domingo, 27 de abril de 2008

TU ME HACES MEJOR PERSONA..

En esta etapa de mi vida, en que te encuentro en mi camino, cuando antes aunque existías, yo no te conocía y hoy nos une por gracia de Dios el destino. Siento que algo dentro de mí está cambiando, una habitación de mi corazón has ocupado; le pones a mi vivir un toque muy especial, mi existir sin darte cuenta lo estás transformando.

En mi deseo de darte de mí lo mejor y soñar que puedes crecer conmigo; busco en cada rincón de mi interior, todo aquello de mí que anhelo compartir contigo: mi fidelidad en la amistad, el consejo oportuno o mis oídos; un abrazo que te haga sentir mejor o cada detalle que te exprese y te haga sentir que siempre he estado, estoy y estaré contigo.

Cada día me esfuerzo por superar aquello que pueda ser en mí una debilidad, porque deseo que sientas plena seguridad y cuando lo necesites, te apoyes con la certeza de que no te abandonaré, ni te dejaré derrumbar. Lucho por darte testimonio de fe y alegría, para que sientas que esta amistad es bendición Divina; y si algún día ves que me equivoco o puedo tropezar, o si acaso me ves llorar; experimentes plena seguridad que pase lo que pase, nada me hará renunciar.

Tú me haces mejor persona, aunque a veces tengamos momentos de dificultad, en ello crece, madura y se fortalece nuestra amistad. Tu me haces mejor persona, cuando me dices libremente lo que te hace feliz, lo que te hace llorar o enojar; cuando reconoces y valoras en mí, mi humanidad y fragilidad; porque así, mientras lucho por mejorar y superar, eres testigo del toque que Dios me regala de su Divinidad.

Tu me haces mejor persona, con todo lo que tu amistad me sabe dar, por cada momento que compartimos, por lo que a tu lado he vivido; pero sobre todo por ser y hacer lo que eres y haces, porque así es mucho lo que Vales; por cada rincón que de tu alma he conocido, porque nos haces sentir a todos lo que te conocemos y queremos, que Dios con tu vida la más hermosa bendición nos ha concedido.

Tu me haces mejor persona, por eso cada vez que nos separamos, te bendigo y te digo MISPA, cuyo significado es: “Que Dios esté entre tu y yo cuando nos hayamos despedido y no nos veamos” Gen 31, 49.
VTV...

martes, 22 de abril de 2008

SUPLICA DE LA MADRE TIERRA...

Escúchame, Hijo... quiero decirte algo: En el Principio creó Dios los cielos, la tierra, separó la luz de las tinieblas, creó el firmamento, el sol y la luna, el día y la noche. Dijo Dios a la tierra que produjera toda clase de semillas, árboles y frutos; y luego pobló el universo de seres vivientes; creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, les dio potestad sobre todas las demás criaturas, y vio Dios que todo lo que había hecho era bueno. (Génesis 1, 1-31)

Sí lo sé, todo lo que Dios ha hecho es bueno, me lo dice mi Fe, me lo dicen mis padres y mis maestros, me lo repiten cada domingo en la Iglesia; sé también que debo dar gracias por todo cuánto me ha dado y aprender a descubrir y experimentar su amor en todo lo Creado. Pero dime algo, por qué me llamas hijo, si a mi Madre, la que me dio la vida, en casa la he dejado?


Soy tu Madre, la Tierra, de la cual naciste, Dios tomó un poco de mi barro, sopló su aliento y te concedió la vida como el mayor don que se te ha dado. Soy tu madre, de mí te alimentas, con los frutos que de mis entrañas me has arrancado; en mí te apoyas, avanzas, descansas, construyes tu propia casa y tus propios caminos te trazas para contemplar más adelante tus sueños realizados.

Es verdad, quizás me lo han repetido muchas veces pero no lo había pensado, es fácil ignorar lo que siempre tenemos, seguir de largo, no cuidar lo que poseemos, solo aprender a valorarlo cuando lo hemos perdido y vemos ya todo acabado. Es común decir amo la tierra en la que he nacido, por todo lo que me ha ofrecido, pero nunca nos cuestionamos si realmente correspondemos a lo que nos has regalado.


Sé que las cosas que se te ofrecen ahora te distraen y atraen, es mejor optar por lo moderno y fácil, acostumbrarse a lo que pasa, siendo espectador y hasta promotor de la sangre que en mi suelo se ha derramado, de tantas criaturas muertas por tus propias manos o por el mal cuidado que a la naturaleza se le ha dado, contaminación, deforestación, urbanismos, asesinatos, guerras, bombas e inventos que buscan alcanzar poder y satisfacción, aunque ello implique mi destrucción, tu destrucción.

¿Por qué me dices eso a mí? ¿por qué me lo reclamas? Si nunca te he robado nada ni he matado, he pertenecido a grupos ecológicos, he reciclado, hasta he rezado por ti y tu día he celebrado... que da de más si hago o dejo de hacer, si el resto de la humanidad de eso no se ha conscientizado?


Lo digo porque nada de lo que hagas es suficiente ante todo lo que viene; cada día son más y más las noticias de muertes, incendios forestales, mares y tierras contaminadas, petróleo derramado, agua desperdiciada, sangre de hombres y mujeres que sin piedad se derrama; cada día son más los árboles que se derriban, los bosques que se terminan, para llenar de ladrillo y cemento cada rincón del alma mía. Cada día son más las especies que se extinguen, las fábricas químicas y armas nucleares que se erigen, cada día es más grande y profunda la herida que en mi corazón y en mi cielo ya existe, y me estoy recalentando, me estoy secando, estoy muriendo y en muy poco tiempo, ni siquiera un milagro podrá salvarme, porque ya será demasiado tarde, y hablar de ríos, mares, animales, plantas, flores y árboles frutales, será hablar de un pasado que no volverá, será como recordar a la Madre que te dio la vida, te cuido y ya no vive, sin darte cuenta, tu mismo la habrás matado; algún día hablar de naturaleza y paisajes, será como hablar de cuentos de hadas que solo en la imaginación existen, porque sin darte cuenta tu mismo me destruiste.

¿Qué puedo hacer? No quiero perder a la Madre que me vio nacer y me ayuda a crecer...


No te quedes ahí, callado, acomodado, resignado... Estamos a tiempo, pero este no se detiene, avanza y no retrocede... Toma conciencia de todo esto, no desperdicies el agua, la luz eléctrica, une tu voz a otra voz, da a conocer el sentir de esta madre que sufre y teme por su vida y la de sus hijos; una madre que no quiere ver correr más sangre, ni ver morir más animales y árboles; una madre que se lamenta por las especies que ya no existen, y le duele demasiado ese cáncer que crece y la invade, consumiéndola, deshidratándola, destruyéndola.


Todo esto nos tiene que tocar un poco y no dejarlo pasar, es mi realidad, es tu realidad, es la realidad, es hora de que nos unamos y hagamos algo más allá de decir lo mismo de siempre y no actuar. Que esta oración que hoy realizamos sea la súplica por la Madre Tierra, en acción de gracias por lo que Dios a través de ella nos ha dado, por la docilidad y fertilidad que de sus entrañas nos ha entregado; y a la vez como petición por su salvación, para que no exista más muerte y destrucción, logremos conservarla y perdurarla, para hacer de este un mundo mejor.

(En el día de la tierra una súplica que brota del corazón... )

lunes, 21 de abril de 2008

PARABOLA DE LA BELLOTA...

¿Quién soy? Me pregunté uno de esos días en qué no se como me llamo, que quiero o hacia dónde voy a ir; he pasado varios años en este mundo y aunque siento mi corazón latir, muchas veces no sé por qué vivo, creo que me he perdido, no sé que camino seguir; por ello lanzo un grito reprimido a Dios y con angustia le digo:
- Amigazo, qué quieres de mi? Por qué o para qué he nacido? Qué hago aquí?Percibiendo la zozobra de mi alma, Dios me mira con ternura y me dice:

- Eres mi sueño, yo te he llamado a la vida para cumplir una misión especial, te he dado un nombre y una identidad, te he plantado ahí en ese lugar donde estás, he puesto en tu camino Maestros y Formadores que con amor te sepan guiar; ahora sólo falta que luches por hacer tus sueños realidad...

- Señor, le tengo miedo al frío y a la soledad, además, hay días en que el hambre y la sed me dejan sin fuerzas para continuar; dame algo que le de sentido a mi vida, por favor enséñame a soñar.

- Al crearte—dijo Dios —puse en ti y en cada uno de los seres humanos un toque de mi perfección, lo importante es saber verlo no con los ojos del cuerpo, sino con los del corazón; pero si quieres algo más, extiende tu mano que te lo voy a dar...

No había terminado de decirlo, cuando le extendí mi mano, esperando con ansias ese gran regalo que me prometió... mayor fue mi sorpresa cuando lo que recibí, era tan pequeño que tenía que agarrarlo fuerte para no dejarlo caer y se me fuera a perder...

- ¿Qué es lo que me has dado? ¿Para qué me ha de servir? — con indignación pregunté.

- He ahí el sueño que tengo contigo y el que tu quieres descubrir.

- Yo no veo nada raro, solo una pequeña semilla quizás insignificante como muchas que hay por ahí­— insistí.

- Esta es especial, es una semilla de BELLOTA; en su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después.

Yo no entendía ni veía nada, pero no quería insistirle más; la guardé y traté de vivir mi vida acomodándome en la rutina, sin saber realmente qué hacer, ni que camino debía tomar; tan solo me dejaba llevar por el viento y el tiempo, a donde me quisieran arrastrar…

Después de muchas noches eternas, calendarios vencidos, cumpleaños sin sentido, en uno de esos días a los que le llaman de crisis existencial, cargando con el peso de mis vacíos e inconformidad; volví a preguntarle a Dios:

- ¿Qué quieres de mí? ¿Para qué me has permitido vivir, sino se ni siquiera por qué he de existir, o si estoy haciendo las cosas bien o mal? ¿Por qué me has abandonado, dime que he hecho mal?Algo en mí se renovó cuando escuché de nuevo la voz de Dios:

- Solo quiero que hagas en ti mi mayor sueño realidad, siempre he estado contigo, eres mi criatura más perfecta, esa que tanto he amado a tal punto que mi vida por ti supe entregar… Puse en tus manos el secreto para que seas feliz y encuentres la verdadera paz; solo tienes que cultivarla y encontrar en sus frutos la paz que anhelas hallar…

- ¿Qué es lo que me has dado?, no lo recuerdo; ¿Dónde está eso que dices que encierra el camino de la verdadera paz y felicidad?

- Busca la semilla de los sueños, esa pequeñita que te he regalado, pero que esconde en sí misma toda la fuerza que te ayudará a florecer alto ahí donde te he plantado.

Ese día decidí buscar mi semilla olvidada, me costó un poco encontrarla, la había escondido de tal modo que pensé que se me había perdido… pero ahí estaba, en un rinconcito de mi alma. No se porque ahora la veía de otra forma, quizás porque había aprendido más que a verla, a contemplarla… era tan pequeña que parecía insignificante, pero escondía tanta fuerza y grandeza que a pesar del tiempo y el olvido, estaba intacta, su magia no había perdido…

Me atreví a cultivarla, con un poco de duda y de fe, me parecía imposible que una semillita tan pequeñita pudiera realmente germinar y reverdecer… pero al sentir el voto de confianza que le daba, se animó a lanzarse sin miedo de autodestruirse, ni padecer todo aquello que implicaba morir a sí misma, enfrentar desiertos, vientos fuertes, demasiado sol o humedad; nada la hacía rendirse ni renunciar, ella sabía que con la fuerza del amor sus sueños haría realidad. Qué difícil le fue experimentar tales cambios y renovación, sentir como sus raíces iban creciendo y aferrándose a ese suelo que la haría florecer alto donde Dios la había plantado, venciendo el demonio del desencanto y los momentos de desolación. No se cuanto tiempo pasó, solo sé que ahí estuve presente, alimentando mi bellota, podándola cuando era necesario, aferrándome a ella para no desfallecer, ni a mis sueños renunciar…
Ahora es un enorme árbol, que no deja de crecer y florecer; brinda su sombra y frutos, y me enseña con su sabiduría a no desistir de soñar ni de creer… Ya los miedos no me vencen, ya entendí porque cada día es diferente, sé quien soy, he podido reavivar y madurar mi anhelo de felicidad. Se necesita creer para comprender, comprender para creer, contemplar para creer, beber del pozo de la ternura, para calmar mi sed; aprender a cultivar el sueño de Dios y con él, el llamado a vivir.

Hoy le digo en mi oración a Dios. - Amigazo gracias por soñar conmigo y por plantarme aquí, gracias por los maestros y formadores que nunca dejaron de creer en mí; ahora sé que las cosas misteriosas y sagradas nos limitan a encontrar las palabras apropiadas, pues es tanta la emoción que no sé que decir… Seguiré dejando crecer mis ramas hasta tocar las estrellas. No dejaré apagar dentro de mí este fuego de dos llamas, que me permite experimentar en mi interior un anhelo de intimidad y otro de disponibilidad, compartiré con otros la fuerza de mi bellota y así te ayudaré a hacer de este mundo un bosque de sueños e ilusiones que se hacen realidad.

Como siempre Dios me respondió, me regaló su mejor sonrisa y llenó de paz mi corazón. ¡No dejes escondida las semillas de tus sueños, es el momento de permitirles ser un enorme árbol y desplegar con todas sus fuerzas sus ramas; nada hay que temer, porque una sabiduría interior que viene del amor de Dios, las acompaña; para eso han sido creadas!.

Kary Rojas

Esta reflexión, nace de una experiencia vivida en Enero del 2006, al vivir el curso de formación de Pastoral juvenil TALITA KUM, el cual me permitió conocer a personas maravillosas entre ellas Sabina D'urbano y la Hna Ana María Guantay. Desde ese día soñé ir a conocer el espacio donde surgen tanto material y herramientas para seguir formando agentes evangeliadores de la juventud, y como los sueños se hacen realidad, al cultivar la semilla de Bellota; este año en Abril tuve la oportunidad de ir, reencontrarme con Sabina y conocer ese hermoso lugar. Los imposibles no existen por eso: "A ti te digo levántate y anda"

Gracias Saby, gracias Luis, gracias Tole y todo el equipo de Talita que conocí, y sobre todo Gracias Amigazo por todo lo que me das y me permites vivir.

Visita la web de Talita Kum http://www.talitakum.com.ar/

domingo, 20 de abril de 2008

MI REFLEXION EN GEISER

UN EXPRESION DE LA DIVERSIDAD, CON ALTURA Y CREATIVIDAD

Mi Mundo como una semilla pequeña e insignificante, pero también pletórica de potencialidades …
Jorge Bucay


Nuestras pequeñas diferencias tienen el mismo inmenso Valor”


- A veces se hace difícil expresar lo que se vive y se siente...
- Es mucho más complicado todavía intentar definir aquello que para muchos no tiene concepto ni explicación...
- Pero en todas partes surgen voces que se escapan de la nada, y se unen para tomar forma y vida, para hacerse notar; queriendo sacar a la luz lo que la sociedad y los gobiernos convierten en sombras que pretenden ignorar.
- Una historia que ha existido desde siempre, en quienes algún síntoma o apariencia extraña padecen, enfrentan una realidad que transforma o deforma su concepto, dependiendo desde que perspectiva se ha de mirar... (Es mi realidad, tu realidad la realidad...)
- Niños y niñas que hacen suyas las frases: Dime por qué papá? O por qué lloras mamá? .
- Jóvenes que le huyen al espejo que le muestra los ojos de la sociedad?.
- Adultos que sueñan con lograr que su diversidad logre encajar en los patrones y modelos estrechos que impone la humanidad que vive de apariencias y del qué dirán.
- No son solo los dolores del cuerpo y las limitaciones físicas las que hay que curar, hay heridas en el alma, temores de una familia, anhelos de paz interior y sueños por alcanzar; para ello es necesario que todo fluya y se libere desde dentro.
- Adultos que sueñan con lograr que su diversidad logre encajar en los patrones y modelos estrechos que impone la humanidad que vive de apariencias y del qué dirán.
- No son solo los dolores del cuerpo y las limitaciones físicas las que hay que curar, hay heridas en el alma, temores de una familia, anhelos de paz interior y sueños por alcanzar; para ello es necesario que todo fluya y se libere desde dentro.
- Ahora podemos decir, que no estamos solos, que nuestras rarezas nos hacen semejantes, nuestra voz se une a otra voz, se materializa en letras, música, danza, color...
- Que la ciencia, adquiere conciencia, de que es la propia experiencia de quien lo vive, la que fortalece y le da sentido a la investigación
- Y que unidos, buscaremos nuevos caminos y encontraremos para muchos, una mejor calidad de vida y en ese alcanzar la paz interior, la verdadera medicina, y la más eficaz solución.
- Conjugando el sentimiento que nace desde lo vivido, la belleza y riqueza de una diversidad que parece ser contradicción de aquello que se define como normal (concepto inventado por la humanidad); lograremos entender todo lo que se puede aprender de cada condición, porque en la lucha por una calidad de vida y superación; aprendemos a entender y asumir el dolor que no deforma sino que transforma y nos hace contemplar la belleza y grandeza de la creación.

¡SE LOGRÓ! , ¿Y AHORA QUÉ ?
Toda historia tiene su final, pero en la vida, cada final es un comenzar.


Bs Aires, Marzo 26 de 2008.
Gracias a Geiser, a Monica W (qepd), Ana Ma. Rodriguez, Virginia Llera, Fernanda B, Mary G, que hicieron posible todo esto... Gracias Argentina me robaron el corazón, los amo...


AGRIDULCE...

Dice un viejo refrán: “ni poco que no alumbre, ni tanto que queme al Santo”…

Lo que hace más intensa y emocionante la vida, es el sabor agridulce que tiene: los momentos de gozo y paz que nos regala, así como los retos, tropiezos y laberintos que a veces nos deparan.

Demasiado dulce, enferma y hastía; mucha agua, ahoga la plantita; las multitudes suelen asfixiar; es necesario a veces experimentar desierto y la soledad, regalarnos la oportunidad de extrañar, para así aprender a valorar, soñar un poco, anhelar.

El facilismo y la comodidad, atrofian nuestras fuerzas, nos debilitan las alas a la hora de querer más alto volar… Hay quienes se van al otro extremo, les gusta caminar sobre espinas, aislarse del mundo, compadecerse de sí mismos, culparse de todo lo que pasa a su alrededor, sentirse siempre perseguidos o convertirse en perseguidor.

Por algo existen el día y la noche, lo blanco y lo negro, lo mucho y lo poco, lo grande y lo pequeño; para mantener el equilibrio y la diversidad, que todo lo que busques y necesites, en el mundo lo encontrarás, Dios dejó un toque de su perfección en cada ser, cosa o criatura que supo crear.

No te rindas en el intento, mucho menos en cualquier tropiezo; cada nuevo día trae consigo otra oportunidad, hay que guardar siempre la esperanza de lo que vendrá; ponerle sabor a la vida con una pizca de azúcar o de sal, disfrutar de esa sensación agridulce que nos enseña a reír y llorar, a enojarnos de vez en cuando, sentir a veces miedo o soledad; no perder nunca la fe y la paz, que nos mantiene con la mirada en el cielo, sin los pies de la tierra despegar.

La vida es un salpicón de emociones, en la cual se nos permite de todo un poco disfrutar, no nos quedemos estancados, menos cuando sintamos que nada tiene solución, o que todas nuestras metas las hemos logrado; el pasado no volverá, el futuro nadie lo tiene garantizado; lo único seguro es que Dios nos lleva de la mano, de El venimos y hacia El vamos; esa es nuestra realidad.

sábado, 19 de abril de 2008

NO SOLO LAS AVES TIENEN ALAS…

No solo las aves tienen alas, también las poseen los sueños, sino, no existirían, porque soñar significa salirnos de aquello que nos limita y nos ata al suelo. No solo las aves tienen alas, también vuelan los pensamientos, llegan hasta donde desean llegar, traspasan fronteras, generan ilusiones y emociones desde dentro; consiénteles volar, sin perder la coherencia de lo que es real y no te hará mal.

No solo las aves tienen alas, también nuestros sentimientos, cuando nos admitimos experimentar lo que alguna vez creímos no sería nuestro, nos damos permiso de amar, concibiendo en el amor que vuelan de la mano nuestra mente y corazón, sintiéndose plenos, sin perder la mirada del destino al cual desean llegar, ni alejarse demasiado de la realidad que nos mantiene cuerdos.

No solo las aves tienen alas, también nosotros las tenemos, pero para aprender a volar, hay que saber controlarlas y no dejar que simplemente se extiendan y vayan sin pensar lo que quieren y a donde van, dejándose llevar por el viento y el tiempo, o por el afán de escapar de aquello que cuesta muchas veces aceptar como real, porque hace doler mucho por dentro.

No solo las aves tienen alas, también nosotros las tenemos, aunque algunas veces sintamos que nos las rompen o nos las quiebran porque no nos permiten expresar lo que sentimos y queremos. Con amor se pueden sanar , y con la oportunidad de liberar aquello que necesitamos dejar volar.

No solo las aves tienen alas, tu y yo las tenemos, son alas que solo se ven cuando tenemos los ojos del corazón muy abiertos; gracias a ellas podemos soñar, pensar, sentir, amar, orar, luchar por llegar hasta donde anhelamos, sin acomodarnos en la rutina, ni limitar lo que somos y tenemos.

No solo las aves tienen alas, los seres humanos también las tenemos, extiéndelas, llénalas de fuerzas con lo que llevas en tu corazón y deja que las dirija tu razón, así sabrás llegar a donde quieres y no te vas a estrellar, porque tus alas tienen el equilibro que solo la Fe y la esperanza saben dar.

No solo las aves tienen alas, mis letras también saben volar, por eso traspasan fronteras, tocan corazones, se elevan al cielo y se convierten en oraciones.

********
Gracias Ingrid, de tu expresión surgió esta reflexión...

MI BUENOS AIRES QUERIDO (2 PARTE)

miércoles, 16 de abril de 2008

CARTA A MIS MAESTROS...

En un compartir y reflexionar con chicas del Cole, surgió esta carta para los profes, es su sentir y pensar, yo solo les pusé el toque de redacción, de ellas es todo lo demás... Gracias mis niñas, las quiero mucho...

Querido Profe ...

Hoy he encontrado una oportunidad para llegar a ti...
Tu que estás conmigo desde que comienza mi día y compartes los primeros y mejores años de mi vida, caminando a mi lado, siendo testigo de las muchas veces que he reído y llorado, cuando he caído y he logrado las metas que me he trazado; me has visto esforzar y otras veces acomodarme quizás dejándome llevar por tantas cosas que me ofrece el mundo y otras que me exige la sociedad. Has estado ahí en mis momentos de luz y de oscuridad cuando me he sentido cansada y cuando no he sabido dar respuesta a lo que me das.

Te veo cada mañana entrar al salón, caminar de un lado a otro, sentarte, explicar, evaluar y muchas veces me pregunto, qué pasa por tu mente? qué piensas de mí? Quisiera que no solo me enseñaras y me llenaras de contenidos, los cuales sé que son necesarios para mi vida; desearía más conocer lo que tu corazón muchas veces esconde por temor a mostrar tu humanidad, lo que hay en ti, lo que piensas, lo que sientes, tantas cosas que estoy segura me enseñarían mucho más.

No quisiera recordarte como el maestro regañón, al que le gustaba rajar; ni tampoco como el que nos dejaba hacer lo que quisiéramos, para ganarse nuestra aceptación; quiero recordarte como aquella persona que caminó conmigo, del cuál mucho aprendí, porque me enseñó aplicar cada contenido con mi realidad; ese que vio más allá de mis errores o mis buenas calificaciones y no me rotuló nunca cuando me iba bien o cuando me iba mal; ese que se preocupó por mí, que me preguntó muchas veces por qué no hice la tarea, si dormí bien o si comí, si en mi casa las cosas están bien o mal... ese que más allá de limitarse a dar una clase y calificar, se dio la oportunidad de conocerme un poco más y con ello me enseñó a descubrirme a mí misma y aprenderme a valorar.

Ahora, que estoy en una de las etapas más difíciles de mi vida, en la que tengo que aprender a tomar decisiones y valerme por mí misma, te pido que no dejes de ser Mi maestro, no pienses que estoy muy grande o muy pequeña para entenderlo, yo te necesito no como verdugo ni compinche, sino como mi amigo , creo en todo lo que me dices muchas veces hasta más que otras personas que también están conmigo, por eso para mi es importante tu opinión y que de igual modo me escuches cuando quiero expresarte algo, que no digas que ahí vengo otra vez con lo mismo, para mi es importante saber que te interesa lo que pienso, siento y digo, que lo tienes en cuenta y lo valoras así tal y como lo hago contigo.

Sé que muchas veces no me he comportado bien o no te presto atención, no valoro lo que me das y hasta pienso que eres muy cansón; no dejes nunca de exigirme que entregue de mi lo mejor, no me temas ni te prevengas, tu eres el adulto, el que tiene el control; estoy segura que con creatividad, responsabilidad, sabiduría, paciencia, disciplina y mucho amor, todo será distinto y tu clase será lo mejor; me ayudas a hacer de lo más difícil lo mas bello. Yo sentiré que he aprendido y tu experimentarás el gozo de entregarlo todo en el salón.

Con todo esto y por sobre todas las cosas quiero que sepas que eres muy importante para mí; que te quiero y admiro, te agradezco todo lo que haz hecho, haces y seguirás haciendo por mí, eso nunca lo olvidaré, porque la obra del Maestro, queda grabada para toda la vida y es lo que nos llevamos para el resto del camino. Tu más que nadie sabes que lo que te digo es cierto, porque también en tu vida, has tenido Maestros esos que recuerdas por el dolor y las angustias que te causaron y a aquellos que siempre mencionas por todo lo que con su vida te enseñaron... Gracias de todo corazón querido profesor y que Dios te bendiga...

Tu estudiante...


MACAVAKA
(Colegio Eucarístico de Santa Teresa - Cartagena- Colombia)

martes, 15 de abril de 2008

¿DE QUÉ LLENAS TU VASO?

Imagino el alma como un vaso, guardado en lo más hondo de cada persona, de diferente tamaño y forma, buscando siempre llenarse, para derramarse y así darse.

Hay quienes experimentan vacíos, quizás porque a lo largo de su vida no se les ha brindado lo que realmente han necesitado, también porque tal vez no desean saciarse de las cosas del mundo y reservan un espacio para que sea Dios quien lo colme con el amor que de muchas formas nos ha declarado.

Otros son vasos con grietas, que se han quebrantado y deformado con los golpes y caídas con los que se han topado; tienen heridas, por donde se les escapa la fe y la esperanza, ven como pierden lo poco que les queda, sintiéndose frágiles y desgastados. En su experiencia de vaciedad, sienten afán de llenar y calmar la angustia y la soledad que les hace vivir momentos de tristeza y ansiedad; toman caminos equivocados, se sacian de lo primero que encuentran, evaden la realidad que les ha tocado vivir, perdiéndole sentido a todo, sin saber que hacer o porque han de existir.
Hay vasos repletos que se derraman de eso que llevan por dentro, del amor que han recibido, o la amargura que pudieron haber experimentado; de los detalles y caricias o los golpes e injusticias. Otros comparan su apariencia, forma y tamaño; los más grandes y elegantes creen que aún sin darlo todo, son los que más han entregado, cuando en su vanidad solo dan lo que les ha sobrado.
Están también aquellos que quizás siendo los más pequeños, quebrantados e imperfectos; entregan mucho más que los que se dicen perfectos, estos en su humildad, donan todo lo que llevan por dentro, se desprenden hasta de sus propios pedazos; se llenan de amor para derramarlo o regalarlo por todo el universo. Los vasos enormes, llenos y completos; no experimentan necesidad de buscar a Dios, ni de dejarse moldear por dentro; se vuelven tercos y orgullosos, afirman que es mejor dejar todo así tal cual está hecho; y los más sencillos y chicos; en sus sueños de crecer, se aferran a las manos del Creador, se dejan moldear, reparar y si es necesario romperse todo para que el Dios Alfarero los haga de nuevo.

Es el momento de pensar: De qué llenas tu vaso? Qué llevas por dentro? Te sientes vacío o crees que ya estás lleno? Qué esperas recibir para poder entregar? Estas dispuesto a derramarte y regar el mundo de aquello que dentro de ti hay?.

lunes, 7 de abril de 2008

VER PASAR LA VIDA Y LA VIDA NOS VE PASAR...

Hay quienes se dedican simplemente a ver pasar la vida, acomodados donde ningún esfuerzo se les exija; quizás porque creen que de este modo nunca experimentarán dolor o tal vez porque consideran que simplemente viendo todo pasar, logran involucrarse menos y sentirse mejor.

Otros asumen esta opción porque algo les pasó, dividiendo su vida en dos, pero puede suceder que hay quienes de acuerdo a las circunstancias, sienten que ya no hay nada más, se quedan atorados en un determinado tiempo y espacio viendo como la vida se les va y con ella muchas cosas se ha de llevar.

Puede parecer más cómodo estar en el rol del que solo observa, aplaude, critica, se ríe de los demás; ver como otros viven la vida, viendo su vida como ha de pasar…

La vida da un paso en cada segundo que pasa, avanza; camina de la mano del tiempo, a un mismo compás, sin detenerse ni acelerar su andar, cada día que se nos regala, es una nueva oportunidad que la vida nos da y cada quien es responsable del rumbo que tome y decide si prefiere vivir o ver la vida pasar, sin olvidar que es imposible retroceder o echar para atrás.

Y no solo vemos la vida pasar; muchas veces es ella la que es testigo como seguimos de largo, queriendo saltarnos etapas o evadiendo realidades que nos hacen sentir lo que es realmente vivir; quizás porque duele asumir o porque deseamos llegar demasiado pronto al final, para que no se nos haga eterno el existir, porque en ese afán de concluir todo y terminar, somos de los que ve pasar la vida, o la vida nos ve pasar.

Vivir implica más que dejar el corazón latir; exige de nosotros involucrarnos en una razón de ser, hacer y existir; soñar y construir, realizar, crecer y avanzar; aprendiendo a llorar y a reir, a enojarnos de vez en cuando, a tener miedos, a caer y volverse a levantar; todo ello hace parte de reconocer en la vida, el mayor regalo que Dios como prueba de su inmenso amor nos da.

Y un regalo no se nos da para guardarlo en el olvido, sin usarlo ni disfrutarlo y mucho menos sin compartirlo… no dejes que la vida te pase, ni veas la vida pasar, vive intensamente cada día que el Amigazo te ha de regalar.

GRACIAS ARGENTINA POR TODO LO VIVIDO... LOS EXTRAÑO...