sábado, 14 de febrero de 2009

EN MI ORACION SIEMPRE ESTARAS…

Porque aunque nuestros caminos se desvíen y la distancia nos quiera separar, aunque el tiempo se apodere del silencio y no tengamos la oportunidad de vernos ni de hablar, yo te ofrezco una promesa y en ella te entrego mi mayor prueba de fidelidad, quiero que tengas muy presente, que por ti siempre voy a orar.

Aunque muchas veces la rutina, haga que cada quien de los quehaceres se deje llevar, y no logres verme ni escucharme y te aferres a lo que tengas ahí donde estás, no sabrás de donde te viene una paz casi que sobre natural, es mi oración que en la distancia, siempre te va a acompañar.

Cuando algo te haga reír o llorar y en todos los momentos que debas enfrentar, yo estaré rezando por ti, para que te ayuden siempre a crecer y los asumas todos con paz y con fe. Y si el cansancio se apodere de ti, y existan momentos difíciles para enfrentar, tal vez no logres comprender como puedes continuar, es el mismo Dios que se hace presente, te ofrece su fuerza y su amor, y todo eso lo refuerza porque a diario recibe por ti mi oración.

Orando por ti me haré siempre presente, aunque no lo sepas ni logres oírme ni verme; he aprendido y entendido que cuando no pueda hablar contigo, le hablo de ti a Dios y sentiré siempre que por lo fuerte y fiel de nuestra amistad, no hay distancia entre tu y yo.

Cuando experimentes vacío y soledad, recuerda que más allá de las fronteras alguien que te ama, te hizo una promesa de fidelidad en la hermandad; la oración me da la hermosa oportunidad, de ofrecerte todo aquello que no se ve pero que se siente y ayuda a experimentar la magia de la amistad.

Porque no hay obstáculo o dificultad que pueda ganarle la batalla a la más hermosa y transparente plegaria que sale del alma inspirada por el amor que supera tiempo y distancia; así de uno u otro modo siempre tendrás mi protección y compañía, porque al cielo llega de mi para ti una petición cada día.

Quizás a veces sienta que no tengo mucho para dar, soy demasiado frágil y pequeña, muy torpe al caminar y avanzar, aún así quiero darte todo aquello que has de merecer, por eso quiero que nunca olvides, que en algún lugar un ángel terrenal has de tener, y lo que más te quiere dar, es la oración que por ti ofrece para que nada te falta, nunca te rindas, realices tus sueños y muchas bendiciones cada día puedas tener. Esto es Amistad y Dios se complace en ella.
(Para ti mi Gran amiga, a quien he prometido que en la distancia con mi oración estaré siempre contigo...)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que cosas tan mas hermosas escribes tan llenas de verdad y hacen reflexionar sobre todo lo q nos acontece en la vida Que Dios te Bendiga :)

Kary Rojas dijo...

Gracias... todo fluye de mi pensar y sentir... mi pasión es escribir...