domingo, 10 de agosto de 2008

SE NECESITAN DOS…

Se necesitan dos que alimenten con detalles la flor, para que crezca con sus pétalos hacia el cielo y no inclinándose hacía el lado donde se nutre más de todo aquello sencillo, significativo y pequeño que permiten florezcan los más grandes y fuertes sentimientos…

Se necesitan dos, que sostengan lo que se va construyendo; dos que aporten su granito de arena, sin llevar la cuenta, de quien dio más o quién se ha esforzado menos; cuando se lleva entre dos, ninguno se siente cansado, a nadie nada le va a pesar, porque se sostiene desde dentro.

Se necesitan dos, para que no sea agotador, ni se harten los involucrados en el sentimiento, dos que sintonicen sus vidas, dos que expresen lo más profundo de sus pensamientos, dos que abran sus puertas para conocerse plenamente y no tener miedo de darlo todo sin salir perdiendo.

Se necesitan dos que den de sí lo mejor, que se cuiden mutuamente, que se protejan siempre, que entretejan los lazos que cada vez más los irá uniendo; porque cuando solo uno es quien va tejiendo, va quedando frágil, y en ese sobreesfuerzo, se enreda todo y hay que cortar para renunciar a ello, o amar tanto que se pretenda intentarlo de nuevo.

Se necesitan dos que reconozcan y valoren lo que tienen, que asuman cada uno en su momento el papel del que va sosteniendo, sin que sienta que le pese; dos que se complementen, que se acepten como son, sabiendo que con lo que cada uno tiene y ofrece, va surgiendo aquello que llena y renueva cada día el sentimiento.

Se necesitan dos que asuman la responsabilidad, que acepten el error cuando se comete, que aprendan a pedir perdón y sepan perdonar para no dejar morir lo que ya se posee… Dos que dialoguen para dar solución a los inconvenientes; dos para comenzar y definir lo que va surgiendo; dos para terminar lo que se asume no tendrá sentido continuar, porque ya uno de los dos no siente igual, y así es muy difícil mantener con vida un sentimiento que sino se alimenta entre dos, lentamente va muriendo.

Se necesitan siempre dos, en cosas de amor y de amistad; porque son relaciones que surgen cuando en ese compartir entre dos, se descubren que hay cosas similares y que el pensar y sentir, aunque suelen ser diferentes, se complementan y se entienden… Se necesitan dos para cultivar, salvar, rescatar, fortalecer, aquello que sabemos surgió, pero con el tiempo a veces no se sabe lo que se tiene, porque cuando uno solo es el que alimenta y sostiene, se va perdiendo lo que se había ganado y ni siquiera dos, podrán sanarlo y recuperarlo.

Se necesitan dos para que tenga sentido muchas de las cosas que sentimos y hacemos; dos que se acompañen y se apoyen, entendiéndose en cada uno de sus momentos; dos para decir siempre, yo cuento contigo y tu conmigo , estando en cada uno de nuestros instantes por siempre unidos los dos, porque nos sentimos como uno pero somos dos …

No hay comentarios.: