jueves, 13 de noviembre de 2008

LO IMPOSIBLE DEL AMOR…

Hay momentos en que aunque se experimente demasiado el amor, se hace complicado vivirlo por cosas del destino y porque es necesario ponerle a ese sentimiento un poco de razón, para que no salga nadie herido, ni se pase por encima de las normas que ya se han establecido, es ahí donde se puede decir que es imposible el amor y que aunque se sienta con mucha fuerza, al no realizarse puede causar mucho dolor…

Y cuesta tanto asumir que un amor así, tan fuerte e intenso no se pueda vivir porque existen muchas barreras que lo han de impedir; y aunque se diga que el amor todo lo puede superar, hay cosas que están por encima de lo que se ha de anhelar, cuando es un amor prohibido que va en contra de las reglas, o cuando hay personas de por medio a las que se pueden lastimar; cuando existe la distancia y caminos diferentes por optar o cuando por encima del amar, hay que tomar una decisión y razonar…

Lo imposible del amor se da también al apoderarse de un solo corazón y no de dos; cuando es un amor callado, que aunque explote y se ahogue por dentro no puede expresarse, porque puede ser juzgado o ignorado, o tal vez al salir a la luz se corra el riesgo de perder a quien más se ha amado; también cuando existe mucha oposición alrededor y el mundo esté en contra de ese amor, que por miedo y por la angustia que causa tanta presión, lo más sano parece ser, renunciar a ese amor…

Un amor se hace imposible cuando no da para más, cuando las circunstancias que lo atacan invitan a pensar y se deduce que lo más sano aunque más duela es separar los caminos, dejar ir, pasar, soltar… lo imposible del amor nos hace razonar, estar muy atentos a lo que está bien o mal, soñar con los pies en la tierra, colocar por encima de la escala de valores condiciones que le impidan al amor poderse consumar…

Porque tener un amor imposible no significa dejar de amar; no se le puede obligar al corazón a contener sus latidos y no agitar la respiración, cuando se de el encuentro espontáneo entre dos; y muchas veces quizás dan ganas de dejarse llevar, olvidarse de todo, simplemente permitirse vivir, aquello prohibido que no le permite al amor escapar del pecho y salir.

Lo imposible del amor llena a veces el alma de temor, ataca la autoestima, cierra las puertas a más posibilidades, y hasta se cuestiona el actuar de Dios, porque aquello de sentir amor y no vivirlo es difícil entenderlo y asumirlo, cuando el amor es el sentimiento más hermoso que hay, que motiva e inspira, impulsa y suspira, llenándonos de muchas ganas de hacerlo realidad, vivir eso tan hermoso que implica el ser amado y amar.

Lo imposible del amor causa vacío, ansiedad y heridas muy difíciles de sanar, pero todo se supera en esta vida, y cuando un amor definitivamente es imposible de vivir, hay que cerrar ese capítulo, aceptar que no se puede realizar, y darnos la oportunidad de otro amor encontrar.

2 comentarios:

Chio dijo...

a veces es dificil cerrar esa puerta no?

Anónimo dijo...

Me gusto mucho tu blog. Yo llevo algunos años viviendo este dolor de amar a un imposible. Lo he dejado, y el vuelve, trato de ser yo la fuerte y hacerle entender que no se puede, que os hace daño y al final para que seguir intentándolo. El no entiende. Yo ya renuncie, no quiero un amor que me hace daño, que me hace tremendamente infeliz por que no puede estar conmigo, yo se que algún día encontrare a alguien que si sea para mi, que no pertenezca a nadie mas, que podamos estar juntos sin sentirme culpable, sin hacerle sano a otras personas. Si se puede dejar un amor imposible. Es duro, muy difícil, habrá días que vas a querer volver a lo mismo, habrá días que pensaras que no podrás soportar su ausencia, vas a llorar, vas a sufrir, pero conforme pase el tiempo te iras acostumbrando al dolor, no dejaras de amarlo, quizá nunca vuelvas a enamorarte así, pero te iras conformando con su ausencia y poco a poco te convencerás a ti misma que hiciste lo mejor que se podía hacer en estos casos. Dejarlo ir, aunque con ello hayas tenido que arrancarte el corazón, pero vas a sanar por que nada e3s para siempre, ni siquiera el dolor. Te lo digo por experiencia. SUERTE