaría, algunas de ellas son: la sencillez y humildad, la pureza y feminidad, la sinceridad y fidelidad; todas como propuesta e ideal que toda mujer debería esforzarse por imitar… Por qué nos cuesta tanto asumirlas y luchar por parecernos un poquito más a quién ha sabido ser mamá, hija, esposa y amiga?...

Estoy segura que no sentiríamos frustración ni nos deprimiría seguir como modelo de mujer a María, tal vez la cuota de más sería, ir contracorriente, ser original, no seguir la moda que siguen las demás, no pensar tanto en las apariencias sino ver más allá, no intentar agradar a los seres humanos, sino a Dios que fue quien nos eligió como mujer, para seguir dando vida a la humanidad, El se fijó en nuestra sabiduría, fortaleza y valentía, por eso quiso hacerse hombre para tener la oportunidad de nacer de una Mujer como María…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

eyyy me gustoó tu escritura por que muestra el verdadero significado de una verdadera mujer tomando en cuenta todas sus facciones que adornan a tal miss universo no de cuerpo solamente sino de todo su ser. esa es una modelo perfecto que todos deberiamos ser jeje

felicidades y que dios te bendiga

por eso despertó en mi hacer algo por este escrito y sabes que buesque una pagina similar a esta por que me interesa, despues te dire el por que.
que te la pases bien

Kary dijo...

eeyyy genial que te guste mi escrito... cuentame que haras? me alegra saber que tienen utilidad... un abrazooo